Papa Francisco: ¿negador del infierno?

Escritor Invitado

Por: Marybeth Bonacci

El Papa tiene un amigo, un amigo bastante colorido, con el que le gusta chatear periódicamente. Este amigo, desafortunadamente, también es periodista. Un periodista de 94 años que se enorgullece de nunca grabar conversaciones o tomar notas, y en su lugar “reconstruye” las conversaciones después del hecho. Que pudo haber sido bueno cuando tenía 40 años. Pero medio siglo después es probable que sea hora de que cuelgue este peculiar truco de salón.

Para que no meta a alguien en problemas.

No sé lo que dijo el Santo Padre en su conversación más reciente con Eugenio Scalfari. Pero la reconstrucción de Scalfari hace parecer que el Supremo Pontífice Romano insinúa que el infierno de hecho no existe, que las almas de los condenados simplemente dejan de existir en el momento de la muerte.

Esto, como uno podría imaginar, está causando bastantes dolores de cabeza en el Vaticano. No quisiera saber qué dijo el Santo Padre. Prefiero quedarme con lo que sé, basándome en múltiples declaraciones registradas, reales, verificables, que el Papa Francisco ha hecho durante años.

Y eso es: el Santo Padre realmente cree lo que la Iglesia enseña acerca de la muerte, el juicio, el cielo y el infierno. Además, ha hecho algunas declaraciones bastante profundas sobre el tema.

Me llamó particularmente la atención su respuesta hace unos años a una mujer joven que le preguntó cómo podría existir el infierno si Dios perdona a todos. Él reconoció que era una buena pregunta, le contó sobre la caída de Satanás y luego dijo: “Quería el lugar de Dios”. Y Dios quería perdonarlo, pero él dijo: ‘No necesito tu perdón. ¡Yo soy lo suficientemente bueno!'”

Él continuó diciendo “Esto es el infierno”. Es decirle a Dios, ‘Tu cuídate porque me cuidaré solo’ No te envían al infierno, vas allí porque eliges estar allí. El infierno es querer estar lejos de Dios por no querer el amor de Dios. Esto es el infierno.”

Esta es la enseñanza de la Iglesia, bellamente planteada. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que el infierno “estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados”. (CIC 1033)

Dios nos creó para Él. Pero tenemos que elegirlo libremente, o nuestra unión con él no tendría sentido, [sería] una forma de cautiverio. Si somos libres, nuestras opciones deben ser significativas, no solo ilusiones. Y en esta vida, podemos elegir seguirlo o no.

El Infierno es simplemente la consecuencia de elegir “no Dios” en esta vida. No es un “lugar” que podamos ubicar en un mapa, como tampoco lo es el Cielo. Es un estado del alma. No tengo idea de cómo es, excepto que está completamente separado de Dios. Dios es la fuente de todo bien. Dios es compasión. Dios es amor. Dios es belleza. Esa falta de belleza, amor y compasión, y cualquier otro bien, es el Infierno.

No podría ser agradable.

Dios no nos “envía” al infierno. Lo elegimos, por la forma en que vivimos nuestras vidas. No sé cómo es la escena final, pero a menudo escuché la especulación de que, para el alma condenada, la posibilidad de pasar la eternidad contemplando el rostro del Dios que rechazaron es tan dolorosa que ellos mismos, en ese momento, eligen exclusión de su presencia. Dios no lo eligió para ellos. Ellos lo hicieron.

Encuentro eso extrañamente reconfortante.

A veces me divierte saber que algunas de las mismas personas que condenan la mentalidad de “todos obtienen un trofeo” en los deportes juveniles, también se suscriben a una teología del más allá de “todos van al cielo”. ¿Realmente creemos que Dios es ese “todo el mundo recibe un trofeo”? ¿Que nos puso en esta tierra sin más objetivo que hacer lo que nos plazca durante la mayor parte de un siglo más o menos? Y que, al final, no importa cómo nos hayamos comportado, o si vivimos su amor o no.

¿Que nuestra “recompensa” en realidad no tiene sentido? ¿Todo eso, bueno, malo y en el medio, es igualmente recompensado por la forma en que usamos nuestro tiempo aquí [en la tierra]?

No lo creo. Creo que nos colocó aquí con un objetivo, y ese objetivo es Él. Y lo aceptamos o no lo aceptamos.

Afortunadamente, creo firmemente que el Papa Francisco cree lo mismo.

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.