Por la educación de los hijos vale la pena sacrificarse

Mavi Barraza

Cuando Wendy y Francisco se mudaron a Denver y soñaban con el futuro de su familia, no contemplaban la posibilidad de enviar a sus hijos a una escuela privada, “mi esposo es chofer de camiones y yo soy trabajadora familiar del programa Head Start de Caridades Católicas, la posibilidad de una escuela católica estaba muy por encima de nuestras posibilidades”, señaló Wendy en una entrevista con este medio.

Sin embargo, ambos sabían que en este país de las oportunidades, tenían el derecho de escoger la educación que les darían a sus hijos y que si buscaban con empeño podían encontrar el modo de salir adelante y darles lo mejor.

“Como padres somos los primeros maestros de nuestros niños, es importante que les inculquemos desde pequeños los valores de nuestra fe y cultura”, asegura Wendy. Sin embargo, reconoce que esa formación no es suficiente, “no podemos ignorar que vivimos en medio de una cultura muy agresiva y que nuestros hijos están expuestos a ella, por eso la escuela, en donde van a pasar gran parte de su tiempo, en donde desarrollarán su mundo social y donde serán también formados, tiene mucha influencia y hace la diferencia”, añade Wendy.

Con esta conciencia, Wendy dedicó un buen tiempo en conocer las diferentes posibilidades educativas que existían en el área. Cuando su hijo mayor, Mario, iba a comenzar el kínder, ella visitó seis escuelas diferentes, la mayoría públicas.

“Una de estas escuelas estaba frente a mi casa, era muy conveniente, mi hijo se podía ir caminando y yo lo podía ver desde la puerta, pero cuando fui a visitarla, lo primero que vi fueron dos jovencitos abrazados y besándose justo frente a la oficina de la directora, sin ningún respeto, yo no quería que mi pequeñito estuviera expuesto a eso, por otro lado,  al entrar a los salones constaté que eran enormes, tenían un grupo de 35 niños para un solo maestro”.  Wendy encontró una realidad similar en otras escuelas públicas, pero no se dio por vencida, siguió buscando hasta que visitó la escuela católica St. Rose of Lima. “Vi un gran cambio, eran 12 a 15 niños por maestro,  los programas involucraban a los padres en la formación de los niños, había un ambiente de familia y lo mejor de todo es que era católica”.

Aunque la escuela era perfecta para lo que Wendy buscaba, los costos no estaban a su alcance, sin embargo, ella no se detuvo ni se desanimó. “Las escuelas católicas te ayudan mucho, tienen planes de financiamiento, becas disponibles, programas de ayuda, es cuestión de buscar y hacer sacrificios”, señala la madre hispana, quien para poder costear la colegiatura de sus dos hijos-Mario y Sergio- además de haber recibido ayuda de Seeds of Hope y ACE Scholarship, ofrece servicios de traducciones a la escuela. La escuela secundaria Machebeuf donde está matriculado el mayor ofrece además oportunidades de trabajo para el adolescente, que lo ayudan a pagar los costos de su educación.

“Si quieres lo mejor para tus hijos tienes que involucrarte y trabajar muy duro, incluso sacrificar cosas de la vida familiar. Ellos tienen que ver que estoy dispuesta a estar con ellos y caminar con ellos, eso es muy importante, eso a la vez los mueve a hacer sacrificios también”, dice Wendy, y comparte que cuando no alcanza el dinero para pagar la colegiatura, tienen que recortar muchas cosas, como salidas extras o momentos de entretenimiento.

Estos sacrificios además de permitirles una buena educación, han dado otros frutos, como unir a la familia, ayudarlos a vivir con corazones agradecidos e inculcar en todos ellos un gran sentido de solidaridad y responsabilidad.

“Mis hijos han aprendido a trabajar desde jóvenes durante los veranos, ellos ahora saben lo que cuestan las cosas porque han trabajado para ganárselas y así han aprendido a valorar mucho lo que tienen. Por otro lado saben que mientras mejor educación tengamos más oportunidades tendrán en la vida”, concluye Wendy.

 

Consejos de padres a padres

Los Villareal se sienten afortunados y bendecidos por la ayuda que han recibido para lograr que sus hijos reciban una educación de calidad. Con corazones agradecidos, quieren compartir algunos consejos a otros padres, que como ellos quieren lo mejor para sus hijos.

  1. Visitar diferentes escuelas para ver las opciones que uno tiene.
  2. Nunca desalentarnos cuando nos dicen los precios, sino preguntar inmediatamente que tipos de becas y ayuda tiene la escuela.
  3. Trabajar con la oficina de admisiones y completar todos los requisitos que pide la escuela, buscando orientación.
  4. Estar dispuestos a sacrificar cosas pensando que es una inversión que rendirá grandes frutos para el futuro de toda la familia.

 

 

 

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.