Resisiténdose a la felicidad

Mavi Barraza

Todo ser humano busca la felicidad, pero a la vez se resiste a ella. Por lo menos esto es lo que explica el escritor católico australiano, Matthew Kelly, en su libro “Resistiéndose a la Felicidad”. Al comienzo, el autor, empieza por describir la resistencia: aquel sentimiento de no querer hacer algo que es de beneficio para la persona, y, al contrario, la persona se enfoca en hacer algo que no es bueno para ella. A esto lo llama: “La lucha diaria” a la que todo ser humano se enfrenta. El sabotaje, la preocupación, el poner de lado los sueños y anhelos y hasta el perder el coraje para llegar a ser uno mismo. Todo esto, aunado a la flojera y la distracción son parte de la resistencia que se manifiesta inclusive en la vida espiritual llevando a la persona a resistirse también a Dios. “Dios quiere que te conviertas en la-mejor-versión-de-ti-mismo”, dice el autor.

Para ello te lleva por un recorrido de sus propias experiencias y comparte cómo él, a través de un guía espiritual, pudo transformar su vida y aprender a reemplazar acciones negativas por hábitos positivos que le dieron las armas para luchar contra la resistencia. Así, el autor brinda consejos para que el lector los aplique y comience a vivir una vida más plena, aprendiendo a amar hasta las cosas más ordinarias, y encaminado su diario vivir a un acercamiento con el Señor, por medio de la oración, la lectura de la Biblia y la prédica. Esta obra ahonda, además, en una problemática de nuestros tiempos: la gratificación inmediata y el “hambre” del ser humano, que más que hambre física, es un hambre es espiritual ¿Eres feliz? ¿Quieres ser aún más feliz? Este libro promete ser una herramienta indispensable en esa búsqueda de la felicidad.

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.