Nuevos movimientos y comunidades que renuevan la Arquidiócesis

Carmen Elena Villa

Con información de Mary Cass. 

La Arquidiócesis de Denver ha invitado a diferentes movimientos, comunidades y obras eclesiales a enriquecer la iglesia local y a compartir su carisma de llamados a la vida laical y a participar de manera plena en la comunión y misión de la Iglesia.

Debido a la solemnidad de Pentecostés presentamos una reseña de los diferentes movimientos que hacen parte del “jardín de la Iglesia” adornado con muchas flores de diferentes colores y tipos, pero cada una única y por ello enriquece a la Iglesia entera.

 

Foto de Daniel Petty

Camino Neocatecumenal

El cardenal Müller lo describe como “un carisma que viene del Espíritu Santo”. La Santa Sede lo ha reconocido como “una de las formas de la implementación diocesana en la iniciación cristiana, la evangelización y educación permanente en la fe al servicio del obispo diocesano” (Estatutos. Artículos 1 y 2).

A petición del párroco y después de un período de catequesis, se forma una comunidad que vive la vida cristiana basada en un trípode: “Palabra de Dios-Liturgia-Comunidad”.

Con el tiempo la comunidad empieza a mostrar signos de fe adulta: amor y unidad. De las aproximadamente 30.000 comunidades en todo el mundo, cerca de 1.000 se encuentran en los EE.UU., cada uno formado por 50 a 100 personas.

El Camino Neocatecumenal está actualmente presente en 17 parroquias en la Arquidiócesis con aproximadamente 2.000 personas involucradas.

Para más información, póngase en contacto con el p. Giuseppe Fedele en fathergiuseppefedele@gmail.com.

 

Encuentro Matrimonial Mundial

Es un ministerio católico presente en casi cien países que busca proclamar el valor del matrimonio y de las órdenes sagradas en la Iglesia y en el mundo. El fin de semana del Encuentro Matrimonial es un retiro para que las parejas se enfoquen en su relación, profundicen su comunicación y logren una mayor comprensión de la belleza de su relación sacramental y el deseo de Dios para ellos como cónyuges. Un fin de semana ofrece a las parejas herramientas prácticas para mejorar la comunicación abierta y honesta sin conflictos. Las parejas, sacerdotes y religiosos pueden continuar su crecimiento en pequeños grupos que se reúnen regularmente. El fin de semana se presenta en inglés, español en eta arquidiócesis, y también se ofrece en otras expresiones de fe.

Para más información contacte a Gary y Brenda Granger: (303) 604-6202 o www.wwme.org.

 

Foto provista

Cursillos de cristiandad

Fundado en Palma de Mallorca, España, al final de los años cuarenta, por iniciativa de un pequeño grupo de laicos y sacerdotes que vieron la necesidad de formar personas para que se reavive su fe. Busca que las realidades del cristiano se hagan vida en las cualidades y características propias de cada persona, para que, descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, conduzca su libertad desde su convicción, refuerce su voluntad con su decisión y propicie la amistad en virtud de su constancia en su cotidiano vivir individual y comunitario.

Así los Cursillos de Cristiandad, proclaman la buena nueva de varias maneras. La mejor y más eficaz es la amistad y el compromiso con el prójimo que son en últimas los que nos llevan a Cristo.

Este movimiento está presente en las parroquias Holy Rosary de Denver y Holy Cross en Thornton y en ellas participan alrededor de 40 matrimonios. Los Cursillos de Cristiandad en Denver ofrecen un retiro al año para hombres y otro para mujeres. Por el momento solo prestan su ministerio a la comunidad hispana.

 

Prevención y rescate

Fundado en Los Ángeles en 1991 por William Portillo, un ex pandillero que estuvo en la cárcel y tuvo allí una conversión y le prometió a Dios que si se reducía su sentencia, él dedicaría su vida al servicio a los demás y así fue. Inicialmente su labor pastoral estaba enfocada solamente a jóvenes adictos del alcohol, las drogas o integrantes de pandillas, pero luego ha extendido su labor pastoral a las familias afectadas y a personas vulnerables que están en riesgo de caer en estos vicios. Como su nombre lo indica este movimiento en primer lugar busca prevenir a aquellos que no han caído en una vida de vicio y rescatar a quienes ya han tenido una mala experiencia en este sentido. También busca ayudar a personas con problemas de carácter. La pastoral se realiza por medio de una asamblea familiar en la que se reflexiona sobre un pasaje bíblico que busca iluminar la situación de las personas. En esta arquidiócesis Prevención y Rescate presta su labor pastoral en las parroquias Ascension, Saint Anthony of Padua en Denver, Saint Clare of Asisi en Edwards y Holy Family en Fort Collins. Actualmente solo ofrece su ministerio en español, pero muchas de las reuniones con los jóvenes son bilingües.

