Propuesta de matrimonio en una obra de teatro

Carmen Elena Villa

“¿Te quieres casar conmigo?” Fue la pregunta que le hizo Juan Olivo de 25 años a su novia Génesis de 23, después de cuatro años de novios, con anillo en mano y con un ramo de flores. El escenario de la propuesta fue, literalmente, un escenario. Ocurrió al finalizar la obra de teatro “El taller del orfebre”, escrita por Karol Wojtyla (luego San Juan Pablo II) y en la cual ellos interpretaron el papel de un par de novios (Cristóbal y Mónica).

Esta obra, escrita en 1956, es una meditación sobre el matrimonio. Cristóbal y Mónica se preparan para casarse. Sin embargo, sienten temor debido a que los dos vienen de familias en las que se ha experimentado mucho dolor. La madre de Cristóbal quedó viuda siendo muy joven y el matrimonio de los padres de Mónica ha fracasado. Los padres de ambos novios visitaron en el pasado y de manera separada el taller del mismo un orfebre, quien les explica el significado de la alianza matrimonial. “El peso de estas alianzas de oro no es el peso del metal sino el peso específico del hombre, de cada uno de vosotros por separado y de los dos juntos”, les dijo el orfebre a Teresa y Andrés (padres de Cristóbal) cuando fueron juntos a comprar los anillos para su boda.

Puesta en escena

La idea de representar “El taller del orfebre” en español surgió del padre Félix Medina, párroco de Queen of Peace en Aurora, quien le preguntó a Gabriela Pasillas, directora de teatro, si se animaba a hacer el montaje. Un grupo de jóvenes de EvangelizArte (un proyecto que, como su nombre lo indica, busca la evangelización a través del arte) decidió seguir esta idea. Entre ellos estaban los novios Juan y Génesis quienes aceptaron el papel de los – también novios – Cristóbal y Mónica.

Y mientras que Juan se aprendía el libreto, memorizó una frase que fue más allá de la interpretación de un papel: “El amor es un continuo desafío que nos lanza Dios, y lo hace, tal vez, para que nosotros desafiemos también el destino”. Así se preguntó: “¿Y qué tal si le pido matrimonio dentro de la obra?”.

Aprovechó que Génesis salió de viaje, invitó a comer a sus futuros suegros para darles la noticia y pidió a sus amigos que fueran sus cómplices y le ayudaran a preparar esa inusual pedida de mano. Y mientras tanto, Génesis ni se imaginaba lo que iba a ocurrir en el escenario.

Y se llegó el día. Ella confiesa que vio a Juan algo nervioso, pero le pareció normal, pues era su primera presentación. También se sorprendió de que llegaran tantos amigos y parientes a ver la obra, pero pensó que era porque la querían ver en escena. “Antes de salir al escenario Juan me dio un beso en la frente. Él no suele ser así”, cuenta Génesis. Al finalizar la obra, en el momento de los aplausos y las venias, Juan fue por un ramo de flores. “Quizás son para Gabriela, la directora”, pensó Génesis, pero Juan se dirigió a su novia también con un anillo. Mientras tanto unos amigos suyos subieron al escenario con un letrero que decía: “¿Te quieres casar conmigo?”.  “Las piernas se me pusieron como un espagueti”, confesó Génesis, quien, emocionada (y enamorada) aceptó la propuesta delante del púbico que no paraba de aplaudir.

Para ambos, interpretar el papel de Cristóbal y Mónica en “El Taller del Orfebre” ha sido más que una representación teatral. Ellos al aprenderse los libretos, ensayar y luego salir a las tablas, han podido meditar en lo que significa esta vocación y la seriedad de lo que implica prometerse, delante de Dios, amor para siempre.

“Me han servido mucho las palabras que usa este papa, cuando dice que el matrimonio como un reto y nos alienta saber cómo llevarlo, venga lo que venga”, dice Génesis. “Yo estaba discerniendo si Dios me llamaba a casarme con Génesis y llegó esta obra. Le pedí a San Juan Pablo II que intercediera por mí y así lo hizo”, comenta Juan.

Estos novios contraerán matrimonio el 29 de septiembre para representar en sus propias vidas estos versos escritos hace 62 años. Como dijo en la obra Cristóbal a Mónica: “Cuando llegue el día de nuestra boda, vendré y te sacaré de tu casa, transformada en persona madura para el dolor del amor, para el dolor de un nuevo parto, y todos nos sentiremos inmensamente gozosos y todos alcanzaremos el límite de lo que, en el lenguaje de los hombres, se llama tal vez «felicidad»”.

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.