Únete a la Novena para que termine el aborto

Novena comenzará el 18 y terminará el 26 de este mes.

WASHINGTON D.C.,  (ACI/EWTN Noticias).- Del 18 al 26 de enero próximo se llevará a cabo la jornada “9 Días por la vida” convocado por los Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés) con el fin de promover una cultura abierta a la vida en el marco del 41 aniversario del caso Roe Vs. Wade que trajo como consecuencia que la corte suprema estadounidense legalizara el aborto en el país causando la muerte de más de 55 millones de bebés.

Con la consigna “tu oración importa, tus sacrificios hacen la diferencia”, los Prelados estadunidenses presentaron a través del sitio web de la USCCB, una serie de recursos que permitirá a los fieles del país y las personas de buena voluntad que respetan y protegen la vida a unirse a la novena de oración, penitencia y peregrinación por las víctimas del aborto.

La novena de oración que también está disponible en una aplicación para teléfonos móviles inteligentes con sistemas Android y iOS.

Las personas podrán incluso recibir en el celular un link con el contenido diario de la novena, enviando un mensaje al 99000 con la palabra SMS 9DIAS, y para recibirlo en el correo electrónico deberá inscribirse primero en el sitio web de la Conferencia.

Los Obispos también ponen a disposición del público una serie de guías para descargar, como la bendición para las peregrinaciones, las intenciones próvidas para el rezo del Santo Rosario, una guía de Hora Santa de reparación y sanación, así como una noche de oración, penitencia y peregrinación para jóvenes y adultos, entre otros.

Algunas de las guías están disponibles en español.

Los Prelados proponen además organizar actividades como visitas a centros de adopción, así como charlas y talleres con temas relacionados a la vida, la castidad, la teología del cuerpo, la ética sexual, etc.

Los fieles que quisieran unirse a través de las redes sociales podrán descargar mensajes diarios providas acompañados de imágenes.

Para participar ingrese a: http://www.usccb.org/about/pro-life-activities/january-roe-events/nine-days-of-prayer-penance-and-pilgrimage.cfm

Próximamente: La ballena de la muerte

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La semana pasada se dieron a conocer las infelices declaraciones del supuesto autor del juego “La Ballena Azul”. Philipp Budeikin, ruso, de 22 años, expulsado de la facultad de psicología y detenido desde noviembre pasado, dijo sin mostrar ningún tipo de remordimiento: “Sí, realmente lo hice, murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.

Y según sus declaraciones, Budeikin se cree con el criterio de dividir a los adolescentes en dos grupos: “personas” y “residuos biodegradables”.  De incitar a los jóvenes que pertenecen al segundo grupo (según su tétrica clasificación) a quitarse la vida. “Los residuales son aquellos que no tienen ningún valor para la sociedad, sino que, al contrario, le hacen daño a esta. Yo estaba limpiando la sociedad de esas personas residuales”, comentó a la prensa.

Cincuenta retos en cincuenta días que se aprovechan de jóvenes vulnerables, (¡cuántos de nosotros lo fuimos también!) que viven quizás en alguna situación de soledad o que pasan por un momento de tristeza o confusión y que, al no hallar un sentido en su vida real, buscan refugio en el mundo virtual. Es allí donde estas mentes tan moldeables se encuentran con un juego que los atrapa, con maestros anónimos por quienes se dejan “guiar” y hacia quienes sienten temor por las amenazas que reciben en contra de sus familias si no les hacen caso.

Uno de los retos es ver por un día entero películas de terror enviadas por su “maestro” para alterar sus emociones, hacerlos más vulnerables y predisponerlos para aceptar los retos más peligrosos: cortarse la piel hasta tatuarse una ballena, pararse frente a un piso alto y finalmente lanzarse desde un edificio para morir.

Al ver este fenómeno, que al parecer también ha cobrado víctimas en Colombia, me pregunto por la situación de estos jóvenes. Quizás muchos de ellos adolecían de esa “calidez, comprensión y comunicación”. Quizás sus padres estaban demasiado ocupados y pensaron que la mejor manera de entretenerlos era llenándolos de aparatos. A lo mejor no hubo tiempo para una adecuada supervisión sobre lo que veían en las redes. Ni para un diálogo abierto sobre los peligros de navegar solos en el ciberespacio sin ningún límite.

Es normal que los adolescentes se hagan preguntas sobre el sentido de su propia vida. Que experimenten una fuerte necesidad de ser queridos y orientados. En sus mentes van gestándose los sueños que serán decisivos para el desarrollo de su vida adulta.

Necesitan sentirse valiosos (¡y lo son!) y superar retos en los que descubran sus capacidades. Pero estas inquietudes deben plantearse en el mundo real y no a maestros anónimos. Es en el seno de una buena familia, de profesores comprometidos donde encontrarán la “calidez, comprensión y comunicación” pero no aquella inventada por Budeikin sino la que ofrecen de seres humanos que buscan orientarlos en un momento que es clave, hacia una vida llena de sentido. En la que entiendan están muy lejos de ser “residuos biodegradables”.