¿Religiosa yo?

Tres jóvenes de la Arquidiócesis nos hablan de su ingreso a la vida religiosa

Carmen Elena Villa

Estas tres jóvenes hispanas de la Arquidiócesis de Denver, se sintieron llamadas por Dios a la vida religiosa y quisieron, con generosidad, responder. Recientemente han iniciado esta aventura. Hoy nos comparten su testimonio.

 

Foto de: Anya Semenoff.

“Me siento contenta y en paz”

Doris García, de 31 años, cuenta que ella siempre quería hacer algo para ayudar a los jóvenes. En un momento pensó que su llamado consistía en promover la superación personal, pero de manera independiente de la fe. Doris dice que cuando tenía 25 años recibió el llamado a conocer más a Cristo en la vida religiosa, pero “lo dejé pasar”. En la celebración pascual de 2015, en su parroquia Saint Clare of Assisi en Edwards, sintió que el llamado persistía y decidió hablar con la hermana Luz Angélica Quiñonez, miembro de las Misioneras de la Caridad de Maria Inmaculada, quien la invitó a un retiro de discernimiento. Después comenzó un proceso de un año de para esclarecer si Dios la llamaba a comenzar su período de formación en esta congregación y Doris fue admitida como aspirante. La vida religiosa “me ha gustado mucho”, dice. En su parroquia Doris había iniciado un grupo de oración y luego se incorporó al de monaguillos y jóvenes. “Viendo tantos jóvenes me di cuenta que teníamos que hacer algo y entregar nuestra vida a Dios, porque hay mucha necesidad”, comentó. Actualmente, además de los cursos que recibe para conocer más la comunidad, ella realiza su labor pastoral en la parroquia Our Lady of Guadalupe en Denver, enseñando catecismo a los jóvenes que se preparan para recibir el sacramento de la Confirmación. Doris se prepara para comenzar en febrero su período de postulantado. “Me siento muy tranquila, contenta y en paz. En este tiempo de aspirantado he crecido espiritualmente. Me sirve mucho rezar la liturgia de las horas. Me doy cuenta que a veces uno tiene demasiado miedo de seguir la vida religiosa y aunque no es un camino fácil, somos nosotros quienes ponemos las trabas”, concluye.

 

Foto de Anya Semenoff.

“Dios me llamó en medio del dolor”

Aunque Angie Pérez, de 37 años, recién cursa su tiempo de aspirante, ella recuerda que la primera vez que tuvo la inquietud por la vida religiosa fue entre los 13 y 15 años. En ese entonces, ella prefirió buscar otros sucedáneos y alejarse de esta inquietud. “Buscaba amistades, me quería comer al mundo de una sola mordida”, confiesa. “La debilidad de la carne me llevó a ir al fondo, a desviarme, a caer en el vicio, en las malas amistades, en la adicción al alcohol y estuve casi cuatro años así, sin reconocerlo”, dice Angie. Para ella su experiencia fue como la de los discípulos de Emaús pues “Jesús caminaba conmigo, pero yo no fui capaz de reconocerlo”. Angie acudió así al movimiento Prevención y Rescate, cuya finalidad es, como su nombre lo indica, ayudar a prevenir que las personas caigan en el vicio y también a rescatar a quienes ya han sido presa de estos males, para que cambien de vida. En medio de este proceso, Dios le permitió pasar por una prueba difícil: La muerte de su padre, quien se encontraba en México y a quien no veía hacía 17 años. “En ese momento descubrí que yo no necesitaba de otra caída porque Dios me estaba demostrando que con Él, aunque el dolor sea más fuerte, la carga se hace más ligera”. Luego acudió a un retiro vocacional en el que sintió el llamado a la vida religiosa. “¿Verdaderamente quieres que te entregue estas miserias?” fue la pregunta que Angie le hizo a Dios. “Y Él me respondió que si”, testimonia. “Todos los días me lo demuestra y lo puedo escuchar (…) estoy dispuesta a seguirlo y si Él acepta estas miserias, pues voy a seguir adelante, voy a abrirle las puertas de mi corazón y que Él sea mi único amor”. Ahora Angie está como aspirante también de las Misioneras de la Caridad de María Inmaculada. Ella pasó así de ser discípula a apóstol y ahora ella dirige un grupo de Prevención y Rescate en la parroquia Ascension de Denver, para ayudar a muchos jóvenes a seguir el camino de Cristo y no el de los bienes aparentes que ofrece el mundo.

Para saber más de esta comunidad vaya a http://www.familiadelacruz.org/congregacion.php

 

Zaira en el convento ubicado en Amarillo, Texas.

“Dios no me priva de nada y me da la plenitud”

Zayra Bucio, de 26 años, nunca en su vida había visto a una religiosa. Cuando tenía 20 años asistió a un retiro de la Renovación Carismática, movimiento en el que llevaba  ya tres años. “De repente, teniendo mis ojos cerrados, vi una imagen: Estaba caminando por un pasillo vistiendo un hábito y llevando un libro en la mano. Mi cara reflejaba una felicidad enorme”, reconoce. Y la imagen no se fue de su mente. Luego comenzó a leer un libro sobre la Madre Teresa de Calcuta, y se dio cuenta que ella “no quiso comodidades” sino más bien, se fue a servir “a los más pobres entre los pobres”.

