Nuevos párrocos y vicarios servirán en Denver

Carmen Elena Villa

La arquidiócesis de Denver dio a conocer recientemente los nuevos nombramientos de párrocos y vicarios parroquiales para los próximos seis años, los cuales se harán efectivos a partir del 14 de junio.  Estos son algunos de los sacerdotes que han recibido una nueva misión.

 

Padre Warli de Araujo Castro, párroco de Holy Cross, Thornton.

“Estoy muy contento de que el Señor me haya llamado y enviado a esta nueva misión en una parroquia que tiene un nombre muy importante: Santa Cruz. Yo estoy llamado a servir y dar la vida por la gente que Dios pone delante de mí. También pienso en una frase de San Juan María Vianney: “Solamente un sacerdote enamorado de Dios puede cambiar una parroquia”. La prioridad es que yo esté enamorado de Dios y eso llega a mis feligreses. Pienso en mis pobrezas, mis defectos pero Dios me abrirá nuevos caminos para que yo pueda servir y amar a mis parroquianos de Holy Cross. Es un reto también seguir los pasos del obispo Rodríguez (que fue mi maestro en el seminario) en esta parroquia.

 

Monseñor Bernard Schmitz, párroco de St.  Joseph, Denver.

“Nunca me imaginé que iba a estar en Saint Joseph como párroco.  He conocido la parroquia desde me juventud.  El trabajo con la comunidad hispana es un desafió porque la necesidad es grande. He trabajado con la comunidad hispana como misionero en Colombia por ocho años y aquí en Colorado en parroquias en Greeley, Aurora, Commerce City, Colorado Springs y Longmont. Ellos me han enseñado a ser sacerdote. La comunidad hispana ha tenido un afecto grande en mí vida.  Como no soy yo hispano me toca de responder a ellos no con corazón hispano sino con el corazón de católico o sea con el corazón de la persona que busca el rosto del Señor con ellos”.

 

Monseñor Jorge de los Santos, párroco de Our Lady Mother of the Church, Commer City

Me duele dejar Holy Rosary porque hemos trabajado muy duro y construido una comunidad muy sólida. En lo pastoral es muy activa. Es un reto muy grande ir a Commer City. Necesito de la oración de todos los fieles tanto de Holy Rosary como de mi nueva parroquia y confío en el Señor y que con su gracia me llevará donde Él quiera.

 

Padre José María Quera. Párroco de Saint Clare of Assisi en Edwards.  y misiones en Saint Patrick, MinturnOur Lady of Mt. Carmel, RedcliffVail Chapel.

“Para mi cada nuevo nombramiento como párroco renueva la llamada que un día Dios me hizo como sacerdote misionero, de servir a su Iglesia donde quiera que Él me enviase. Estos 5 años sirviendo en la parroquia de Saint Mary de Rifle me han dado la oportunidad de trabajar con la comunidad hispana atendiendo sus necesidades espirituales, de formación y crecimiento en la fe. También ha sido un tiempo fantástico para crear nuevos  puentes de relación y comunión entre la realidad angloamericana e hispana de la parroquia. En mi nuevo nombramiento como párroco  de Saint Clare de Edwards, Saint Mary de Eagle, y de Saint Patrick de Minturn, espero, con la ayuda de Dios, la de los hermanos sacerdotes que colaboraran conmigo, y las comunidades hispanas presentes en estas parroquias, continuar sirviendo juntos en la gran misión de Evangelización  que Dios nos ha dado en su Hijo Jesucristo. Como decía San Pablo, el amor de Cristo nos urge a anunciar en cada generación su amor infinito. Un amor con poder para sanar las heridas de nuestros corazones y transformar nuestras vidas. Espero que el Espíritu Santo, que ama como solo Dios puede amar, las comunidades de las montañas del “Western Slope”,  nos siga acompañando con fuerza  en esta gran misión”.

