Ocho pasos para aclarar una noticia sospechosa sobre el Papa Francisco

Lara Montoya

CATHOLIC.LINK.COM   Francisco es un Papa que comunica a cada instante, un Papa muy humano, y esto lo convierte en una persona cercana y muy auténtica. Muchos expertos de comunicación en el mundo han destacado sus capacidades comunicativas en el lenguaje, incluso en el no verbal. Pero lastimosamente otros ─no tan expertos─ inventan, reinterpretan o ponen en boca del Papa palabras que él nunca ha dicho y que suscitan confusión. Estas, tomadas en su mayoría fuera de contexto o pegadas de un lado y otro, han provocado en los últimos días una gran polémica.

Dos ejemplos recientes los tenemos en declaraciones que el Papa ha hecho en sus útimas ruedas de prensa. El primer caso ocurrió cuando un periodista francés le preguntó sobre el atentado al periódico Charlie Hebdo en París. Él respondió: “Es verdad que no puedes reaccionar violentamente. Pero, si el Dr. Gasbarri (organizador de los viajes papales), mi gran amigo, dice algo contra mi madre, puede esperar un golpe. Es normal”. La siguiente declaración se dio cuando, en el vuelo de retorno de Filipinas a Roma el Papa habló sobre la paternidad responsable: “Algunos creen que, disculpen la palabra, eh, que para ser buenos católicos tenemos que ser como conejos”.

Primero, como dije en el párrafo anterior, no podemos leer las frases solas, fuera de su contexto. Siempre han sido dichas dentro de respuestas coherentes y completas, de discursos, homilías o declaraciones. Y segundo, tenemos que considerar que el Papa Francisco habla mucho con analogías y en sus declaraciones decide hablar a católicos y no católicos en un lenguaje sencillo y cotidiano que todos podamos entender. Su modo de hablar es idiomático y muy coloquial, todo esto muy relacionado a su modo de ser latino.


Es por ello que hemos querido en este post ayudarles a aclarar cómo saber si determinadas palabras las dijo o no el Papa y cuál es su contexto. Acá les dejo algunos tips (apoyando la infografía), que hemos tenido que aprender a la fuerza, en este tiempo, donde la información fluye con tanta rapidez:

1. Lee el artículo, noticia, infografía, frase, meme, lo que sea que diga “dijo el Papa”. Si te parece raro mantén la calma y usa tu propia capacidad de discernimiento. Me refiero a: ¡no lo compartas en Facebook o twitter! y pongas “¿esto será cierto?” Cuando dudes, googlea las palabras exactas y busca en la web oficial del Vaticano, en su página deNoticias, en L´Osservatore Romano o en medios católicos confiables como ACI PrensaZenit o Aleteia.

2. No sigas perfiles falsos del Papa en Facebook ni en Twitter: El canal oficial del Vaticano en Facebook es uno solo, lo mismo que en Twitter.

3. Por último, cuando estés seguro que lo que leíste es verdad, ahora sí ¡compártelo! y cita la fuente de donde lo sacaste, para que tus amigos salgan de la ignorancia y aprendan dónde informarse bien de lo que va diciendo el Papa. Puedes empezar compartiendo este post y ¡así todos se enterarán de que los jardines vaticanos no han sido vendidos por el Papa!.

Para leer el texto completo de la rueda de prensa en el vuelo de regreso de Filipinas a Roma haz click aquí.

Próximamente: Pastores en la calle

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

En los últimos años, el Camino Neocatecumenal, un carisma de la Iglesia Católica que tiene como objetivo dirigir a la gente a madurar en la fe cristiana, ha anunciado, durante la Pascua, la Buena Nueva de Jesucristo en plazas públicas a través de la arquidiócesis. Este año, por primera vez, el proyecto de evangelización “Great Missión” (“La gran misión”) tuvo lugar en 16th Street Mall en el centro de Denver.

Desde el inicio, hace 35 años, el 16th Street Mall ha permanecido como una de las principales atracciones para los visitantes, donde llegan tanto turistas como personas del lugar al corredor de una milla de largo, que ofrece una variedad de restaurantes, tiendas y negocios.

