Una guía católica para “La Guerra de las Galaxias”

Aaron Lambert

Hace muchos años en una galaxia muy muy lejana…

Estas palabras aparecen en la pantalla, y la musicalización épica de John Williams hace eco, casi instintivamente, en la mente de cualquier aficionado a la Guerra de las Galaxias.

El pasado 15 de diciembre estas palabras aparecieron una vez más en los teatros de todo el mundo cuando llegó a las pantallas la muy anticipada siguiente entrega de La Guerra de las Galaxias, “Los últimos Jedi”. Después de una espera de dos años, desde “El Despertar de la Fuerza” en el 2015, los fanáticos tanto casuales como incondicionales han estado especulando acerca de qué impactantes revelaciones traería “Los últimos Jedi”, y finalmente, todo fue revelado.

Si usted es aficionado a La Guerra de las Galaxias, entonces ya sabe qué esperar. Sin embargo, si nunca ha visto estas películas y tiene curiosidad por saber de qué se trata, le recomiendo que lea esto para que sepa por qué necesita ver La Guerra de las Galaxias:

Además de ser una de las películas más deslumbrantes y épicas que jamás se hayan creado, La Guerra de las Galaxias está propulsada por una historia cautivadora llena de algunos de los personajes más memorables en la historia del cine. Incluso aquellos con un interés pasajero en esta serie de películas están más que familiarizados con los nombres Luke Skywalker, Darth Vader, Han Solo, La princesa Leia y Chewbacca. Este hecho por sí solo habla del impacto de gran alcance que La Guerra de las Galaxias ha tenido en la cultura.

Como cualquier otra gran historia, La Guerra de las Galaxias tiene de todo: drama, romance, acción, luchas épicas entre el bien y el mal, giros inesperados y muchas otras cosas más.

“Los últimos Jedi” es parte de la nueva «trilogía de secuelas» que fue lanzada en 2015 con “El despertar de la fuerza”. La película continúa la historia que comenzó en la trilogía original de 1970 compuesta por Episodio IV: “Una nueva esperanza o La guerra de las galaxias”; Episodio V: “El Imperio contraataca” y Episodio VI: “El retorno del Jedi”. La siguiente trilogía, lanzada en 1999 con el nombre deLa amenaza fantasma”, sigue el camino de Anakin Skywalker al convertirse en Darth Vader.

El mensaje central de La Guerra de las Galaxias es el propio destino. Es sobre convertirse en quién debes ser. Cada uno de los personajes involuntariamente se ve envuelto en una batalla por algo más grande que ellos mismos, y establece fuertes paralelismos con la vida cristiana y lo que significa ser humano, lo que probablemente explica por qué es una serie de películas tan querida.

También es una historia sobre el triunfo del bien sobre el mal. Existe cierto elemento de espiritualidad en La Guerra de las Galaxias llamado «la Fuerza». Es una energía invisible que fluye y une a todos los seres vivos y solo ciertas personas son capaces de utilizarla. La moral también juega un papel importante en cómo se usa la Fuerza; por un lado, para cosas buenas y para ayudar a los demás, y puedes ser entrenado como Jedi. Sin embargo, usa la Fuerza para el mal y el lado oscuro de la Fuerza te corrompe lentamente.

Al final, el bien siempre triunfa sobre el mal, pero la victoria no existe sin la batalla. Mientras que los personajes en La Guerra de las Galaxias están luchando por el destino de la galaxia, las personas humanas están atrincheradas en su propia batalla.

El cristianismo nos enseña que Jesucristo ya venció la muerte y no tenemos nada que temer. Aun así, el enemigo logra meterse en nuestras vidas con el pecado, y en nuestra naturaleza caída es una batalla que debemos combatir día tras día.

Pero la esperanza permanece, y por encima de todas las cosas, La Guerra de las galaxias es una historia sobre la esperanza. Sin esperanza los personajes no tendrían nada por qué luchar. La esperanza es la razón por la que las batallas se libran.

A veces, estas batallas son abrumadoras, agotadoras y parecen casi imposibles de superar. Pero es la esperanza de algo mejor y un futuro más brillante lo que lleva a cada uno de nosotros a enfrentar esas batallas de frente. En La Guerra de las Galaxias lo hacen con la ayuda de la Fuerza. Pero los cristianos tenemos algo mucho mejor que eso; tenemos al Creador del universo de nuestro lado.

Historias como la de La Guerra de las Galaxias son emocionantes, pero, más que eso, son motivadoras. Puede que no hayamos vivido hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana, pero como muestran estas películas, la humanidad no cambia mucho, no importa el tiempo – o la galaxia – donde cada uno pueda vivir. Por lo tanto, toma algunas palomitas de maíz, lánzate a ver La Guerra de las Galaxias y escapa un poquito de la realidad; te sorprenderá lo mucho que esa galaxia tan lejana se parece a la nuestra.

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.