Un recorrido por los lugares que visitará el Papa en México

Equipo de Denver Catholic

México se prepara para recibir por primera vez la visita del Papa Francisco del 12 al 18 de este mes. El Pueblo Católico entrevistó al Padre Gerardo García, vicario de la parroquia Saint John the Baptist en Longmont, Colorado. El padre García, original de Guadalajara, ejerció durante 15 años su ministerio sacerdotal en México y vive hace ocho meses en Estados Unidos.

EPC: Esta será la séptima vez que su país recibe un papa ¿Que tiene México para ser visitado por los pontífices?

En la historia reciente, México ha sabido ser una nación católica y bastante receptiva a la voz de sus pastores, especialmente la del Vicario de Cristo. La tierra de los aztecas se vio bendecida por la presencia maternal de nuestra Señora de Guadalupe ya desde los comienzos de la evangelización.

Por herencia ancestral, religados a lo trascendente, el pueblo de México se caracteriza por la práctica religiosa que ha conformado su personalidad y su cultura. También en el siglo pasado, el testimonio de los santos y la sangre de los mártires mexicanos, ha sembrado una semilla fuerte de fe católica que llegó a abarcar el 90 por ciento de la población total. A México lo han visitado San Juan Pablo II (1979, 1990, 1993, 1999 y 2002) Benedicto XVI (2012) y ahora el papa Francisco (2016).

Pienso que la hospitalidad siempre ha sido una característica de la cultura mexicana así como el sentido festivo con el que recibe a sus huéspedes. Los valores de la cultura mexicana se pueden centrar en la familia, la fe y la convivencia. Ya el santo papa Juan Pablo II describió a los mexicanos como «un pueblo que sabe gritar, que sabe cantar y que sabe rezar». Pero creo que el acontecimiento guadalupano marca la pauta para el interés de los pontífices que siguen, en las huellas de la Virgen María, la manifestación del verdadero Dios por quien se vive. El Papa viene a confirmarnos en la fe y a abrir una ventana para que el mundo pueda ver también la manifestación de fe del pueblo mexicano.

EPC: ¿Qué huellas han dejado las visitas de los otros papas en su país?

Los mensajes de San Juan Pablo II en sus cinco visitas a este país, reforzaron la fe y relanzaron el proceso pastoral de las diócesis del país. Su cercanía fue de pastor hacia prácticamente todos los grupos representados en niños, jóvenes y adultos. También sus mensajes sobre la visión de la realidad del país pudieron sembrar y a la vez motivar a una renovación y conversión no solo religiosa y eclesial, sino también social, económica y política. Por otro lado, la inteligencia del Papa Benedicto XVI dio luz y a la vez propició la madurez del contenido de la fe.

EPC: Uno de los destinos del Papa Francisco será Ciudad Juárez, una región muy golpeada por la violencia ¿Qué representa esta visita para los habitantes de esta zona fronteriza con Estados Unidos?

Hay una alegría serena y esperanzadora. Hay conciencia de las grandezas que nos enorgullecen con rica tradición pero también hay dolor y sufrimiento que entristecen la vida mexicana. El Papa Francisco siempre ha manifestado que quiere visitar las periferias existenciales y esto es ciudad Juarez. Hay rostros sociales excluyentes de arriba hacia abajo del país. ciudad Juarez recibe todos los días a miles de migrantes de toda Latinoamérica, así como personas que son deportadas de Estados Unidos. Son gente necesitada que quiere hacer realidad su derecho a tomar mejores oportunidades de vida. La situación de ciudad Juarez está afectada por la violencia y el narcotráfico pero también por el tráfico de personas, manejadas por mafias que operan tanto del lado mexicano como del americano. El Papa está preocupado por la situación extrema de estas personas y quiere presentar el rostro misericordioso de Dios a las personas que trabajan duro por bajos sueldos, a los presos y a los migrantes. Por eso va a visitar una cárcel, se va a encontrar con los obreros de las maquiladoras, los seminaristas y religiosos, así como con el pueblo juarense. Todo en reuniones organizadas que culminarán con una Misa multitudinaria a pocos metros de la frontera con Estados Unidos. Todos estos grupos sociales sufren la injusticia del mundo que se jacta de ofrecer prosperidad y bienestar para todos. Esta va a traer y también el cuestionamiento de los altos dirigentes para operar cambios frente a estas tristes realidades.

EPC: También visitará el estado de Chiapas en el sur del país, con un 50 por ciento de población indígena ¿Qué características tendrá esta visita para esa zona fronteriza con Guatemala?

Ahí se encontrará con las etnias del país (las culturas tseltal, tsotsil, ch’ol, tojolabal y zoque, más algunos refugiados guatemaltecos, de las etnias mam, quické, kanjobal, quekchí, entre otros) y dirigirá un mensaje a las familias de México. La gente está muy entusiasmada tanto en Tuxtla Gutiérrez como en San Cristóbal de las casas. La comunidad chiapaneca ya se prepara espiritualmente para recibirlo.

