¿Qué nos diferencia de los protestantes?

Se cumplen 500 años de la mal llamada reforma protestante. 

La fundación de la Iglesia es obra directa y expresa del Señor Jesús. La Iglesia no se inventó a sí misma ni surgió por generación espontánea. Tanto en el libro de los Hechos de los Apóstoles como en las mismas cartas de San Pedro o San Pablo, vemos cómo la Iglesia fundada por Jesucristo va tomando forma y se va extendiendo por todo el Imperio Romano.
Los Apóstoles y sus sucesores tienen plena conciencia de que la tarea emprendida no terminaría con la muerte del último de los Doce, sino que deberá continuar hasta la segunda venida del  Señor, según lo prometió.
No es concebible, pues, la idea de que en el transcurso de los siglos se hayan ido fundando “iglesias cristianas” totalmente separadas de la Iglesia de Cristo, tanto en creencias como en autoridad y normas morales.
El deseo de Nuestro Señor de que fuéramos “un sólo rebaño y un sólo Pastor” (Jn. 10,16), de que fuéramos “uno como Tú Padre y Yo somos Uno” (Jn.10,30), es contrario al nacimiento de otras comunidades separadas de la Iglesia Católica.

Desde el momento en que Martín Lutero, Juan Calvino y Enrique VIII rompieron la unidad con Roma y adoptaron como norma de fe la libre interpretación de la Biblia, perdieron la noción de lo que es la Iglesia que Cristo fundó.
Carentes de magisterio infalible, abandonados a sus propias ideas, bien pronto se dividieron y subdividieron hasta el caos actual, esto es muy diferente la unidad Católica. Surgieron fundadores por todos lados, cada quien con sus ideas. Al principio hubo cruentos enfrentamientos de todos contra todos, pero en la actualidad han caído en una tolerancia absoluta, en que realmente a nadie le importa lo que otros crean o dejen de creer.

¿Cuáles son las religiones cristianas? Hay bastantes iglesias cristianas diferentes. Podemos reunirlas en tres grupos:
* la Iglesia católica
* las Iglesias ortodoxas
* las Iglesias evangélicas o protestantes *las sectas protestantes (no son Iglesias)

Es importante no confundir las Iglesias protestantes con las sectas protestantes. Se habla ahora de iglesias históricas y de sectas para diferenciar aquellas iglesias protestantes que revisten una cierta seriedad en su fe y moral, de aquellas otras carentes de consistencia y fundadas solo por voluntad y conveniencia de un predicador con facilidad de palabra.¿Por qué se llaman Iglesias cristianas? Estas religiones se llaman cristianas porque reconocen a Cristo como Hijo de Dios hecho hombre, proceden de la Iglesia que Cristo fundó, e intentan practicar y difundir las enseñanzas de Cristo (doctrina cristiana).

¿Qué tienen en común las religiones cristianas? Coinciden en bastantes cosas:
* Hay un sólo Dios -Padre, Hijo y Espíritu Santo-.
* Jesucristo es la Segunda Persona de la Trinidad hecho hombre. Padeció y murió en la cruz para salvarnos.
* Los diez mandamientos son el resumen de la moral que se debe practicar.
* El Bautismo es el inicio de la vida cristiana.
* La oración y la Biblia son imprescindibles; etc.
¿Qué es el ecumenismo? Se llama ecumenismo a la actitud o actividad que busca la unidad de los cristianos.

 Las Iglesias protestantes
¿Quienes son los protestantes? Los protestantes se separaron de la Iglesia católica en el siglo XVI. La ruptura incluyó bastantes diferencias doctrinales y prácticas.

¿Cuáles son las Iglesias protestantes? Estas Iglesias se han dividido y subdividido bastante.

¿Por qué hay tanta ramificación en los protestantes? Una posible explicación es ésta: los protestantes admiten sólo la Escritura como fuente teológica rechazando la Tradición y el Magisterio. Pero sin el Papa, sin Tradición y sin Magisterio, hay muchos modos de interpretar la Biblia. Entonces unos y otros se separaron pretendiendo conseguir una fidelidad mayor a las Escrituras, según su interpretación.

¿Qué obstáculos impiden la unidad de católicos y protestantes? Además de algunas enemistades y de la unión con Pedro, el problema también es doctrinal, de fe, pues hay varios temas con planteamientos diferentes. Por ejemplo, en los sacramentos, en la moral y en las antiguas premisas protestantes: sola scriptura, sola fides, solus Christus.

