¿Qué harías si tu hijo te dice que es gay?

Mayé Agama

“¡Qué haga lo que quiera! ¡No le hables más! ¡No importa, el amor es lo que vale!” Las reacciones ante la homosexualidad son diversas y no pocas veces equivocadas, fruto del desconocimiento sobre el tema y el temor de lo que puede generar.

Con el fin de ofrecer una comprensión más completa y profunda así como guías pastorales para acompañar a hombres y mujeres que experimentan atracción hacia el mismo sexo, se realizó del 9 al 11 de enero en Phoenix, Arizona, la Conferencia Truth and Love (Amor y Verdad).

La Iglesia no condena ni rechaza a las personas con atracción al mismo sexo, sino que acoge con misericordia a todos aquellos que experimentan estas luchas. Respeta a la persona, más allá de sus inclinaciones sexuales, sin embargo, explica que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. Esto quiere decir que son contrarios a la ley natural, pues no estarían respondiendo a una verdadera complementariedad afectiva y sexual por la que fueron creadas. (CIC 2357-2358)

La conferencia Truth and Love fue organizada por Courage International, un apostolado que acompaña espiritualmente a personas con atracción al mismo sexo que desean seguir fielmente las enseñanzas de la Iglesia y vivir una vida casta. El evento reunió a más de 250 entre sacerdotes, religiosas, agentes pastorales, médicos, psicólogos y abogados.

El P. Philip Bochanski, director ejecutivo de Courage dijo que “el problema es que la cultura dice que ante este tema no puedes hacer ambas cosas (tener atracción al mismo sexo y ser casto); y que ser fiel a la enseñanza de la Iglesia te hace un fanático o un intolerante”.

“La cultura promueve una compasión equivocada, donde los agentes pastorales tienen miedo de decir algo errado, y por ello no dicen nada, o hablan ambiguamente”, señaló.

“Lo que buscamos, es tratar de superar esa preocupación y temor, y darles perspectiva y herramientas para ser fieles y compasivos con las personas a las que están sirviendo”, agregó el padre Bochanski.

Esto fue especialmente apropiado en tiempos en que el mal llamado “matrimonio” gay ha conseguido una aceptación generalizada en los últimos años, tanto cultural como legalmente, y se hace difícil para los sacerdotes, agentes pastorales y padres de familia, mantenerse firmes a las enseñanzas de la Iglesia sobre el tema, sin sentirse como un fanático o un intolerante.

 

Para hispanos

La sesión en español de la conferencia fue significativamente concurrida. Rossana Goñi, coordinadora de Courage-Latino y de EnCourage en los Estados Unidos, ofreció una presentación en la que destacó la necesidad de reconocer y respetar la dignidad de cada persona, independientemente de su inclinación sexual.

Dirigiéndose especialmente a los padres de hijos que experimentan atracción al mismo sexo les dijo que ese hijo “necesita saber que tú no lo rechazas, y que lo amas por encima de todo”.

Goñi, quien fuera editora de El Pueblo Católico por varios años, señaló que hay tres reacciones al saber que un ser querido es gay: La primera es indignación, tristeza y rechazo. La segunda es quedarse en shock y no decir nada. Y la que está empezando a ser más común, es en la que algunos padres dicen: ‘si esto es lo que sientes eres libre de hacer con tus sentimientos lo que quieras.  Si así eres feliz, yo no tengo nada que hacer’.

Buscando dar una alternativa para los padres ante las reacciones mencionadas, Goñi dijo que al igual que Cristo, debemos recibir a la persona con amor, pero a la vez orientarla hacia la verdad. Algunas recomendaciones:

Expresa tu amor incondicional. Tu hijo o hija necesita saber que no lo rechazas y que, independientemente de sus opciones equivocadas, tu amor por él o ella nunca cambiará.

Escucha. Es muy difícil entender la confusión, aislamiento, miedo, soledad interior y rechazo que tu hijo está cargando en el corazón, él necesita que los escuches.

No busques ‘arreglarlo’. Lo primero que necesita es encontrarse con el amor incondicional de Dios y convertirse a Jesucristo.

Infórmate. Aprende sobre el tema. Existe EnCourage, dirigido a familiares que tienen seres queridos con atracción al mismo sexo.

No pierdas la esperanza. No vivas ni en el pasado ni en el futuro. Cristo nos invita a vivir en el presente, donde se puede amar, recibir gracia y encontrar paz.

Reza y deja que Dios actúe en tu familia.  Acércate más a Dios. Ofrece la Eucaristía por la salvación de tu hijo. Y piensa que esta cruz puede ser el medio por el cual Dios te invita abandonarte en la providencia divina. Recuerda que Él nunca nos abandona y ya ha resucitado por nosotros, por ti, por mí, por tu hijo, por tu hija.