 

Padre Mario Ramírez. Vicario parroquial de Ascension

Espero servir en esta parroquia a través de los dones y carismas que Dios me ha dado para transmitir la comunidad hispana porque allí los dos sacerdotes que hay son americanos. Para mí es una alegría poder transmitir la fe de aquello que nos mantiene en común con la tradición no solo del lenguaje sino de la cultura y esto nos puede ayudar a crecer en la misión de buscar la santidad. Sé que en Ascension hay mucho trabajo y que es una parroquia muy activa. Estuve ahí como diacono hace más de doce años.

 

Padre Mauricio Bermúdez. Vicario parroquial de Saint Michael the Archangel 

“Estoy contento de ir a St. Michael. Para mi es otra gran oportunidad para servir a la comunidad y sobre todo para seguir haciendo la voluntad de Dios.”

 

El nombre del nuevo párroco de Holy Rosary será dado a conocer próximamente.

 

A continuación la lista completa de nuevos párrocos y diáconos

Monseñor Jorge de los Santos, nombrado párroco, Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Además, seguirá sirviendo como director spiritual en los movimientos que sirven en el ministerio hispano.

  • Padre Warli de Araujo Castro, nombrado párroco de Holy Cross, Thornton.
  • Padre Humberto Marquez, nombrado párroco de John the Baptist Parish, Longmont.
  • Padre Michael Pavlakovich, V.F., nombrado párroco de Christ the King.
  • Padre Jose Maria Quera, nombrado párroco de Clare of Assisi, Edwards; St. Patrick, Minturn; Our Lady of Mt. Carmel, Redcliff; Vail Chapel.
  • Monseñor Bernard Schmitznombrado párroco de   Joseph, Denver.
  • Padre Tomasz Wikarski, V.F., nombrado párroco de Augustine, Brighton.
  • Padre James Baird, nombrado párroco de Martin de Porres, Boulder.
  • Padre Matthew Book, nombrado párroco, Light of the World, Littleton, Colorado.
  • Padre John Hilton, renombrado párroco,  Mary, Aspen.
  • Padre William Jungmann, nombrado párroco, Louis, Englewood.
  • Padre John Paul Leyba, nombrado párroco de la parroquia Frances Cabrini en Littleton.
  • Padre Kenneth Liuzzi, renombrado párroco de Francis de Sales en Denver.
  • Padre Sean McGrath, nombrado párroco de Shrine of St. Anne, Arvada.
  • Padre Edward Poehlmann, renombrado párroco de Presentation of Our Lady, Denver.
  • Padre Rocco Porter, V.F, renombrado párroco de John XIII,Fort Collins.
  • Padre Jerome Rohr, nombrado párroco de Patrick, Holyoke; Christ the King, Haxtun, y  Peter Fleming.
  • Padre Joseph Tran, nombrado párroco de Joseph, Golden.
  • Padre Jeffrey Wilborn, nombrado párroco, Blessed Sacrament, Denver. Además será director espiritual adjunto en el seminario teológico John Vianneya partir del 15 de agosto.

 

Los siguientes sacerdotes han sido nombrados administradores de las respectivas parroquias:

  • Padre Nicholas Thompson Rose of Lima Denver.
  • Padre Adam Slominski, SChr. Joseph (Polish), Denver. Efectivo desde el 31 de marzo.
  • Padre Piotr Mozdyniewicz, nombrado administrador en Holy Trinity, Westminster, Colorado.
  • Padre Gerardo Garcia JimenezSaint Mary,Rifle; Sacred Heart,
  • Vicarios parroquiales
  • Padre Mauricio Bermudez, vicario parroquial de Michael the Archangel, Aurora.
  • Padre Crispin Kibambe, vicario parroquial de Clare of Assisi Edwards: St. Patrick, Minturn; Our Lady of Mt. Carmel, Redcliff.
  • Padre Mario Ramirez, vicario parroquial de Ascension, Denver, Colorado.
  • PadreJosé Saenz, renombrado vicario parroquial de, Immaculate Conception, Lafayette.
  • Padre Franklin Sequeira, vicario parroquial de Augustine, Brighton.
  • Padre Gregory Ames, nombrado vicario parroquial de Spirit of Christ.
  • Padre Albert Berkmans, H.G.N.,vicario parroquial de, Notre Dame, Denver.
  • Padre Matthew Hartley, vicario parroquial de Thérèse, Aurora.
  • Padre Felicien Mbalavicario parroquial de  Mary, Breckenridge y Our Lady of Peace, Silverthorne.
  • Padre Emmanuel Osigwe, vicario parroquial,Cathedral Basilica of the Immaculate Conception.
  • Padre Miljenko Pavkovic, vicario parroquial de Anthony of Padua.