¿Qué significa sola scriptura? Suele decirse que los protestantes admiten sólo la Biblia rechazando la Tradición y el Magisterio. Sin embargo, en realidad nadie acepta el principio de sola scriptura, y los protestantes siguen la Biblia con la interpretación de Lutero, Calvino o los iniciadores y pastores de sus Iglesias.
¿Qué significa sola fides? Es conocida la afirmación protestante de que basta la fe sin obras para salvarse. Sin embargo, este planteamiento no es tan radical pues, como es lógico, los pastores protestantes predican un comportamiento correcto y desean que la vida -las obras- de sus fieles sea ejemplar.
¿Qué significa solus Christus? Esta idea protestante invita a buscar la santidad siguiendo a Cristo sin necesidad de la Iglesia. Pero obviamente tampoco esto es tan radical y los pastores protestantes cuidan su comunidad y desean que sus fieles se reúnan y asistan a sus sermones.
¿Y las diferencias en los sacramentos y la moral? Aquí también hay diferencias importantes, pero no vamos a insistir en lo que nos separa. Recordemos lo que nos une: la fe en Cristo y muchos siglos de doctrina común.

(fuente: Catholic.net)

 

Próximamente: Cinco por ciento de luz

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Vi el eclipse total de sol desde Denver, Colorado. Wyoming, estado que limita hacia el norte, fue uno de los lugares donde se vio en un cien por ciento. Muchos viajaron allí para observar este fenómeno natural que no ocurría en este país desde hace 99 años. Por cuestiones de trabajo no pude viajar, pero me contenté con verlo desde aquí, donde la luna tapó al sol en un 95 por ciento.

Confieso que tuve la ilusión de que ese alto porcentaje fuera suficiente para ver el cielo semioscuro, para observar a los pájaros volar precipitadamente a sus nidos y escuchar luego a los gallos cantar en un insólito amanecer de medio día.

En la mañana encendí la radio donde daban las últimas indicaciones para disfrutar del eclipse. Los locutores advirtieron que la oscuridad sería mínima en Colorado, pero pensé que estaban exagerando. El punto máximo fue a las 11:47 a.m. hora local. Salimos con lentes en mano cuando se acercaba el momento. Emocionados pudimos ver cómo el brillo del sol se iba menguando con la interposición de la luna. Pero cuando esta avanzó hacia la hora pico, la luz continuaba aunque más tenue “¿Un mal cálculo de parte de los astrónomos?”, nos preguntamos. Al seguir observando el eclipse con nuestros lentes vimos que un pequeño cachito de sol se asomaba y me maravillé al ver cómo ese cinco por ciento de luz pudo iluminar tanto.

En nuestra vida también hay momentos de oscuridad donde nuestro brillo puede ser eclipsado por muchas adversidades: un fracaso, una decepción, una enfermedad, un accidente o simplemente un bajón en nuestro estado de ánimo. Sin embargo, un cachito de esperanza puede ser suficiente para impedir que caigamos en la oscuridad total ¿Y en qué puede estar representado ese pedacito de luz? En primer lugar, en Dios mismo. Ese “sol de justicia”, como lo llamó el profeta Malaquías. En Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, quien nos dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8, 12).

Recordemos que Jesús también nos llamó para que con su luz iluminemos la vida de los demás: “Vosotros sois la luz del mundo. (…) Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5, 14.16)

Ese cachito de luz lo podemos ver en su amor que se ve reflejado en las personas a quienes amamos y también en quienes están agradecidos con nosotros porque en algún momento les tendimos una mano. Lo podemos ver en nuestros buenos recuerdos, en los talentos cultivados o en las oportunidades que nos han permitido mejorar.

Nadie está libre de adversidades que pueden llegar para dar un giro a nuestra vida. Que pueden hacernos caer en un eclipse y no necesariamente de dos minutos de duración.  Pero depende de nosotros seguir viendo la luz a través de los rayos de sol que continúan asomándose, dándonos ánimo y repitiéndonos que nuestra vida tiene sentido, que el sol continúa presente dándonos luz y calor con los rayos tenues que logran asomarse en ese pequeño espacio que le dejó la luna.