Para el amor de Dios no existen muros

El obispo Rodríguez presidió una Misa en español en la solemnidad de Cristo Rey.

Carmen Elena Villa

El domingo después del día de Acción de Gracias tuvo un especial significado para la comunidad inmigrante del norte de Colorado. En la solemnidad de Cristo Rey el obispo auxiliar de Denver monseñor Jorge Rodríguez celebró en la catedral Basílica Immaculate Conception una Misa por todos los que llegan a este país y que están a la espera de una reforma migratoria o un alivio a su situación de indocumentados.

La fiesta de Cristo Rey tiene un significado especial para la comunidad mexicana, ya que durante la persecución religiosa que se dio en este país a principios del siglo XX, muchos cristianos antes de ser asesinados, proclamaban valientemente la consigna: “Viva Cristo Rey”.

Unos 1.500 feligreses participaron de esta Eucaristía. Llegaron desde temprano, algunos en buses contratados por sus respectivas parroquias, unidos como comunidad para recordar que es Cristo quien reina en sus corazones y para encomendarle al Todopoderoso su respectiva situación.

 

Foto de Andrew Wright.

“Hay hermanos nuestros que tienen en las manos una orden de deportación”, dijo el obispo Rodríguez en su homilía. “No pueden dormir pensando en el momento de la ejecución de la orden y de lo que pasará con su familia”.

El Obispo se dirigió a tantos jóvenes quienes “ven su sueño de un futuro convertirse en una pesadilla”, y habló también a aquellos adultos que “temen ser mandados de vuelta a los lugares de los que salieron huyendo por la violencia del narcotráfico o de los gangs que les destruyen a sus hijos”.

Luego el prelado tomó la frase del Evangelio del Día en la que Cristo dijo: “Fui forastero y me hospedaron”, y resaltó cómo “Jesus se identifica con el inmigrante y recibe como hecho a sí mismo, lo que se haga al inmigrante: acogida o rechazo. En el inmigrante se acoge o se rechaza a Cristo”.

También aprovechó para unir su voz a la de todos los obispos que claman por una ley que otorgue a los jóvenes, no solo un perdón temporal a su deportación – como lo es DACA – “sino plena posibilidad de quedarse en el país, sin tener que separarse de sus familias”.

 

Asimismo indicó la necesidad de una extensión de los permisos TPS para los hermanos de El Salvador, Honduras y Haití y solicitó una reforma comprensiva que permita una vía de legalización de los inmigrantes: “que las familias no sean separadas, que se proteja a los niños que llegan solos; y que se revise con justicia todo el sistema migratorio en pleno respeto de la dignidad de la persona humana y de la familia”.

Al concluir la Misa, dos mujeres que han sido beneficiadas con el programa DACA, dieron su testimonio. Aline Cervantes, de 19 años compartió cómo “DACA me dio la oportunidad de ir a la universidad. Pero antes de ser soñadora soy hija de Dios. Él me regaló DACA, solo él sabe qué pasará. Jesús entiende nuestra angustia y nuestro dolor. Tenemos que tener esperanza y fe” y exhortó a los jóvenes presentes a no llenar sus corazones de rencor en contra de sus hermanos anglos.

Por su parte Michelle Fierro, de 24 años, dijo que justo pensó comprar su pasaje de regreso a México el 12 de junio de 2012, cuando ese mismo día se encontró con la sorpresa de que una orden ejecutiva podría aliviar de manera temporal su condición de indocumentada. “Sentí que fue Dios hablándome y diciéndome que mi lugar era aquí”, Fierro compartió con Denver Catholic en español cómo “de muy chica comencé a sentir las diferencias. Me sentía un poco menos y me preguntaba para qué seguir aquí si no podría tener futuro”. Después de que hubieran anunciando el fin de DACA ella tiene una convicción: “Hay que tener fe, Dios es quien nos gobierna, debemos decir: ‘Jesús en ti confío’ y seguir el plan que él tiene para nosotros”.

