Resisiténdose a la felicidad

Mavi Barraza

Todo ser humano busca la felicidad, pero a la vez se resiste a ella. Por lo menos esto es lo que explica el escritor católico australiano, Matthew Kelly, en su libro “Resistiéndose a la Felicidad”. Al comienzo, el autor, empieza por describir la resistencia: aquel sentimiento de no querer hacer algo que es de beneficio para la persona, y, al contrario, la persona se enfoca en hacer algo que no es bueno para ella. A esto lo llama: “La lucha diaria” a la que todo ser humano se enfrenta. El sabotaje, la preocupación, el poner de lado los sueños y anhelos y hasta el perder el coraje para llegar a ser uno mismo. Todo esto, aunado a la flojera y la distracción son parte de la resistencia que se manifiesta inclusive en la vida espiritual llevando a la persona a resistirse también a Dios. “Dios quiere que te conviertas en la-mejor-versión-de-ti-mismo”, dice el autor.

Para ello te lleva por un recorrido de sus propias experiencias y comparte cómo él, a través de un guía espiritual, pudo transformar su vida y aprender a reemplazar acciones negativas por hábitos positivos que le dieron las armas para luchar contra la resistencia. Así, el autor brinda consejos para que el lector los aplique y comience a vivir una vida más plena, aprendiendo a amar hasta las cosas más ordinarias, y encaminado su diario vivir a un acercamiento con el Señor, por medio de la oración, la lectura de la Biblia y la prédica. Esta obra ahonda, además, en una problemática de nuestros tiempos: la gratificación inmediata y el “hambre” del ser humano, que más que hambre física, es un hambre es espiritual ¿Eres feliz? ¿Quieres ser aún más feliz? Este libro promete ser una herramienta indispensable en esa búsqueda de la felicidad.

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.