Retiros:

La Arquidiócesis agradece el trabajo y dedicación de algunos sacerdotes que por cuestiones de edad se retiran de sus respectivas misiones:

  • Padre Dennis Garrou.
  • Padre Roger Lascelle.
  • Padre Robert Reycraft.
  • Padre Reinhold Weissbeck.

 

Otros cambios:

  • Padre Daniel Leonard, rector del seminario teológico John Vianney a partir del 1 de junio de 2017.
  • El padre Joseph Domanha sido relevado de su ministerio en la Arquidiócesis para comenzar un período de discernimiento con los Siervos de Jesucristo.
  • Padre Christopher Hellstrom, nombrado director espiritual y encargado del ministerio de la oración de sanación y asistente del ministerio Vita In Ipsoa partir del 15 de agosto de 2017.
  • Padre Daniel McElheron, se le han otorgado facultades en la Arquidiócesis de Denver a partir del 27 de marzo de 2017.
  • Padre Joseph McLagan, nombrado capellán de Holy Family High School. Su residencia estará ubicada en Holy Crossen Thornton.
  • Padre Chad Ripperger, tendrá facultades en la arquidiócesis de Denver a partir del 27 de marzo de 2017.

 

Próximamente: La oración es la mejor arma

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¿Sabías que diariamente cada uno de nosotros ve centenares – si no son miles – de avisos publicitarios? De hecho, el censo entre los investigadores de marketing dice que es posible que se vean o escuchen hasta 4 mil por día.

Estamos bombardeados de mensajes y al mismo tiempo nos consuelan las palabras de San Pablo en su carta a los tesalonicenses: “Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros” (I Tes 5. 16 – 18).

Esta columna es la tercera y final de una serie de artículos que he escrito sobre la Exhortación Apostólica del Papa Gaudete et Exsultate, Regocijaos y alegraos, (las otras dos columnas se han publicado en nuestra página web n.d.t) la cual tiene como objetivo inspirar a todas las personas a la santidad. Como expliqué en mi columna anterior esta semana estaré reflexionando sobre la sección “En oración constante” y “Combate, vigilancia y discernimiento”. He escogido focalizarme específicamente en estas secciones porque ellas nos indican cómo los cristianos debemos interactuar y ver el mundo en el cual vivimos.

Y las preguntas sobre nuestra cosmovisión son especialmente importantes ya que la verdad se vuelve más difícil de descubrir con la avalancha de información que experimentamos.

El Papa Francisco dedica la última sección de su capítulo sobre la santidad al tema “En oración constante”, como la exhortación que hace San Pablo de orar continuamente. Esto suena imposible, y lo sería si tuviéramos que confiar solo en nuestras fuerzas o en nuestra capacidad de concentración. Pero sabemos que “para Dios todo es posible” (Mt. 19, 26).  Este reto es tan importante que el Papa Francisco dice: “No creo en la santidad sin oración” (GE 147).

La batalla que cada uno de nosotros enfrenta cada día y cada minuto está entre las realidades inmediatas que nos rodean en este mundo y las realidades sobrenaurales que se encuentran de manera simultánea en el trabajo. Tendemos a concentrarnos en lo que podemos ver y olvidamos aquello que no podemos ver. El Papa Francisco escribe. “El santo es una persona con espíritu orante, que necesita comunicarse con Dios. Es alguien que no soporta asfixiarse en la inmanencia cerrada de este mundo, y en medio de sus esfuerzos y entregas suspira por Dios, sale de sí en la alabanza y amplía sus límites en la contemplación del Señor” (GE 147).