 

Foto de MacKenzie Carullo 

Renovación Carismática

La Renovación Carismática se puede definir como una “corriente de gracia” dada a la Iglesia después del Concilio Vaticano II. Fue fundada en 1967, por un grupo de estudiantes católicos de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, Pennsylvania quienes, durante un retiro experimentaron lo que vivió la Iglesia primitiva, de acuerdo con lo que narran los cuatro primeros capítulos de los Hechos de los Apóstoles.

Hoy la Renovación Carismática Católica cuenta con unos 130 millones de integrantes alrededor del mundo. En esta arquidiócesis están presentes en 35 parroquias con ministerio hispano y ocho parroquias anglo parlantes. Existe un total de 42 grupos de oración de los cuales forman parte alrededor de 4 mil integrantes.  Anualmente los miembros de la Renovación Carismática en español se reúnen en un congreso en Castle Rock y la comunidad americana realizan un congreso anual que este año se realizará en Boulder.

 

Foto de Analleli Juarez

Kairos

La palabra Kairos en griego significa “El Tiempo de Dios”. Es un Movimiento diocesano presente en varios estados de México y Estados Unidos que utiliza la experiencia de campamentos con jóvenes para brindarles espacios de sana recreación y compartir la fe. Allí participan de juegos, desafíos, momentos de recreación, dinámicas y un encuentro con la creación. Todo esto en vías a llevarlos hacia ese encuentro con Jesús. Cada campamento suele tener una cita bíblica como temática de reflexión.

Los integrantes de Kairos buscan brindar siempre apoyo en la pastoral diocesana y en las diferentes actividades que realizan parroquias donde están presentes (retiros, preparación para los sacramentos, bazares, colectas en la Misa etc.).

Kairos también ofrece espacios de formación como retiros, charlas, animación, reflexión, oraciones entre otros eventos.

En esta arquidiócesis cuenta con unos 150 integrantes entre adolescentes, jóvenes adultos y parejas de esposos y prestan su servicio en varias parroquias como Saint William en Fort Lupton, Holy Cross en Thornton donde tienen un grupo de adolescentes y Ascension en Denver donde cuentan con un grupo de jóvenes adultos. Su espiritualidad hace un énfasis especial en la letcio divina y la meditación de las Sagradas Escrituras. Además de los campamentos los integrantes de Kairos participan de talleres de formación espiritual y teológica.

 

Foto de Ana Tiscareño

Apóstoles de la palabra

Fundado en México en 1978 por el sacerdote italiano Flaviano Amatulli está conformado por niños, jóvenes y adultos que sirven a la Iglesia dando a conocer la Palabra de Dios formando pequeñas comunidades cristianas y fortaleciendo la fe de los católicos frente al proselitismo religioso, mediante visitas domiciliarias, pláticas, cursos, retiros, congresos entre otras actividades.

Sirven de apoyo en las parroquias y en actividades como el ministerio de lectores. También ofrecen cursos de Biblia y apologética.

En esta arquidiócesis están presentes en las parroquias de Holy Cross, en Thornton Our Lady Mother of the Church en Comerce City y Holy Rosary en Denver. Además tienen un programa de radio llamado Sinfonía Universal Salmo 150 en 1150 am. Mayor información en la página de Facebook de apóstoles de la Palabra

Foto provista

Movimiento Familiar Cristiano

 

Fundado en Chicago en el año 1949, busca formar familias que vivan su vocación de ser iglesias domésticas, que sean evangelizadas y a su vez, evangelizadoras. Estas entran en un proceso de formación que dura cuatro años. Los integrantes participan de Misas, reuniones cada 15 días con equipos de familia, paseos o días de camping y reuniones mensuales de liderazgo. Ofrecen también grupos para los hijos. La formación de los integrantes de este movimiento tiene cinco pilares: oración, estudio de las Sagradas Escrituras, hospitalidad, vida litúrgica y corresponsabilidad. Algunas de las parroquias en las que están presentes en Denver son: Queen of Peace en Aurora, Saint James en Denver, Saint Agustine en Brighton entre otras. Informes con Job Correa (720) 313-8893

 

