Puntos destacados de la ordenación episcopal

A propósito de la ordenación del obispo Jorge Rodríguez

Lara Montoya

La Misa de Ordenación de un obispo puede ser una liturgia larga. Si no sabes lo que está pasando, puedes perder mucho del simbolismo y del significado detrás de los diversos momentos del rito.

He aquí un breve resumen de los momentos clave de una ordenación episcopal.

Procesión: La procesión de entrada es uno de los momentos más emotivos y fotogénicos de cualquier gran liturgia, y la misa de ordenación del viernes no será una excepción. Más de 160 sacerdotes, obispos y un cardenal se trasladarán a la Basílica Catedral de la Inmaculada Concepción, a partir de las 12:15 pm, y la procesión tomará aproximadamente 15 minutos. Como una nota de pie de página, el coro de 54 personas, dirigido por el Dr. Mark Lawlor, estará representado por miembros de varias parroquias en toda la Arquidiócesis de Denver, e incluyendo a muchos seminaristas.

Veni, Creator, Spiritus: La oración “Ven, Espíritu Santo” se canta después de la lectura del Evangelio y marca el comienzo del Rito de Ordenación de la Misa. La antigua oración invoca al Espíritu Santo.

Presentación del Elegido: El obispo electo es presentado al obispo consagrante por dos sacerdotes auxiliares de la archidiócesis: Mons. Michael Glenn de Our Lady of Peace en Silverthorne y Mons. Jorge de los Santos de la Parroquia Holy Rosary en Denver. Mons. Glenn le pedirá al obispo consagrante que ordene al obispo electo en nombre de la Arquidiócesis de Denver.

Carta Apostólica: La carta apostólica del Papa Francisco es leída en voz alta por el arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico en los Estados Unidos. Esta carta da testimonio del deseo del Vicario de Cristo de que un hombre reciba el tercer y último “grado” del Sacramento de la Orden, es decir, el episcopado.

Consentimiento: Después de leer el documento, todos los presentes dan su aceptación a la elección del obispo diciendo: “Demos gracias al Señor”.

Nueve Promesas: Después de la homilía, se hacen nueve preguntas al obispo electo para determinar si el candidato está: 1) preparado para cumplir este deber sagrado hasta el final de su vida; 2)  permanecer “fiel y constante” en la proclamación del Santo Evangelio, 2) Sin cambiar el “depósito de fe” que los apóstoles han pasado a lo largo de los siglos, 4) “construir la Iglesia como Cuerpo de Cristo”, 5) “permanecer unidos a ella dentro de la Orden de los Obispos bajo la autoridad del sucesor del apóstol Pedro, 6) guiar al pueblo de Dios “como un padre devoto”, 7) “ser acogedor y misericordioso con los pobres”, 8) “buscar a las ovejas que se desvían” 9 ) Y orar incesantemente por el pueblo de Dios.

Letanía de los Santos: El consagrante principal invita a todos los fieles a orar por el obispo electo, que luego se prosterna mientras toda la congregación canta la Letanía de los Santos.

bishop2

Fotos archivo de la ordenación de Mons Conley. Mayo de 2008.

Imposición de Manos y Oración de Ordenación: El consagrante principal pone las manos sobre la cabeza del obispo electo. Entonces, el Libro de los Evangelios abierto se coloca sobre la cabeza del obispo electo, mientras que el consagrante principal ofrece la Oración de Consagración, en parte con todos los obispos consagrantes.

bishop4Unción e Investidura: El Libro de los Evangelios es removido de encima de la cabeza de los nuevos obispos. El consagrante principal unge la cabeza del nuevo obispo con el Sagrado Crisma, le entrega el Libro de los Evangelios, le coloca el anillo en el dedo, la mitra en la cabeza, y le da el báculo pastoral.

 

bishop5Asiento del nuevo obispo: El nuevo obispo ocupa el primer lugar entre los obispos co consagrantes.

Beso de Paz: Antes de que la Misa continúe, el Rito de Ordenación termina con el beso de paz del consagrante principal y de todos los demás obispos presentes.

 

 

Próximamente: Arzobispo a los diáconos: “Hagan que sus matrimonios se destaquen”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Es esencial que sus matrimonios se destaquen”, dijo el arzobispo Samuel J. Aquila a los nueve hombres que fueron ordenados diáconos permanentes el pasado 17 de junio en la catedral basílica Immaculate Conception.

En la misma ceremonia fue ordenado también un diácono transitorio. Se trata de Shannon Thurman quien actualmente está estudiando en el seminario St. John XXIII de Massachusetts para ser sacerdote de la Arquidiócesis de Denver.

Los nuevos diáconos permanentes son: David Arling y Hal Goldwire, ambos del estado de Ohio; Ronald F. Beck, Robert Lanciotti, Ernest Martinez, Darell Nepil, y Pat Travis de Colorado; Geoffrey Bennett de Pensilvania y Greg Perzinski de Wyoming.

“Como diáconos ustedes están llamados a servir de diferentes maneras”, dijo el Arzobispo en su homilía antes de la ordenación. “Recuerden que el matrimonio es su primera vocación y que siempre debe ir primero”.

Monseñor Aquila les hizo un llamado a ser testigos en el mundo “del don y de la bendición del matrimonio”.

El Arzobispo, dirigiéndose a los sacerdotes que estarán trabajando con los diáconos en las parroquias, les alentó a recordar también que los diáconos son hombres casados, con esposa, hijos y nietos”.

“Ellos tienen familia. Tienen responsabilidades. Y uno de ellos es todavía joven y tiene seis hijos”, dijo el Arzobispo refiriéndose al diácono Greg Perzinski de 39 años, quien servirá en la parroquia Michael the Archangel en Aurora.

El Arzobispo dijo también que los diáconos son “testigos en el mundo”.

“Que el Señor cuya palabra es verdad, (…) continúe fortaleciéndolos y continúe guiándolos en su ministerio”, dijo. “Que ustedes continúen abriendo sus corazones, como María, a una mayor receptividad a su palabra”.

“Sepan que María intercede por ustedes todos los días como hijos para llevaros al único hijo, su hijo, Jesucristo. Que su amor por Él continúe aumentando cada día y que ustedes sean fieles siervos de Cristo en la Iglesia”.

Los diáconos se postraron en el suelo ante el altar mientras que el coro y los fieles cantaban la letanía de los santos. El Arzobispo puso sus manos en cada uno de los elegidos y pronunció silenciosamente las palabras de la ordenación. Cada uno fue presentado con los libros del Evangelio  como símbolo de que cada uno está llamado a creer, enseñar y practicar la Palabra de Dios.

¿Qué es el diácono permanente?

Es el primer grado del sacramento del orden. Inferior al de los presbíteros y obispos. Los diáconos asisten al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma. Asisten a la celebración del matrimonio, proclaman y predican el Evangelio, pueden administrar el sacramento del Bautismo, presidir exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.  Todo sacerdote debe ser ordenado primero diácono transitorio. En cambio, el diaconado permanente puede ser conferido a hombres casados, lo cual constituye un enriquecimiento importante para la misión de la Iglesia.

Fuente: Catecismo de la Iglesia Católica 1569 – 1571.