Colombianos en Denver opinan sobre la visita del Papa a su país

Carmen Elena Villa

¿Qué esperas de la visita del Papa a tu país? Fue la pregunta que hicimos algunos colombianos residentes en el norte de Colorado, quienes nos compartieron sus expectativas sobre el viaje del Vicario de Cristo, el cual marcará sin duda un hito en este país. 

Hermana Martha López

“En momentos de la historia de nuestra patria es muy significativo que el Papa, siendo el primer papa hispano, visite nuestra patria que acaba de vivir años de guerra. Como religiosa espero que sea una motivación para nuevas vocaciones. Para que los sacerdotes que han pasado por distintas crisis a diferentes niveles puedan motivarse y ser lo que deben ser hoy en el mundo y en la Iglesia”.

 

Tatiana Santa

“Para mí la visita del Papa es una gran expectativa que tiene el pueblo colombiano, que los colombianos nos sintamos fortalecidos, porque esta visita nos da paz, tranquilidad y unión en cuanto a la crisis que hay en este país. Él quiere solidarizarse con nuestro pueblo en todos los conflictos que se están viendo y para lograr la paz que tanto hemos querido”.

 

Martha Vargas

“La visita del Papa a Colombia es muy significativa pues es el primer papa que conoce nuestra cultura de cerca. El viene de una cultura europea, de padres italianos. También en Latinoamérica ha podido ver toda nuestra miseria y problemas. Eso lo ha hecho solidarizarse con los colombianos y pedir esa paz que nosotros por tantos años no la vimos”.

 

Padre Carlos Bello

“Hace dos meses estuve en Colombia y vi cómo la gente necesita ese espíritu de reconciliación que solo el Señor nos puede dar. De lo contrario la paz firmada recientemente con la guerrilla no podrá ser posible. La visita del Papa traerá la presencia del Señor para aquellos que estén abiertos de corazón porque es una gran motivación para que las personas empiecen este camino de reconciliación”.

 

Joaquín Contreras

“El Papa va a llevar un mensaje de amor, fe y tolerancia a nuestra sufrida patria. Además como él es vicario de Cristo, nos muestra el camino y la manera de llegar a una verdadera paz espiritual”.

Soraya González

“Espero que la visita del Papa Francisco sea como agua fresca en un momento de sequía que pasa el país. Temo que la paz firmada en Colombia sea superficial y temporal. La paz verdadera es con Cristo y eso sea lo que le pueda transmitir a los demás. La visita del Papa es una ayuda para que el país reciba un mensaje nuevo”.

Próximamente: Nuevas tragedias, nuevos héroes

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las malas noticias, como la del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland en Florida el pasado 14 de febrero, siempre traen historias de humanidad, heroísmo, acciones rápidas y solidarias que sorprenden y que reflejan la bondad en algunas personas quienes en cuestión de segundos se olvidan de sí y que son capaces de dar la vida para que otros no mueran.

A veces se vuelve incluso un lugar común que, tras un tiroteo haya una o dos historias de personas que se inmolaron y que se metieron en el fuego cruzado para salvar vidas y terminaron muriendo ellos.

Y creo que, más que recursos periodísticos para seguir dándole vuelta a la misma noticia trágica y sacar, al menos algún ángulo positivo después de un acto de tanta maldad, aquí se trata de ver cómo ante el pánico que genera un repentino tiroteo, hay quien, sin pensarlo reacciona casi instintivamente para salvar vidas a costa de la propia.

Es el caso de Aaron Freis, un entrenador de futbol de 37 años y ex alumno de esta escuela secundaria. Un estudiante declaró a Fox news que Freis “Se puso en medio de un par de personas y los protegió. Las balas le cayeron a él y con seguridad salvo sus vidas”.

La portavoz del equipo de futbol Denise Lehtio dijo que “murió de la misma manera como vivió – se puso a él en un segundo lugar”, luego lo describió como “un alma noble, un buen hombre”. Hoy Freis hace parte de la lista de víctimas pero quizás esta lista hubiese sido más numerosa si él no hubiera tomado la decisión instantánea de protegerlos e inmolarse por ellos.

El profesor de geografía Scott Beigel, 35 años también murió para salvar a varios alumnos cuando, en medio del tiroteo, abrió la puerta del aula para permitir que los estudiantes que huían de las balas entrasen al salón y se protegieran. Así ocurrió. Solo que él no logró cerrar la puerta y el joven atacante Nikolas Cruz lo sorprendió y le disparó. Así Beigel terminó siendo una víctima más. “Estoy viva gracias a él”, dijo una estudiante al programa Good Morning America.

Los actos de maldad de un atacante desquiciado contrarrestan con las acciones nobles de quienes aman tanto la vida que deciden sacrificarse por ella. Son historias que conmueven, que nos hacen preguntarnos qué hubiésemos hecho en su lugar y que nos permiten ver que la verdadera humanidad se manifiesta en actos de heroísmo que están presentes no solo en las películas de ficción sino en tantas almas nobles que, después de muertos, salen del anonimato para darnos lecciones de grandeza.