¿Se puede ser madre y profesional exitosa a la vez?

Mavi Barraza

Existe una gran cantidad de mujeres que anhelan ser madres sin dejar de lado su vida profesional. Este es el dilema de la mujer en la actualidad.

Pero ¿cómo se logra tener ese balance requerido para ser exitosas en esas dos facetas? Aquí en Colorado, tenemos a muchas mujeres profesionales que a la par de ser madres han logrado impulsar su carrera. Con motivo del Día de la Madre te presentamos la historia de una de ellas.

“Echándole muchas ganas, delineando prioridades y siendo creativa”, ese es el secreto que comparte Rosy Aburto McDough, mexicana, y quien es directora de la oficina de minorías del estado de Colorado.

Rosy tiene tres hijas de 10, 13 y 17 años, a quienes atiende mientras responde a las necesidades estatales en su oficina.

El amor por su profesión es tal que “nunca me puede imaginar a mí misma solo siendo mamá”, comenta. Pero su amor por la maternidad era a la vez muy grande, tanto que la llevó a adoptar una pequeña de China cuando su primera hija tenía cinco años. Para sorpresa de Rosy y su marido, Dios tenia un regalo especial para ellos: una tercera hija.

Tener tres hijas pequeñas para Rosy no fue un obstáculo en su profesión, al contrario, cuando sus niñas estaban chiquitas ella era dueña de una agencia de reportes de crédito que prestaba servicio a cientos de compañías a nivel nacional e internacional. Pero esta mujer se las ingenió para acomodar un espacio en su oficina donde mantenía a las dos niñas menores al cuidado de una niñera que le ayudaba durante algunas horas mientras su hija más grande iba a la escuela.

El correr de los años llevó a Rosy por diferentes caminos y ahora en su actual trabajo se le requiere viajar constantemente. Aun así, ella se encarga de mantener una comunicación constante con sus hijas, está al pendiente de su alimentación y las mantiene motivadas en sus diferentes actividades extracurriculares, poniendo mucho énfasis en su educación, -las tres son políglotas, hablan mandarín, español e inglés-.

Uno de los mayores desafíos para las madres que deciden combinar ambas facetas es el de sentir cierta culpa por dejar a sus hijos mientras dedican tiempo a su profesión llevándolas, en muchas ocasiones, a preguntarse si el tiempo que les dedican es suficiente o si les están dando un buen ejemplo al decidir seguir sus sueños profesionales.

“Me hice la pregunta muchas veces”, admite Rosy “pero, después me di cuenta de que lo que yo estaba haciendo era un ejemplo que les haría entender que ellas pueden ser mujeres productivas”. Además, continúa diciendo que “el amor y el cariño que tú les das va a completar todo eso que tú crees que les falta”.

Para esta profesional es muy importante que sus hijas sean parte de su carrera. Es por eso que ellas la acompañan, y Rosy las hace partícipe de sus logros. De esta manera se mantienen en contacto constante y ellas se sienten incluidas en la vida profesional de su mama.

Además, Rosy se encarga de hacer memorable el tiempo que pasa con sus hijas durante los fines de semana y mantenido la fe viva en su hogar. Ellos asisten todos los domingos en familia a Misa a su parroquia Most Presious Blood de Denver.

Es importante que como mujer sepas lo que te hace feliz y si ser madre y ser profesional es tu anhelo entonces “continúa luchando por tu familia y tu carrera profesional porque al final del día lo que los hijos aprenden es a ser seres independientes, ser personas que pueden ganarse la vida por ellos mismos, que puedan cumplir sus sueños” finaliza Rosy.

Una madre que se siente realizada y sin frustraciones, proveerá una mejor educación para sus hijos, y a la vez les brindará todo el amor y los cuidados que ellos necesitan para su desarrollo.

¡Feliz día de las madres!

 

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.