Solidaridad con nuestros hermanos perseguidos: #WeAreN

Desde los inicios del cristianismo, cristianos han vivido en Mosul, una ciudad ancestral del norte de Irak. Sin embargo, durante esta semana, los pocos cristianos que aún permanecían en esa área, han sido forzados a abandonar sus hogares, recibiendo la orden de convertirse al Islam bajo la pena de muerte.

Durante el Ángelus semanal, rezado el pasado domingo, el Papa Francisco urgió a todos los católicos y gente de buena voluntad a rezar por los cristianos de Mosul, expresando su solidaridad con los que sufren:

“He recibido con preocupación las noticias procedentes de las comunidades cristianas de Mosul, Irak… hoy nuestros hermanos son perseguidos, son enviados fuera, deben dejar sus casas sin tener la posibilidad de llevarse nada. Aseguro a estas familias, mi cercanía y mi constante oración. Queridos hermanos y hermanas perseguidas yo sé cuánto sufren, sé que son despojados de todo, estoy con vosotros en la fe con el que ha vencido el mal, y exhorto a todos a perseverar en la oración por las situaciones de tensión y de conflicto que persisten en diferentes partes del mundo, especialmente en Oriente Medio y Ucrania. El Dios de la paz suscite en nosotros un auténtico deseo de diálogo y reconciliación, la violencia no se vence con la violencia, la violencia se gana con la paz.”

Entonces, ¿qué podemos hacer?

1. ORACIÓN
¿Podrías tomarte unos minutos en este momento para  interceder por nuestros hermanos perseguidos?

Oremos,
Dios Padre Todopoderoso, tu Hijo Encarnado nos enseñó que todos aquellos que sufren en tu nombre son bienaventurados.
Concede amor por el prójimo a todas las personas de buena voluntad.
Inspira líderes y gobiernos que trabajen incansablemente por la paz, la justicia y la libertad para todos.
Danos un espíritu de solidaridad y servicio hacia todos aquellos que sufren y son pobres, para que podamos llevarles ese amor que tu Hijo Jesucristo nos manifestó a través de sus sufrimientos y muerte de cruz.
Ayúdanos a reconocer el rostro del maligno en nuestro día a día y danos la fortaleza y medios para confrontar sus muchas obras. Amén

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros.
Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros.
Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros.

2. SACRIFICIO

Considera ofrecer alguna penitencia por la Iglesia sufriente, ya sea absteniéndote de alguna carne por un día, o no comiendo algún dulce o postre, o haciendo ayuno de algún entretenimiento, etc.

3. MANTENTE INFORMADO

 ACI Prensa, Radio Vaticano, y Aleteia  son buenas fuentes de información de noticias de actualidad.
Por favor ayúdanos a difundir esto compartiendo artículos con tus amigos y vecinos a través de las redes sociales.

4. OFRECE AYUDA CONCRETA

Catholic Relief Services ofrece ayuda a refugiados en situaciones de emergencia. Considera hacer una donación, y asegúrate de especificar “Cristianos iraquíes” al hacer la donación.

María, Socorro de los Cristianos, ¡ruega por nosotros!

Próximamente: La ballena de la muerte

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La semana pasada se dieron a conocer las infelices declaraciones del supuesto autor del juego “La Ballena Azul”. Philipp Budeikin, ruso, de 22 años, expulsado de la facultad de psicología y detenido desde noviembre pasado, dijo sin mostrar ningún tipo de remordimiento: “Sí, realmente lo hice, murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.

Y según sus declaraciones, Budeikin se cree con el criterio de dividir a los adolescentes en dos grupos: “personas” y “residuos biodegradables”.  De incitar a los jóvenes que pertenecen al segundo grupo (según su tétrica clasificación) a quitarse la vida. “Los residuales son aquellos que no tienen ningún valor para la sociedad, sino que, al contrario, le hacen daño a esta. Yo estaba limpiando la sociedad de esas personas residuales”, comentó a la prensa.

Cincuenta retos en cincuenta días que se aprovechan de jóvenes vulnerables, (¡cuántos de nosotros lo fuimos también!) que viven quizás en alguna situación de soledad o que pasan por un momento de tristeza o confusión y que, al no hallar un sentido en su vida real, buscan refugio en el mundo virtual. Es allí donde estas mentes tan moldeables se encuentran con un juego que los atrapa, con maestros anónimos por quienes se dejan “guiar” y hacia quienes sienten temor por las amenazas que reciben en contra de sus familias si no les hacen caso.

Uno de los retos es ver por un día entero películas de terror enviadas por su “maestro” para alterar sus emociones, hacerlos más vulnerables y predisponerlos para aceptar los retos más peligrosos: cortarse la piel hasta tatuarse una ballena, pararse frente a un piso alto y finalmente lanzarse desde un edificio para morir.

Al ver este fenómeno, que al parecer también ha cobrado víctimas en Colombia, me pregunto por la situación de estos jóvenes. Quizás muchos de ellos adolecían de esa “calidez, comprensión y comunicación”. Quizás sus padres estaban demasiado ocupados y pensaron que la mejor manera de entretenerlos era llenándolos de aparatos. A lo mejor no hubo tiempo para una adecuada supervisión sobre lo que veían en las redes. Ni para un diálogo abierto sobre los peligros de navegar solos en el ciberespacio sin ningún límite.

Es normal que los adolescentes se hagan preguntas sobre el sentido de su propia vida. Que experimenten una fuerte necesidad de ser queridos y orientados. En sus mentes van gestándose los sueños que serán decisivos para el desarrollo de su vida adulta.

Necesitan sentirse valiosos (¡y lo son!) y superar retos en los que descubran sus capacidades. Pero estas inquietudes deben plantearse en el mundo real y no a maestros anónimos. Es en el seno de una buena familia, de profesores comprometidos donde encontrarán la “calidez, comprensión y comunicación” pero no aquella inventada por Budeikin sino la que ofrecen de seres humanos que buscan orientarlos en un momento que es clave, hacia una vida llena de sentido. En la que entiendan están muy lejos de ser “residuos biodegradables”.