EPC:¿Qué expectativas tienen los habitantes de Morelia ante la visita del Papa?

Esta es una zona del centro occidente del país marcada por la violencia generada por el narcotráfico. Estoy seguro de que en Morelia sentirá el calor humano y afectuoso de la gente sencilla que tiene una fe grande como lo son los michoacanos (gentilicio de los habitantes del estado de Michoacán n.d.r). Solo en Morelia se calcula la presencia de 80,000 jóvenes. 30,000 estarán dentro del estadio y 50,000 en el estacionamiento.

EPC: En un país donde los cristianos han sido tan perseguidos a causa de la fe, ¿Cómo se explica la piedad tan honda de los mexicanos?

La historia de México marcó una época en la que un grupo quiso coartar el derecho a la libertad religiosa expresada públicamente. La misma historia atestigua que cuando más se reprime la fe, más florece y se multiplica.  Así creció la fe en Jesucristo durante las persecuciones de Nerón en los primeros siglos de la Iglesia y así sigue creciendo en cada rincón del planeta donde se intente socavarla. Yo creo que es el testimonio de fe de mucha gente, entre sacerdotes y laicos, entre consagrados y gente comprometida con la sociedad mexicana.

 

 

Próximamente: Lecciones de Tailandia y Croacia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

(Fotos de Getty Images y Flickr)

Dos países que no necesariamente aparecen en las primeras páginas de nuestros periódicos con frecuencia, hicieron noticia en los últimos días con su buen ejemplo y sus lecciones de humildad y hermandad.

Fue impresionante ver el rescate de los niños del equipo de fútbol “Los jabalíes salvajes”, que se quedaron atrapados en una cueva ubicada en la provincia norteña de Chiang Rai en Tailandia. Daba escalofrío solamente ver el infográfico de ese complejo sistema de cuevas y ver cómo el agua había penetrado los angostos y oscuros túneles por los que pasaron los valientes buzos. Nos conmovimos con la heroicidad de Saman Gunan, el ex buzo de las fuerzas de élite de la Armada, quien a sus 38 años falleció en medio del intento por traer con vida a los niños. También con la generosidad del doctor australiano Richard Harris quien decidió, en medio de sus vacaciones en Tailandia, unirse al requipo de rescate y salir glorioso de esta travesía para luego recibir la noticia de la muerte de su padre.

El entrenador Ake, un ex monje budista nos ha dado una lección de perseverancia y serenidad en momentos de altísima tensión. Él les enseñó a los chicos técnicas de meditación para que mantuvieran la calma y para que pudieran respirar consumiendo la menor cantidad de aire posible. Una actitud que fue fundamental para que todos salieran con vida.

La solidaridad mundial, los cientos de tailandeses que donaron víveres a las familias de los niños atrapados y la vigilia de oración realizada alrededor de la cueva sirvieron como ejemplo de hermandad, de que el refrán “La unión hace la fuerza” es mucho más que un cliché cuando se hace vida.

Y los croatas nos dejaron muchas lecciones en el mundial Rusia 2018 con su juego limpio, su espíritu de equipo, su perseverancia hasta el final del partido, (incluso en medio de las decisiones polémicas del árbitro) y su actitud de humildad y grandeza al obtener el subcampeonato. Fue conmovedor ver a la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, con su camiseta puesta celebrando los dos goles y abrazando al final del partido a cada uno de los integrantes de este equipo que desafió todos los pronósticos.

Los jugadores de esta joven y sufrida nación no se atemorizaron al enfrentar a grandes rivales. Muchos quisimos ver a Croacia llevarse la Copa Mundo porque también nos hemos alegrado cuando un país (Como Francia en 1998 y España en 2010) se lleva por primera vez este trofeo a casa.

Varios de los jugadores, como Luka Modric, Dejan Lovren, Ivan Rakitic y Mario Mandzukic fueron víctimas en su infancia de la guerra de los Balcanes que terminó con la disolución de Yugoslavia en 1991. Algunos se vieron forzados a permanecer en su país. Otros pudieron huir y tuvieron que crecer lejos de su tierra. La casa de Modric fue incendiada por las fuerzas Serbias y su abuelo murió víctima de este conflicto. “La guerra me hizo más fuerte. No quisiera tener eso en mí para siempre, pero tampoco quiero olvidarlo”, comentó en una entrevista que citó la BBC.

En dos hechos y escenarios diferentes hemos aprendido que aún en circunstancias casi imposibles, se puede creer en el heroísmo, en el servicio desinteresado, en la capacidad de superación y en la humildad, una virtud tan olvidada como necesaria y que es el motor silencioso de esos actos que engrandecen la humanidad.