¿Qué hacer cuando hay un adicto en casa?

Escritor Invitado

Por: Padre Mauricio Bermúdez

Desde el 2014 he notado que a partir de la legalización de la marihuana el abuso de otras substancias ha incrementado significativamente; entre estas están el alcohol, la cocaína, heroína y la pornografía, por mencionar solo algunas. Es así que en las parroquias en las que he servido en los últimos cuatro años frecuentemente he escuchado cómo la gente sufre por sus adicciones. En varias ocasiones, los padres de familia me han preguntado qué pueden hacer para que sus hijos dejen estos vicios. Es triste ver cómo la situación en la que llegan va desde la preocupación hasta, en algunos casos, la desesperación por no saber cómo pueden ayudar a sus hijos. De esta forma, quisiera ofrecer dos ideas para poder ayudar a cualquier familiar o amigo que está sumergido en las adicciones:

Amarlos y orar por ellos: Hace un tiempo escuché el testimonio de una muchacha que consumía drogas, entre las cosas que mencionó fue que ella se sentía “no-amada” por su familia. Es cierto que cuando hay un adicto en la familia, las relaciones se vuelven tóxicas. Reconozco la dificultad para poder dialogar con alguien que está encerrado en sus adicciones, especialmente cuando ellos no tienen ningún deseo de salir de estas. Pero es importante recalcar que el amor y la oración en verdad cambian a las personas. Al mismo tiempo recuerdo que un padre de familia decía que su hijo se había convertido en su enemigo a causa de sus adicciones. Jesús nos pide amar a nuestros enemigos y orar por los que nos persiguen, como dijo en el Semón de la Montaña y está escrito en el evangelio de San Mateo. Y aunque parezca imposible amar a nuestros enemigos, la forma en que lo hacemos es a través de una oración sencilla y humilde en la que los ponemos en las manos de Dios. Decir “te amo” y “orar” todo el tiempo es básico para que los adictos se recuperen. No olvidemos que ellos han recurrido a sus adicciones porque no han sabido cómo sobrellevar el dolor o a veces incluso un trauma que tienen consigo. Por eso, el que se sepan amados y que se ora por ellos es importante en este proceso.

Grupos de los doce pasos: Las distintas versiones de los doce pasos surgen de Alcohólicos Anónimos. El objetivo primordial de estos doce pasos es que cada persona en primer lugar se reconozca impotente ante sus adicciones (1º paso), llevar un proceso de cambio interior reconociendo que solo Dios puede sacarlo de estas (Pasos 2, 3, 5, 6, 7 y 11), aceptar que tiene que tomar responsabilidad de sus actos (Pasos 4, 8, y 9) y finalmente ayudar a otras personas a vivir este proceso (paso 12). Lo fascinante de estos grupos en sus distintas versiones de Alcohólicos Anónimos (AA), Drogadictos Anónimos (NA, CA), Sex-adictos Anónimos (SA, SAA), etc, es que no solo son para aquellos que sufren adicciones sino también para aquellos que tienen un familiar adicto y que no necesariamente sufren de alguna adicción. De ahí surgen Al-Anon, Hijos Adultos de Alcohólicos (ACA en sus siglas en inglés), Co-dependientes Anónimos (CoDA) por mencionar algunos. La idea es que ambas partes se pueden beneficiar de los doce pasos y juntos trabajar para que esa relación tóxica provocada por las adiciones pueda convertirse en una relación sana. El simple hecho de que varias personas encuentren a alguien con quien se puedan identificar y salir adelante es de gran provecho para ellos.

Finalmente, quisiera agregar que, aunque el proceso de recuperación y conversión de un adicto pareciese tedioso y a veces imposible, no debemos perder la fe en Dios; por el contrario, es importante mantenernos firmes en la oración. Así mismo, les invito a darse la oportunidad de pedir ayuda y conocer los diferentes grupos de los doce pasos para ayudar o ayudarse a salir de las adicciones.

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.