Estar en oración continua no quiere decir recitar plegarias en todo momento o esperar siempre emociones intensas. Significa más bien permanecer en presencia de Dios en todo lo que hagamos.  Hacemos de Dios el final de cada acción, pensamiento o palabra. El Santo Padre cita a San Juan de la Cruz para describir esta manera de vivir. “Procure ser continuo en la oración, y en medio de los ejercicios corporales no la deje. Sea que coma, beba, hable con otros, o haga cualquier cosa, siempre ande deseando a Dios y apegando a Él su corazón” (GE 148).

El secreto de permanecer conectados con Dios en todo momento está en la relación con la Santa Trinidad.  Cuando sepas en tu corazón que tu identidad más fundamental es la de hijo de Dios Padre, serás capaz de pasar tiempo en silencio, descansando en la presencia del Espíritu Santo y escuchando atentamente su palabra. “En ese silencio es posible discernir, a la luz del Espíritu, los caminos de santidad que el Señor nos propone”, dice el Papa Francisco (GE 150).

El tiempo que empleamos encontrando a cada persona de la Santa Trinidad es lo que inflama nuestros corazones y nos cura. Nos permite profundizar en la realidad y aviva nuestra experiencia. El Papa se inspira en una hermosa experiencia de Santa Teresita de Lisieux para describir cómo una comunidad puede ser transformada.

“Una tarde de invierno estaba yo cumpliendo, como de costumbre, mi dulce tarea”, cuenta Santa Teresita. “De pronto, oí a lo lejos el sonido armonioso de un instrumento musical. Entonces me imaginé un salón muy bien iluminado, todo resplandeciente de ricos dorados; y en él, señoritas elegantemente vestidas, prodigándose mutuamente cumplidos y cortesías mundanas. Luego posé la mirada en la pobre enferma, a quien sostenía. En lugar de una melodía, escuchaba de vez en cuando sus gemidos lastimeros (…). No puedo expresar lo que pasó por mi alma. Lo único que sé es que el Señor la iluminó con los rayos de la verdad, los cuales sobrepasaban de tal modo el brillo tenebroso de las fiestas de la tierra, que no podía creer en mi felicidad” (GE 145).

El Santo Padre también reconoce que hay una batalla constante librada por el diablo para alejarnos de la vida centrada en Dios. Al principio del capítulo cinco, refiriéndose al combate espiritual, el Papa Francisco marca un punto en el que dice que cuando hablamos de la batalla con el mal, la Iglesia no solo está hablando de enfrentar una mentalidad mundana o esforzarse por superar las debilidades humanas (cf GE 158 – 159). Satanás es real; él es “un ser personal que nos acosa” (GE 160).  Esto se demuestra, dice el Papa, con el poder destructivo del maligno en el mundo que nos rodea.

Al mismo tiempo, no tenemos por qué sentirnos intimidados por esta batalla, sepamos que Jesús en la cruz venció el pecado, a la muerte y a Satanás. “Nadie resiste si opta por quedarse en un punto muerto, si se conforma con poco, si deja de soñar con ofrecerle al Señor una entrega más bella”, (GE, 163). La clave está en participar de esta lucha dependiendo de Jesús, cultivando todo aquello que es bueno, verdadero y hermoso, profundizando en nuestra vida de oración y creciendo en el amor.

Y mientras que comenzamos este tiempo de verano, oro para que tú puedas fortalecerte con la armadura de la oración constante, para que, tanto tú como las personas sobre las cuales tienes influencia se acerquen más a Jesucristo. Te invito a que crezcas en tu devoción y atención a la Eucaristía, a que reces el Rosario en familia. Que las palabras del Papa Francisco en la Evangelii Gaudium te inspiren a aceptar este desafío: “El triunfo cristiano es siempre una cruz, pero una cruz que al mismo tiempo es bandera de victoria, que se lleva con una ternura combativa ante los embates del mal” (EG 85).