¿Cómo formar discípulos jóvenes?

Carmen Elena Villa

A poco más de un año el Sínodo de Obispos convocado por el Papa Francisco sobre “Los jóvenes y el discernimiento vocacional” que se llevará a cabo en el Vaticano en octubre de 2018, se realizó en Denver el Congreso Catequético que tuvo como tema “formando discípulos jóvenes”. Uno de sus ponentes, el padre Jason Wunsch de la parroquia Ascension de Denver, habló con Denver Catholic en Español sobre tres desafíos que presentan los agentes pastorales al transmitir la belleza de la fe a aquella generación nacida después del año 2000.

La realidad

El primer desafío es el de la cultura del indiferentismo: “Aquella que dice que nada es importante, que no hay verdades objetivas y que puedes hacer lo que te dé la gana”. Así la verdad de la fe puede entrar a ser solo una opción más entre muchas, que se toma y se deja pero que en algunas ocasiones impide el encuentro con la persona de Jesús.  “Si no hay verdades objetivas, no hay valores objetivos, esto crea una cultura donde nada es realmente valioso o importante”.

A esto se le suma la característica de la auto- determinación.  “Yo determino mi existencia y mi realidad. Pretendo vivir un evangelio a mi medida en el que pretendo buscar todo para mí. Esto es lo opuesto a lo que te pide Jesucristo: dar la vida para encontrarla”, el sacerdote señaló cómo los niños aprenden desde la etapa escolar que pueden cambiar lo que ellos quieran de la realidad para sentirse más a gusto, “incluso el cambio de sexo”, agregó.  El tercer gran desafío es el cientificismo que dice que el único conocimiento es “el que se puede demostrar con la ciencia” y con él “la realidad trascendente como Dios y el alma humana no existen porque no pueden ser demostrados con el método científico”.

Los jóvenes hispanos en los Estados Unidos afrontan un desafío más y es la brecha que hay entre los padres y los hijos en cuestiones de idioma, costumbres y acceso a las nuevas tecnologías “a veces los jóvenes no son capaces de tener contacto con el mundo real. Según un estudio realizado por Common Sense Media survey los adolescentes pasan un promedio de nueve horas al día viendo su celular o cualquier otro aparato electrónico”, comenta el sacerdote.

La esperanza

Y frente a este panorama ¿existe esperanza de seguir trasmitiendo la fe? El padre Wuncsh ve las enseñanzas de la Iglesia como “una luz que brilla en la oscuridad”, porque enseña una fe que se ve traducida en las obras y en el testimonio de muchos santos tanto de tiempos antiguos como de la vida moderna.  Una fe que nos enseña que “la felicidad viene al dar la vida, no al guardarla”.

Al concluir su ponencia el padre Wuncsh dijo que la respuesta frente al indeferntismo podemos responder con la belleza de nuestra fe, frente a la auto-determinación la respuesta está en el bien de nuestra fe y frente al cientificismo, la verdad de nuestra fe.

Con estas reflexiones, los agentes pastorales de la arquidiócesis de Denver buscan, como indica el documento preparatorio del Sínodo de los Obispos 2018, “salir de los propios esquemas perfeccionados encontrándolos (a los jóvenes) allí donde están” y también “tomarlos en serio en su dificultad para descifrar la realidad en la que viven y para transformar un anuncio recibido en gestos y palabras, en el esfuerzo cotidiano por construir la propia historia y en la búsqueda más o menos consciente de un sentido para sus vidas”.

 *Los tres desafíos fueron presentados también en una ponencia que realizó el obispo auxiliar de Los Ángeles, monseñor Robert Barron el pasado mes de julio en la convocatoria de líderes católicos realizada en Orlando – Florida.

 

 

 

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.