Oración y Marchas en el 41 aniversario de la legalización del aborto en EEUU

Mayé Agama

56.9 millones de bebés han sido abortados en el país, desde que en 1973 la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó esta práctica.  El 22 de enero se cumplen 41 años de dicha decisión y sólo unos días después, se cumplirán 20 años de las proféticas palabras de la Beata Madre Teresa de Calcuta sobre el tema: “Creo que el mayor destructor de la paz hoy es el aborto”.

Según la organización Latinos por la Vida, entre los millones de bebés abortados en el país, el 34%  son hispanos.

Abortos en los EEUU

Ante la urgente necesidad de combatir la cultura de muerte y pedir para que termine el aborto en todo el mundo, distintas organizaciones realizarán actividades pro-vida en el país.

En Denver, se llevarán a cabo varias ceremonias el día de mañana, 18 de enero:

Misa por la vida: El Arzobispo de Denver, Mons. Samuel J. Aquila, presidirá la Misa por la Vida, mañana 18 de enero a las 12:10 p.m. en la Catedral de la Inmaculada Concepción, en el Centro de Denver.

Marcha por la Vida: El mismo 18 a la 1:00 p.m. Colorado Right to Life realizará una Marcha en el Capitolio, también en el Centro de Denver. Líderes pro-vida compartirán sus reflexiones en favor de una cultura de la vida. Mayor Información en el 303-753-9394.

Memorial a los 41 años: Con el fin de rezar y recordar a los niños que perdieron la vida en estos 41 años de aborto legal en el país, el Arzobispo de Denver presidirá también el 18 a las 3:00 p.m. una ceremonia en el Centro de la Mujer Lighthouse (3894 Olive St., Denver), ubicado a una cuadra del segundo local abortista más grande del país Planned Parenthood. Habrá cantos, oraciones y flores en honor a los bebés abortados.

 

 

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.