¡Ayúdame a llegar al cielo!

“No te despidas todavía”, me decía Marito unos días antes de morir. Ambos sabíamos que la muerte estaba cerca, pero cada minuto que Dios le concedía era muy valioso. Le era difícil partir, dejar atrás, esposa, […]