Restauración del orden de los sacramentos, cuatro años después

Escritor Invitado

Por: Moira Cullings

Cuando Avallina Goodman descubrió que la Arquidiócesis de Denver implementaría la restauración del orden de los sacramentos de iniciación cristiana, estaba un poco recelosa.

“Después de terminar la preparación para Confirmación con nuestra hija mayor que cursaba el sexto grado, sinceramente pensamos que Maddelyn podría ser demasiado joven”, confesó.

Sin embargo, luego de estudiar más al respecto, los Goodman, feligreses de la parroquia Our Lady of Fatima en Lakewood, se dieron cuenta de la bendición de que su hija recibiría la Confirmación en tercer grado.

“Creo que algo positivo de la restauración del orden de los sacramentos es que lo niños en tercer grado están en una edad muy influenciable”, dijo Avallina. “Hoy en día y a esta edad, siento que necesitamos hacer todo lo que podamos para enseñarles lo mucho que Dios los ama, y que somos hijos de Dios y necesitamos vivir con sus gracias”.

Los sacramentos de iniciación cristiana en el orden en que fueron destinados a ser recibidos son: el Bautismo primero, seguido de la Confirmación y la Primera Comunión (los dos últimos se celebran durante la misma Misa).

La Arquidiócesis comenzó a implementar la restauración del orden en 2014. El 32 por ciento de las parroquias comenzaron el proceso ese año. Un tercio adicional de las parroquias empezó en 2015. Para el 2016, casi todas las parroquias habían comenzado la transición.

Ahora, cada parroquia ha iniciado ya la implementación y casi la mitad ha hecho la transición completamente. El 2020 será el último año de la transición.

“Hemos encontrado que las parroquias y los padres inicialmente estaban un poco temerosos porque se les ha enseñado que la Confirmación es algo así como convertirse en adultos en la Iglesia”, dijo Jared Staudt, especialista en formación catequética de la arquidiócesis. “Pero la confirmación es un regalo de Dios”, continuó. “Y es una oportunidad para despertar en los niños más pequeños el deseo de vivir plenamente la fe en lugar de esperar hacerlo en el futuro”.

La Arquidiócesis ha puesto énfasis en la importancia de la Confirmación y las gracias que da este sacramento. En 2016, más de 500 jóvenes de escuelas secundarias de varias parroquias de la Arquidiócesis fueron confirmados en Sealed & Sent, (Sellados y enviados n.d.t) un evento que atrajo a 3.000 fieles, convirtiéndose en la Misa de Confirmación más grande jamás celebrada en el norte de Colorado.

Staudt cree que la restauración del orden de los sacramentos ampliará aún más la educación religiosa.

“Es una oportunidad para crear un programa de educación religiosa más dinámico y efectivo, que se basa en vivir la vida cristiana en lugar de solo enseñar hechos sobre la fe”, dijo.

Para la parroquia St. Thomas More en Centennial, este será el primer año en que los alumnos de tercer grado reciban la Confirmación y la Primera Comunión el mismo día.

Su párroco Monseñor Thomas Fryar, dice ser muy consciente “del hecho de que siempre parecía haber una mayor sensación de alegría y emoción cuanto más jóvenes eran los hombres y las mujeres que estaban siendo confirmados”, dijo Monseñor Fryar.

“La esperanza es que la eficacia del sacramento les inculcará una mayor conciencia de los dones del Espíritu que pueden poner en práctica más temprano en sus vidas”, dijo.

Mary Pott, educadora religiosa de niños de Our Lady of Fatima, quien también ha visto a los niños más pequeños demostrar un mayor celo.

“Tienen un entusiasmo y una apertura que los niños mayores no tienen, dice Pott”. “Rezamos para que esas gracias [de la confirmación] los llenen, los fortalezcan y los ayuden a medida que las cosas se ponen más difíciles”.

Pott cree que la clave para una restauración del orden de los sacramentos exitosa es la participación de los padres, por lo que su equipo les ofrece cursos de actualización sobre la fe.

“Mi mayor esperanza es que los padres vean la belleza de esto”, dijo Pott. “Verán que esto es algo bueno para ellos y bueno para la familia y que los ayudará a todos”.

Una pareja que ya ha visto ya los frutos de la transición son los feligreses de Our Lady of Fatima, Jean y Conan Fischer, cuya hija, Claire, cursa el tercer grado en Golden View Classical Academy.

“Las herramientas que se nos dan en estas sesiones [de padres] nos han llevado a centrarnos en la fe como familia”, dijo Conan. “Este refuerzo del papel de los padres como primeros maestros es muy importante en un momento en que la sociedad está disminuyendo [restando importancia] el papel de estos”.

Jean está emocionada de poder ayudar a su hija y agradecida por el hecho de que ella recibirá la gracia del Espíritu Santo a una edad temprana.

“Los niños están muy ávidos de aprender a esta edad”, dijo, “y recibir la Confirmación a una edad más temprana les ayudará a situarlos en el camino del aprendizaje permanente y el crecimiento en su fe”.

Conan estuvo de acuerdo.

“En un momento en que la gracia se necesita desesperadamente en el mundo, espero que Claire tenga esa pequeña fuerza adicional con el Espíritu Santo a su lado para enfrentar el mundo y hacer el bien en él”, dijo.

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.