¿Qué nos diferencia de los protestantes?

Se cumplen 500 años de la mal llamada reforma protestante. 

La fundación de la Iglesia es obra directa y expresa del Señor Jesús. La Iglesia no se inventó a sí misma ni surgió por generación espontánea. Tanto en el libro de los Hechos de los Apóstoles como en las mismas cartas de San Pedro o San Pablo, vemos cómo la Iglesia fundada por Jesucristo va tomando forma y se va extendiendo por todo el Imperio Romano.
Los Apóstoles y sus sucesores tienen plena conciencia de que la tarea emprendida no terminaría con la muerte del último de los Doce, sino que deberá continuar hasta la segunda venida del  Señor, según lo prometió.
No es concebible, pues, la idea de que en el transcurso de los siglos se hayan ido fundando “iglesias cristianas” totalmente separadas de la Iglesia de Cristo, tanto en creencias como en autoridad y normas morales.
El deseo de Nuestro Señor de que fuéramos “un sólo rebaño y un sólo Pastor” (Jn. 10,16), de que fuéramos “uno como Tú Padre y Yo somos Uno” (Jn.10,30), es contrario al nacimiento de otras comunidades separadas de la Iglesia Católica.

Desde el momento en que Martín Lutero, Juan Calvino y Enrique VIII rompieron la unidad con Roma y adoptaron como norma de fe la libre interpretación de la Biblia, perdieron la noción de lo que es la Iglesia que Cristo fundó.
Carentes de magisterio infalible, abandonados a sus propias ideas, bien pronto se dividieron y subdividieron hasta el caos actual, esto es muy diferente la unidad Católica. Surgieron fundadores por todos lados, cada quien con sus ideas. Al principio hubo cruentos enfrentamientos de todos contra todos, pero en la actualidad han caído en una tolerancia absoluta, en que realmente a nadie le importa lo que otros crean o dejen de creer.

¿Cuáles son las religiones cristianas? Hay bastantes iglesias cristianas diferentes. Podemos reunirlas en tres grupos:
* la Iglesia católica
* las Iglesias ortodoxas
* las Iglesias evangélicas o protestantes *las sectas protestantes (no son Iglesias)

Es importante no confundir las Iglesias protestantes con las sectas protestantes. Se habla ahora de iglesias históricas y de sectas para diferenciar aquellas iglesias protestantes que revisten una cierta seriedad en su fe y moral, de aquellas otras carentes de consistencia y fundadas solo por voluntad y conveniencia de un predicador con facilidad de palabra.¿Por qué se llaman Iglesias cristianas? Estas religiones se llaman cristianas porque reconocen a Cristo como Hijo de Dios hecho hombre, proceden de la Iglesia que Cristo fundó, e intentan practicar y difundir las enseñanzas de Cristo (doctrina cristiana).

¿Qué tienen en común las religiones cristianas? Coinciden en bastantes cosas:
* Hay un sólo Dios -Padre, Hijo y Espíritu Santo-.
* Jesucristo es la Segunda Persona de la Trinidad hecho hombre. Padeció y murió en la cruz para salvarnos.
* Los diez mandamientos son el resumen de la moral que se debe practicar.
* El Bautismo es el inicio de la vida cristiana.
* La oración y la Biblia son imprescindibles; etc.
¿Qué es el ecumenismo? Se llama ecumenismo a la actitud o actividad que busca la unidad de los cristianos.

 Las Iglesias protestantes
¿Quienes son los protestantes? Los protestantes se separaron de la Iglesia católica en el siglo XVI. La ruptura incluyó bastantes diferencias doctrinales y prácticas.

¿Cuáles son las Iglesias protestantes? Estas Iglesias se han dividido y subdividido bastante.

¿Por qué hay tanta ramificación en los protestantes? Una posible explicación es ésta: los protestantes admiten sólo la Escritura como fuente teológica rechazando la Tradición y el Magisterio. Pero sin el Papa, sin Tradición y sin Magisterio, hay muchos modos de interpretar la Biblia. Entonces unos y otros se separaron pretendiendo conseguir una fidelidad mayor a las Escrituras, según su interpretación.

¿Qué obstáculos impiden la unidad de católicos y protestantes? Además de algunas enemistades y de la unión con Pedro, el problema también es doctrinal, de fe, pues hay varios temas con planteamientos diferentes. Por ejemplo, en los sacramentos, en la moral y en las antiguas premisas protestantes: sola scriptura, sola fides, solus Christus.

¿Qué significa sola scriptura? Suele decirse que los protestantes admiten sólo la Biblia rechazando la Tradición y el Magisterio. Sin embargo, en realidad nadie acepta el principio de sola scriptura, y los protestantes siguen la Biblia con la interpretación de Lutero, Calvino o los iniciadores y pastores de sus Iglesias.
¿Qué significa sola fides? Es conocida la afirmación protestante de que basta la fe sin obras para salvarse. Sin embargo, este planteamiento no es tan radical pues, como es lógico, los pastores protestantes predican un comportamiento correcto y desean que la vida -las obras- de sus fieles sea ejemplar.
¿Qué significa solus Christus? Esta idea protestante invita a buscar la santidad siguiendo a Cristo sin necesidad de la Iglesia. Pero obviamente tampoco esto es tan radical y los pastores protestantes cuidan su comunidad y desean que sus fieles se reúnan y asistan a sus sermones.
¿Y las diferencias en los sacramentos y la moral? Aquí también hay diferencias importantes, pero no vamos a insistir en lo que nos separa. Recordemos lo que nos une: la fe en Cristo y muchos siglos de doctrina común.

