Víctimas de tráfico necesitan de nuestra ayuda

Jóvenes que caen en las redes de los traficantes, no saben a quién recurrir

Mayé Agama

Dos jóvenes, de 20 y 25 años de edad, provenientes de Honduras, llegaron a Houston, Texas, para trabajar y enviar dinero a sus respectivas familias; al llegar hicieron lo que otros jóvenes hacen: fueron a las afueras de una conocida tienda a conseguir trabajo, pues es sabido que allí encuentran posibilidades en el área de construcción. Un día, mientras “esperaban suerte”, dos hombres en una van les ofrecieron trabajo en un restaurant. Los jóvenes hondureños aceptaron e inmediatamente subieron a la camioneta en busca de su sueño.

Por otro lado, en Miami, una joven de 18 años proveniente de Filipinas, también buscando trabajo, encontró un aviso para limpiar casas. Llamó al teléfono indicado y al día siguiente la vino a buscar un hombre, también en una van.

En ambos casos, los conductores manejaron largos recorridos hasta llegar a altas horas de la noche, a lugares desconocidos para los inmigrantes; lugares que se convertirían en su infierno, pues ahí serían víctimas de tráfico humano.Amistad Movement

Los dos primeros fueron explotados laboralmente. En vez de trabajar en un restaurante como meseros, fueron obligados a cortar verduras todo el día, sin alimentarse dignamente, ni recibir paga alguna durante varias semanas.

En el caso de la joven, la llevaron a una zona rural de las afueras de Florida, la encerraron en un tráiler y la prostituyeron durante varias semanas, sin que ella pudiera escapar.

Lamentablemente, las 3 personas en cuestión, al no contar con documentos legales y verse amenazadas por su explotadores, no llamaron a la policía para denunciar su situación, pues temían ser deportadas o encarceladas.

Se trata de una situación que afecta no sólo a algunos cuantos, sino a miles de inmigrantes en el país: Se trata del Tráfico humano.

800,000 víctimas

Si bien las cifras no son fáciles de conseguir a raíz de la clandestinidad del hecho, muchos calculan que son alrededor de 800,000 personas las que sufren de tráfico humano en todo el mundo. La cifra en Estados Unidos, alcanza las 20,000 personas, convirtiéndose en el tercer país de destino para tráfico humano: tanto laboral como sexual.

Según la Directora Asociada del Programa Anti tráfico humano, de la USCCB, Hilary Chester, los últimos estudios realizados por su oficina, revelaron que el mayor número de víctimas de trata de personas en Estados Unidos, provienen de México, Filipinas, Tailandia, India y Guatemala.

Expuestos

Según Hilary Chester, la mayoría de víctimas del tráfico humano, son ilegales, no hablan inglés, y se ven obligadas a buscar alternativas de trabajo, fuera del sistema legal. “A la hora de tener que denunciar una situación injusta, se ven sin salida, pues el temor a ser descubiertos o presos, los lleva a evitar alguna denuncia”, explicó. Este hecho complica aún más la situación de injusticia, pues “no saben a quién acudir, y se quedan callados”.

Lo que sí suele pasar, explicó la funcionaria, es que “después de haber pasado por una experiencia tan dura y humillante como es el tráfico humano, muchas personas recurren a la Iglesia. Llegan llenos de vergüenza, angustia y soledad, pero encuentran en la Iglesia un refugio y la ayuda que necesitan”.

Estar informados

Por ello, alentó a todos a estar al tanto de la situación.  “Estando informados sobre los posibles indicativos de una situación de esclavitud laboral o sexual, podemos ayudar a las posibles víctimas”.

Entre los elementos a considerar como posibles signos de alarma, la Directora del programa anti tráfico humano, mencionó: trabajo sin sueldo; supuestas deudas con el empleador; muestras de abuso físico o emocional. Finalmente, la funcionaria dio el número de emergencia 1-888-3737-888 para denunciar o pedir asistencia.

Es una vergüenza

El Papa Francisco, por su parte, también ha levantado su voz contra este crimen. “Todas las personas de buena voluntad, sea que profesen una religión o que no lo hagan, no pueden permitir que estas mujeres, estos hombres, estos niños sean tratados como objetos, engañados, violados, a menudo vendidos y revendidos, con diferentes fines y, al final asesinados, o de cualquier formas, dañados en el cuerpo y la mente, y por fin, desechados y abandonados. Es una vergüenza”.

En un encuentro con embajadores ante la Santa Sede, el Papa señaló la urgencia de “una toma de responsabilidad común y una voluntad política más fuerte para vencer en este frente. Responsabilidad hacia los que han caído víctimas de la trata de personas, para proteger sus derechos, y para garantizar la incolumidad de sus familiares, para evitar que los corruptos y los delincuentes eludan la justicia y digan la última palabra sobre las personas. Una intervención legislativa adecuada en los países de origen, tránsito y llegada, también para facilitar la regularidad de las migraciones, puede reducir el problema”.

Ayuda y oración

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos por su parte, ha lanzado distintas campañas de alerta sobre este grave mal de la trata humana en el país, e invita a todos a contribuir para ponerle fin, estando informados, denunciando a los responsables, ayudando a las víctimas, y rezando por todas ellas.

 

Próximamente: Echoes, el nuevo álbum de Matt Maher que transmite el mensaje de la Cruz

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Pocos artistas de música religiosa interpretan con tanta pasión, convicción y sinceridad como Matt Maher. Las canciones escritas por este artista, nominado ocho veces al Grammy, se cantan en iglesias católicas y no católicas alrededor del mundo. Su último trabajo Echoes (Ecos) contiene una colección de canciones que resuenan en la situación de la cultura que vivimos hoy. Matt tuvo la amabilidad de conversar con Denver Catholic sobre significado detrás de Echoes.