“Era el lugar perfecto para la Gran Misión, dijo el sacerdote de Denver Grzegorz Wojcik, original de Polonia, quien fue parte del equipo del camino en la parroquia St. Louis en Englewood, y que anunció la Buena Nueva en el centro comercial. “¡Fue estupendo…enseñar [a la gente] que la Iglesia los está buscando”! dijo el Padre Wojcik, quien hoy es el párroco de St. William en Fort Lupton. “Esto demostró que aún en Denver, una ciudad moderna, Jesucristo va hacia ellos.

El 14 de mayo, el quinto domingo de Pascua, el equipo de Great Mission llevó a cinco sacerdotes católicos, quienes ofrecieron confesiones en el centro comercial.

“Nunca he visto eso antes, que el sacramento [de Reconciliación] venga a las calles”, dijo Flora Potter, miembro del equipo de Great Mission a quien se le asignó sostener una pancarta que decía: “Confesión disponible con un sacerdote católico, HOY”.

“Fue el momento de evangelización más increíble que he experimentado”, dijo Potter. “Llevar el amor de Cristo a la gente en la calle ¡Pastores, que huelen a oveja!”.

“Mientras la gente leía las palabras en la pancarta, sus caras expresaban sorpresa, incredulidad, tristeza, sufrimiento, alegría, ira, dolor, deleite, disgusto y gratitud ¡Me di cuenta de que esto era verdadera evangelización!”, dijo Potter.

“Fue llevar a Dios a las calles”, añadió, “donde la gente pudiera verlo”. El padre Wojcik dijo que la experiencia le recordó escenas de las Escrituras donde la gente pasa por su vida cotidiana y de repente, Cristo aparece.

“Jesús estaba presente ahí,” dijo el padre Wojcik. “Él los estaba buscando. Estaba dando felicidad, la oportunidad de ser libres”.

A pesar de la disponibilidad abundante de los sacerdotes, el padre Wojcik dijo que solo unas 20 personas aprovecharon la confesión.

“Las pocas personas que vinieron, a pesar de las distracciones del 16th Street Mall, fueron increíbles”, dijo.

“Fue un privilegio llevar a cabo este anuncio que cambia vidas”, afirmó. “¿Cómo puedes vivir de la misma manera después de saber que Jesús está aquí en 16th Street Mall, entre las calles 16th y Champa?”.

La mayoría de los transeúntes, dijo el sacerdote, consideraron curioso y entretenido el esfuerzo de evangelización.

“Algunos se pararon por un minuto o dos”, dijo. “Muchos tomaron fotos, pero muy pocos se quedaron a escuchar. Fue un gran descubrimiento: de que Jesús es como un espectáculo, como si no lo necesitaran. No hay tiempo para Jesús, tengo que vivir mi vida”.

Lo que pudo parecer tonto para muchas personas, no lo fue para el equipo de evangelización. “Pudimos hablar con estudiantes, indigentes, veteranos viviendo en casas de refugio, gente que vive en el centro que son afluentes”.

“Gente de toda clase social pasa por ahí”, dijo Sue Van Doren, coordinadora del equipo de 13 miembros de Great Mission de 16th Street Mall, que cuenta con el apoyo de una comunidad de unas 40 personas.

“Estamos anunciando la Buena Nueva de que Dios te ama y te conoce por tu nombre”, dijo. “Hubo oración, cantos y bailes -la gente de nuestra comunidad hablaba conaquellos que estaban en la calle ¡Fue maravilloso!”.

El esfuerzo no fue para hacer proselitismo o para o hacer nuevos miembros del Camino o católicos conversos , dijo el padre Wojcik.

“Fue para mostrar el rostro de Jesucristo”, dijo. “Para anunciar el Evangelio. Fue la Iglesia presente, recordándole a la gente el amor de Dios”.

“Como un faro que ilumina a los barcos que están en el mar”, añadió, “la gente no tiene que venir [a la Iglesia], si no que necesitan ver a Cristo [para que] puedan ser salvos”.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.