(fuente: Catholic.net)

 

Próximamente: El Espíritu Santo habla a través de la vida de los santos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

(Foto de dominio público)

Los apóstoles, encogidos de miedo, encerrados en el Cenáculo, esperaban hasta que la amenaza a sus vidas se hubiera calmado. Mientras se escondían, Jesús se les apareció, les dio paz y les explicó las Escrituras. Todos hemos tenido momentos en que nos hemos sentido abrumados y, así como con los Apóstoles, Jesús desea entrar en estos periodos de miedo y dificultad, fortalecernos y darnos una misión.

El domingo pasado recibimos la efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia mientras celebramos la Solemnidad de Pentecostés, recordando su acción a través de la historia. Cuando creó el mundo, Dios Padre sopló su Espíritu sobre las aguas de la tierra y creó la vida. Luego, después de ascender al cielo, nos envió su Espíritu Santo en una forma nueva y poderosa en Pentecostés, dando a la Iglesia “poder desde lo alto” (Lucas 24, 49).

Esa misma promesa, en la forma de los dones de Espíritu Santo, está destinada a cada uno de nosotros hoy. Los Apóstoles recibieron el don de poder hablar en otras lenguas, acompañado de la señal visible de una flama sobre ellos. Sus palabras, como las de profeta Elías “abrasaba como antorcha” (Eclo 48,1) y llevaron a muchos a la fe.

La solemnidad de Pentecostés y el envío de los Apóstoles está estrechamente ligado a el tema del que escribe el Papa Francisco en su reciente exhortación apostólica, Gaudete et Exsultate (Regocijaos y alegraos), el tema de “Tu misión en Cristo”.

En Gaudete et Exsultate, el Papa Francisco dedica la sección “Tu misión en Cristo” a examinar cómo cada persona, al igual que San Pedro, tiene un objetivo en esta vida: ser santos. “La misión”, explica el Papa, “tiene su sentido pleno en Cristo y solo se entiende desde Él. En el fondo, la santidad es vivir en unión con Él los misterios de su vida” (GE, 20).

Después de que los Apóstoles recibieron al Espíritu Santo y glorificaron a Dios en muchas lenguas, Pedro se levantó proclamando valientemente lo que Dios estaba haciendo y llamó a las miles de personas reunidas a arrepentirse y a ser bautizadas. Al hacerlo, Pedro estaba cumpliendo la misión única que Dios le había dado. Como sabemos por las Escrituras, Pedro continúo su camino único a la santidad como el primer Papa, finalmente dando su vida por la fe.

Tu camino a la santidad tendrá diferentes características, así como cada santo es único en su relación con el Señor. Puede ir desde cosas pequeñas como consolar a un niño enfermo, compartir con otros la alegría del Evangelio, o acompañar a alguien que está muriendo. Pero puedes estar seguro de que, sin importar el camino, experimentaras la muerte y la resurrección de Cristo en una manera única y personal. Seguir los pasos del Señor significa permitirle a tu corazón ser más como el de Él. Tú experimentaras “distintos aspectos de la vida terrena de Jesús: su vida oculta, su vida comunitaria, su cercanía a los últimos, su pobreza y otras manifestaciones de su entrega por amor”.

Este itinerario realza que cada una de nuestras vidas transmite una palabra de Dios al mundo.  “Cada santo es un mensaje que el Espíritu Santo toma de la riqueza de Jesucristo y regala a su pueblo” (GE, 21), enseña el Santo Padre. Durante su vida en la tierra, el corazón de Jesús se llenó del Espíritu Santo, quien lo movió y lo inspiró. Después de su Ascensión a los cielos, derramó el mismo Espíritu sobre nosotros. El espíritu hace en nosotros lo que hizo en Jesucristo. Si le permitimos, el Espíritu Santo manifestará las virtudes de Cristo en nuestros corazones y nos convertiremos en imágenes vivientes de Cristo.

Aunque esto pueda parecer imposible, el Papa Francisco nos aconseja enfocarnos en la vida de cada santo en su conjunto, “no conviene entretenerse en los detalles, porque allí también puede haber errores y caídas” (GE, 22). Este es un punto importante para nuestra cuidadosamente diseñada era de redes sociales que promueve fachadas de perfección. La fuerza del Evangelio es la verdad de que Jesús nos ama y nos redime a pesar de conocer nuestros pecados. Uno puede ver esto en la vida de los santos en su camino a seguir a Jesús.

Nuestro mundo perdido y confundido necesita la palabra que Dios desea transmitir a través de cada una de nuestras vidas. Abran sus corazones al Espíritu Santo y recen para alcanzar un corazón receptivo y dócil, escuchen al Señor hablar a su corazón, “…para Dios todo es posible” (Mateo 19.26). Me uno al Papa Francisco en oración, Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu…” (GE, 24).