DCE: ¿De dónde nace el título Echoes? ¿Esa palabra tiene algún significado especial para usted?

Matt Maher: “Es una palabra que he usado para describir de alguna manera, cómo veo la catequesis. He estado analizando el mundo a mi alrededor y todos los problemas que se desarrollan hoy, y preguntándome, ¿Cómo respondo? ¿cómo articulo mi fe en esta clase de mundo?, y ¿cómo lo hago cuando se enfrenta tanta persecución y desacuerdo? Me di cuenta de que he escrito cerca de 20 canciones, y tres cuartas partes de estas son sobre temas que afirman la fidelidad y bondad de Dios en medio de las dificultades.

Comencé el proceso de grabar el álbum en enero, y en marzo mi padre se enfermó y fue al hospital el Miércoles de Ceniza. Murió en la festividad de San José. La grabación dio un giro, ya no me preguntaba: “¿Cómo te enfrentas al mundo”, sino “¿Como te enfrentas al sufrimiento?”.

Descubrí que quería sacar una colección de canciones que realmente hablaran de esto y que pudieran dar voz a los temores, heridas, anhelos y deseos de las personas, pero también dar voz para declarar la bondad y la fidelidad de Dios, incluso cuando todo en la vida parece indicar lo opuesto”.

 

DCE: ¿Cuál es la historia detrás de la carátula del disco?

Matt Maher: “Siempre me he sentido atraído por las palabras y por su significado. He estado pensando mucho en el 500 aniversario de la Reforma Protestante este año, y la palabra “protesta” viene del latín protestari, que significa “testificar”. Estaba buscando una imagen que de alguna manera describa la condición del mundo en el que nos encontramos. La imagen para mí es perfecta porque representa muchas cosas: la humanidad atrapada en su frágil condición, la posibilidad de cada persona, ahora con la tecnología, y la capacidad de pararse en una plataforma improvisada cada minuto y llamar la atención sobre alguna cosa. En el proceso de realizar las grabaciones, me di cuenta de que la mitad de las canciones eran sobre la Cruz como nuestra fuente de salvación, pero también como un signo de solidaridad con el mundo; esta idea de Dios levantando a su propio Hijo como una protesta en contra de la muerte misma. Finalmente la carátula se convirtió en todas esas cosas. Ha sido interesante porque la gente me pregunta sobre la carátula y sobre lo que significa, y yo prefiero preguntarles, “¿qué crees que significa?”.

DCE: ¿Qué elementos han influenciado su cambio y estilo a lo largo de los años?

Matt Maher:  “Uno crece como persona y como artista. Es chistoso porque la gente siempre me dice que mi música tiene un sonido, y siempre me siento como si aún estuviera buscando eso. Mi padrastro me dijo una vez: “Escribes muchas canciones sobre la fe, pero me gustaría escuchar alguna canción que provenga de tu fe”. Son dos cosas diferentes, y me he dado cuenta de que, para mí como compositor, eso es algo en lo que intento crecer”.

DCE: Sabemos que tuviste un encuentro con el Papa Francisco durante el verano ¿Como fue esta experiencia?

Matt Maher: “Estaba con un grupo de personas que son parte de un ministerio llamado Juan 17, un movimiento que comenzó entre líderes católicos y protestantes. El objetivo central [del movimiento] es que los líderes católicos y protestantes deberán encontrar tiempo para reunirse, partir el pan, para vivir el compañerismo y empezar a rezar juntos con la esperanza de comprenderse mutuamente y ver dónde está el otro; desarrollar una relación en la que no nos reconozcamos solo por el nombre, sino que veamos a cada uno como nuestro hermano.

Fue un encuentro increíble. Rezamos juntos, cantamos juntos, y simplemente me quedé observando.

Este encuentro se realizó durante el tiempo libre del Papa, no estuvo en su calendario oficial. Estuvimos casi dos horas [con él], y mucha gente que estuvo ahí dijo que nunca antes había visto algo así en sus visitas a Roma.

La mayoría de las preguntas que se hicieron fueron acerca de liderazgo: ‘Santo padre, ¿cómo lideraría su congregación en medio de la tensión política que existe en los Estados Unidos?’. Nos dio una respuesta muy profunda. Habló sobre cómo debemos permitirnos estar en el lugar de la tensión, porque es ahí donde el Espíritu Santo mueve tu corazón. Dijo que en los tiempos de Jesús también había tensión. En cuanto a la catequesis, él dijo dos cosas sencillas: La primera, inculcar el deseo de compartir y cómo eso es una virtud para toda la vida. Y la segunda, dijo: “enseñen a los niños a cantar alabanzas a Dios”, porque así tendrán una relación con Él para el resto de sus vidas, pues esta es la mejor oración porque se hace sin interés. Siempre sentí que para mí como compositor de música religiosa que la razón por la cual compongo es para llevar a la gente a un lugar donde se queden sin palabras, y se sientan atraídos a un lugar de contemplación. Cuando dijo esas palabras, “es oración sin interés propio”, el Espíritu Santo trajo a mi mente la imagen de cuando yo era joven y soltero, cantando canciones religiosas y tratando de componer para Dios, pero haciéndolo porque amaba hacerlo. Sentí que esto fue una afirmación del Espíritu Santo.

Echoes está disponible en stream y a la venta.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza y adaptado por Carmen Elena Villa.