 

Una vida casta

Andrés Castañeda, un joven abiertamente gay miembro de Courage, dio su testimonio en la conferencia. Narró su experiencia de sentir atracción al mismo sexo desde que era niño y, cómo, en su adolescencia, vivió una aberrante promiscuidad sexual y hasta prostitución. Pero su vida cambió cuando conocio Courage y ahora se valora como ser humano, como hijo de Dios y valora la virtud de la castidad.

Fue difícil para él aceptar su homosexualidad y también para su familia, al igual  que el rechazo y el bullying en la escuela, pero hoy vive feliz con su familia ayudando también a los demás. “La castidad tiene que ver con el intelecto, la voluntad y el corazón; nos libera de muchas ataduras y te permite vivir alegre y feliz…Además (la castidad) no se vive solo, sino en comunidad”, recalcó el joven, quien comentó que planea casarse en un futuro y tener hijos.

Próximamente: Familia y jóvenes de cara al V Encuentro

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¿Qué necesidades y desafíos debe atender la Iglesia en la pastoral hispana? Fue la pregunta que respondieron los fieles en el encuentro arquidiocesano que se realizó el pasado 16 de septiembre en la escuela Bishop Machebeuf  de Denver. Estas necesidades serán  presentadas luego en el encuentro regional que se realizará del 23 al 25 de febrero en Phoenix, Arizona y más adelante en el V Encuentro de la pastoral hispana que se llevará a cabo en Grapevine, Texas del 20 al 23 de septiembre de 2018.

El Quinto Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana es un proceso de cuatro años que invita a la Iglesia Católica en los Estados Unidos a discernir cómo puede servir mejor a los hispanos y fortalecer su papel como discípulos misioneros.

Para conocer las necesidades de los fieles, los mismos laicos, delegados de diferentes parroquias, han salido a las calles a realizar encuestas sobre sus expectativas y propuestas para realizar un apostolado más eficaz. Estas han sido presentadas primero en encuentros que se realizaron en diferentes parroquias y luego han sido llevadas y discutidas en el encuentro arquidiocesano.

Los fieles expresaron en las encuestas la necesidad de sentirse bienvenidos y bien atendidos por el equipo de la parroquia. También solicitaron una mayor comunicación con los movimientos eclesiales presentes en la arquidiócesis, “ya que algunos piensan que se trata de sectas”, comentó Alfonso Lara, jefe de servicios pastorales del Centro San Juan Diego. Igualmente, destacaron la generosidad de la comunidad hispana y el valor que le dan a la familia. Algunos integrantes sugirieron que la arquidiócesis debería hacer campañas de prevención del consumo de la marihuana.

Los participantes analizaron cada una de las propuestas para mejorar la pastoral hispana en orden de prioridades con el objetivo de llevarlas luego al encuentro regional, en el que participarán 80 delegados de la arquidiócesis y más adelante al encuentro nacional que contará con la presencia de 40 representantes de esta iglesia local.

 

Tareas más urgentes

Dentro de las prioridades expresadas por los fieles, la más alta ha sido la preocupación por las familias. “Los hispanos buscan instancias de pastoral como una verdadera preparación integral para el matrimonio. También  que se atienda a las parejas jóvenes recién casadas. Es necesario hacer una buena transición de jóvenes adultos a parejas de recién casados en las que se sienten las bases para que no haya separación. Los matrimonios necesitan mayor compañía y mejores recursos para superar las crisis que muchos atraviesan”, comentó Alfonso Lara.

El segundo punto de preocupación fue la pastoral con los jóvenes. Especialmente la pastoral vocacional y el acompañamiento a las parejas de jóvenes adultos que quieren contraer matrimonio. “Muchos padres de familia buscan se atiendan cuestiones de vocación de sus hijos desde edad temprana. Que sus hijos sean conscientes de que pueden optar por la vida religiosa, si Dios los llama o por la vida matrimonial”, indicó Lara.

El encuentro arquidiocesano contó con la presencia del obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, quien les ofreció una breve plática y también presidió la Santa Misa. “El V Encuentro es un camino”, dijo el prelado.  “Si estoy en camino todavía no he llegado. Es un camino que tiene un punto de llegada: el encuentro con el Señor y el encuentro con los hermanos y tiene también un punto cronológico de llegada que es el V Encuentro a nivel nacional. Tu caminar es lo que se llama tu discipulado. Es ir a la escuela de Jesús”. El obispo valoró también durante su intervención “la ola de fe católica que habla español y que inyecta a esta iglesia un espíritu de vitalidad y de expresión de nuestra fe que es muy viva”.