Al concluir la Eucaristía los feligreses entonaron muy efusivos y con fervor la canción “Tu reinarás”, agitando banderas blancas. Luego comenzaron a gritar, como tantos compatriotas suyos lo hicieron a punto de morir: “¡Viva Cristo Rey!”, a aquel Rey que, como dijo el Obispo “nos invita a confiar, que vela por todos: por los de un lado y por los del otro, porque para su amor no existen muros. Y nos invita sobre todo a mantener la esperanza: él va a reunir a los que están dispersos”.

 

Próximamente: La marcha pro-vida 2018 compartirá la alegría de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

Te invitamos a marchar en apoyo al movimiento de derechos civiles más vital que existe al momento, y lo único que necesitas es llevar tu alegría.

Ese es el mensaje de la marcha y la manifestación Celebrate Life 2018 organizada por la oficina de Respect Life (respeto a la vida) de la Arquidiócesis de Denver.

Con el tema “Trae tu alegría”, el evento anual, que se llevará a cabo el 13 de enero a las afueras del Capitolio de Colorado, es una muestra de unidad y solidaridad con el derecho de la vida.

Todos están invitados a ser testigos de la santidad y del valor de la vida humana en cada edad y etapa.En años pasados la cifra de asistentes ha llegado a 3 mil. Los participantes se congregarán en las escalinatas al oeste del Capitolio a la 1 p.m. antes de comenzar la marcha por el vecindario de Capitol Hill, que estará acompañada de varios grupos musicales

Entre los oradores están el arzobispo de Denver Samuel J Aquila, el ordenado ministro Presbiterano y presidente de Colorado Christian University, Don Sweeting y una hermana de la comunidad Sisters of life. También estará la coordinadora regional de Studens for Life of America Bethany Janzen, y el párroco de la Iglesia de los Todos los Santos, Monseñor Peter Quang Nguyen.

La música estará a cargo del popular artista Matt Miller y del coro del Seminario Teológico St. John Vianney. El maestro de ceremonias será Chris Stefanick, fundador de Real Life Catholic.

Según Grandon la celebración pretende construir puentes entre aquellos pro-vida hispano y angloparlantes en la Iglesia Católica y también con los [hermanos] protestantes.

Antes del evento el arzobispo Samuel Aquila presidirá una Misa a las 11:30 de la mañana en la Catedral Basílica Immaculate Conception. También se celebrarán simultáneamente Misas en otras seis parroquias (ver información al finalizar el artículo).

Las manifestaciones estarán acompañadas por una banda de mariachis y matachines, cuya danza ritual representa la victoria del cristianismo sobre el paganismo.

La marcha será liderada por Endow, un apostolado con sede en Denver que se dedica a estudiar las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la mujer.

“No te sientes en tu casa con apatía”, instó Grandon, señalando que se ha proporcionado a las familias una lista de cosas divertidas que hacer en Denver en RespectLifeDenver.org. “¡Ven a la marcha y quédate por la diversión!

“Al ver a todos los diferentes grupos, la gente se preguntará: ¿quiénes son? ¿De qué se trata todo eso?”, añadió. “Es poderoso el mostrarse sin vergüenza alguna, todos juntos y decir que cada vida que Dios ha creado tiene valor y dignidad”.

 

CELEBRATE LIFE 2018

Que: Marcha y manifestación Pro-life

Cuando: 13 de enero del 2018

Dónde: Escalinata oeste del Capitolio de Colorado 200 E. Colfax Blvd., Denver

Misas: Presidiendo el evento en parroquias del centro de Denver – 11:30 a.m. Catedral Basilica Immaculate Conception; o a las 11 a.m. en Holy Ghost o St. Elizabeth of Hungary, o en español en Annunciation, Our Lady of Guadalupe (presidida por el obispo Jorge Rodríguez), Sacred Heart o St. Joseph. Información: RespectLifeDenver.org o (720) 799-9299

 

Traducido del original en ingles por Mavi Barraza.