Obispos de Denver: Tiroteos masivos un “cáncer en la sociedad”

Recuerdan a los fieles amarse los unos a los otros, recen por las víctimas.

Karna Swanson

Los obispos de la Arquidiócesis de Denver califican los recientes violentos tiroteos masivos como un “cáncer” en la sociedad.

El arzobispo Samuel J. Aquila, de Denver, y el obispo auxiliar, Jorge Rodríguez, de Denver, hicieron estas declaraciones en un comunicado publicado tras el tiroteo de Walmart del 1 de noviembre en Thornton, Colorado, que dejó tres muertos.

“Estos actos de violencia indiscriminada son un cáncer creciente en nuestra sociedad”, escribieron los obispos, “que reflejan cuán poco valora y defiende nuestra cultura la dignidad de la vida humana”.

Los obispos les recuerdan a los fieles su deber de “amarse los unos a los otros” y de “tratarse unos a otros con cortesía, dignidad y respeto”. Además, hacen una invitación a unirse a ellos en oración por las víctimas y sus familias.

A continuación, el comunicado completo:

# # #

La noche del miércoles en Thornton, un hombre entró a Walmart alrededor de las 6 p.m. y “despreocupadamente” abrió fuego disparando a aquellos que se encontraban a su alrededor.

Después, huyó del lugar de los hechos, luego de haber matado a tres personas: dos hombres y una mujer. No se han reportado otros heridos.

Aquí en Colorado fuimos testigos en 1999 de uno de los primeros y   más atroces tiroteos masivos de tiempos recientes, en la escuela preparatoria Colombine. Luego en el 2012 presenciamos el tiroteo en el cine Century 16 en Aurora. En los últimos años han ocurrido demasiados eventos similares. Estos actos de violencia indiscriminada son un cáncer creciente en nuestra sociedad, que reflejan cuán poco valora y defiende nuestra cultura la dignidad de la vida humana

Hay algo profundamente mal en nuestra sociedad donde actos de violencia sin sentido continúan repitiéndose una y otra vez, con mayor arbitrariedad y menos restricciones.

A raíz de tal muestra de maldad pura, uno puede sentirse impotente. Pero debemos recordar que todos tenemos la capacidad y el deber de inculcar el amor cristiano a nuestra cultura. Estos actos nos llaman a reflexionar en nuestros corazones como nos amamos los unos a los otros, y como estamos llamados a tratarnos unos a otros con cortesía, dignidad y respeto.

Oremos todos hoy por las víctimas y sus familiares, y por la comunidad de Thornton. Que encuentren el consuelo y la paz que solo Nuestro Señor y Salvador Jesucristo puede dar.

 

Reverendísimo Samuel J. Aquila, S.T.L.                           Arzobispo de Denver

 

Reverendísimo Jorge H. Rodríguez, Ph.D.                     Obispo Auxiliar de Denver

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.