“Cuando terminé de leer el libro dije en voz alta: ‘Esta es la verdad’. Luego sentí que Dios me preguntó: ‘¿Quieres ser parte de esta verdad?’. Me sentí congelada, pensé por un momento y solo respondí ‘si quiero’”, dijo Zayra. “‘Pero soy muy joven’, le dije, al igual que Jeremías, y le pedí que me llamara algunos años más tarde. Él, como es un caballero que respeta nuestra libertad, aceptó mi respuesta”, señaló la joven. Y en dicha espera, Zayra se dedicaba a la pastoral en su parroquia Saint Mary en Rifle, Colorado.

En el año 2013 asistió al retiro anual Steubenville of the Rockies de Denver. Allí vio por primera vez a unas religiosas, integrantes de la comunidad Disciples of Our Lord Jesus Christ con un carisma franciscano y carismático. Años más tarde fue a visitarlas en su comunidad en Texas. Ella solicitó ingresar allí y las hermanas le dijeron que pondrían su petición en oración. Finalmente fue admitida como aspirante. Ella se mudó a Amarillo, Texas a principios de septiembre. “No sé si este plan dure unos meses, unos años o la vida entera. Lo que sí sé, es que los planes de Dios son inigualables. La vida religiosa no me quita ni me priva de nada, al contrario, me lo da todo y en plenitud”, comparte Zayra.

Para conocer más sobre esta comunidad visite www.dljc.org

Próximamente: La marcha pro-vida 2018 compartirá la alegría de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

Te invitamos a marchar en apoyo al movimiento de derechos civiles más vital que existe al momento, y lo único que necesitas es llevar tu alegría.

Ese es el mensaje de la marcha y la manifestación Celebrate Life 2018 organizada por la oficina de Respect Life (respeto a la vida) de la Arquidiócesis de Denver.

Con el tema “Trae tu alegría”, el evento anual, que se llevará a cabo el 13 de enero a las afueras del Capitolio de Colorado, es una muestra de unidad y solidaridad con el derecho de la vida.

Todos están invitados a ser testigos de la santidad y del valor de la vida humana en cada edad y etapa.En años pasados la cifra de asistentes ha llegado a 3 mil. Los participantes se congregarán en las escalinatas al oeste del Capitolio a la 1 p.m. antes de comenzar la marcha por el vecindario de Capitol Hill, que estará acompañada de varios grupos musicales

Entre los oradores están el arzobispo de Denver Samuel J Aquila, el ordenado ministro Presbiterano y presidente de Colorado Christian University, Don Sweeting y una hermana de la comunidad Sisters of life. También estará la coordinadora regional de Studens for Life of America Bethany Janzen, y el párroco de la Iglesia de los Todos los Santos, Monseñor Peter Quang Nguyen.

La música estará a cargo del popular artista Matt Miller y del coro del Seminario Teológico St. John Vianney. El maestro de ceremonias será Chris Stefanick, fundador de Real Life Catholic.

Según Grandon la celebración pretende construir puentes entre aquellos pro-vida hispano y angloparlantes en la Iglesia Católica y también con los [hermanos] protestantes.

Antes del evento el arzobispo Samuel Aquila presidirá una Misa a las 11:30 de la mañana en la Catedral Basílica Immaculate Conception. También se celebrarán simultáneamente Misas en otras seis parroquias (ver información al finalizar el artículo).

Las manifestaciones estarán acompañadas por una banda de mariachis y matachines, cuya danza ritual representa la victoria del cristianismo sobre el paganismo.

La marcha será liderada por Endow, un apostolado con sede en Denver que se dedica a estudiar las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la mujer.

“No te sientes en tu casa con apatía”, instó Grandon, señalando que se ha proporcionado a las familias una lista de cosas divertidas que hacer en Denver en RespectLifeDenver.org. “¡Ven a la marcha y quédate por la diversión!

“Al ver a todos los diferentes grupos, la gente se preguntará: ¿quiénes son? ¿De qué se trata todo eso?”, añadió. “Es poderoso el mostrarse sin vergüenza alguna, todos juntos y decir que cada vida que Dios ha creado tiene valor y dignidad”.

 

CELEBRATE LIFE 2018

Que: Marcha y manifestación Pro-life

Cuando: 13 de enero del 2018

Dónde: Escalinata oeste del Capitolio de Colorado 200 E. Colfax Blvd., Denver

Misas: Presidiendo el evento en parroquias del centro de Denver – 11:30 a.m. Catedral Basilica Immaculate Conception; o a las 11 a.m. en Holy Ghost o St. Elizabeth of Hungary, o en español en Annunciation, Our Lady of Guadalupe (presidida por el obispo Jorge Rodríguez), Sacred Heart o St. Joseph. Información: RespectLifeDenver.org o (720) 799-9299

 

Traducido del original en ingles por Mavi Barraza.