Foto de Robert Lynn

Adoración nocturna

Este movimiento está conformado por hombres y mujeres que se consagran como soldados de Cristo. Su carisma es la adoración a Jesús Sacramentado en las horas de la noche que es cuando está solo y abandonado por la humanidad. Se rigen mediante un consejo arquidiocesano que cuenta con un director espiritual. En este caso es monseñor Jorge de los Santos (Párroco de Our Lady Mother of the Curch en Commerce City) y un co-director que es el padre Mario Ramirez (Vicario parroquial de Ascension). Cuenta con más de 500 integrantes en esta arquidiócesis, los cuales se dedican a la oración, la meditación y la contemplación ante el Santísimo Sacramento expuesto. Algunas de las parroquias en las que están presentes son Saint Helena en Fort Morgan, Saint Clare of Asisi en Edwards, Our Lady of Guadalupe en Denver y Our Lady of Peace en Greely. A partir del 17 de junio, fiesta de Corpus Christi, estarán también en Saint Cajetan. Informes con Luis Ponce (720) 810-9150

 

Próximamente: Monseñor Rodríguez habla sobre su primer año como obispo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

En entrevista con Denver Catholic en Español el obispo auxiliar de Denver monseñor Jorge Rodríguez habla sobre su primer año en el episcopado, sobre las nuevas tareas que ha debido asumir y sobre las reflexiones que le surgen en estos primeros doce meses.

 ¿Cuáles han sido los momentos más destacados en este primer año como obispo?

La ceremonia de ordenación el 4 de noviembre del año pasado, mi visita como obispo a mi diócesis de origen y la celebración con mi familia. También el encuentro con el Papa Francisco el pasado 14 de septiembre.

¿Cómo ha sido para usted esta experiencia de transición de ser párroco de Holy Cross a obispo auxiliar de Denver?

No fue fácil. Como sacerdote uno tiene necesidad de su familia parroquial. Tuve que dejarla y con ella dejar los planes y sueños en que veníamos trabajando. Como obispo el ritmo de trabajo es más intenso que el que tenía en la parroquia, pero muy diverso.

Recientemente fue también nombrado Vicario para el Clero ¿cómo es su experiencia de acompañar a los sacerdotes de la arquidiócesis?

Descubrí que la oficina del Vicario para el Clero incluye mucho trabajo de administración. Mi reto es no dejarme absorber por ella, sino estar disponible y en contacto frecuente con mis hermanos sacerdotes. Gracias a Dios, siempre he tenido mucho aprecio por mis hermanos sacerdotes y me da mucho gusto estar en su compañía. Mi nueva posición me da la oportunidad de transformar la amistad con ellos en servicio y apoyo. Ojalá que ellos también sientan que cuentan conmigo, más como hermano que como un burócrata encargado de supervisarlos. Los sacerdotes, junto con nuestro Arzobispo y nuestros hermanos diáconos, formamos una unidad. Quiera Dios que esta unidad que viene y fue querida por nuestro Señor Jesucristo, pase también por el corazón y la fraternidad.

¿Cómo ve la comunidad hispana en esta arquidiócesis? ¿Qué fortalezas y cuáles aspectos por mejorar?

La veo como un regalo providencial de Dios, como una infusión de vida, de fe, de tradiciones y de alegría en nuestra Iglesia Católica. Los católicos hispanos traen una fuerte devoción a la Eucaristía, a la Virgen María, al Santo Padre. Tienen mucho aprecio por sus sacerdotes y llenan de actividad las comunidades, por medio de los grupos de oración y los movimientos apostólicos.

Pero la comunidad hispana viene a insertarse en la Iglesia Católica que vive en los Estados Unidos y que tiene también su propia belleza y dones. Esto significa que hay que aprender a adaptarse a sus modos organizativos y a su empeño personal y económico con la parroquia. Al venir a los Estados Unidos, los hermanos hispanos se encuentran en un medio diverso, donde la mayoría pertenece a una grande variedad de iglesias protestantes. Por ello es importante que se eduquen en la fe, que conozcan su fe católica para que puedan responder a sus cuestiones y retos. Nuestra comunidad hispana tiene un corazón católico grande, pero necesita crecer en su conocimiento de la fe.

Las estadísticas dicen que solo el 3% de los seminaristas de Estados Unidos son hispanos ¿Cómo incentivar la pastoral vocacional en esta comunidad?

Nos conviene hacer un plan. El plan debe partir de las familias porque está comprobado que las vocaciones sacerdotales suelen venir de familias católicas sólidas y practicantes. Las vocaciones nacen más naturalmente de familias que rezan unidas, que asisten juntos a la Santa Misa los domingos; familias honestas donde se vive la fe y el amor.

Pero también hace falta una pastoral vocacional hecha de oración por las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada; de un programa de retiros, charlas y actividades en las que se presente a los jovencitos y chicas la belleza de consagrar la vida a Dios y al servicio de los hermanos; actividades de servicio a los más necesitados y a los que sufren, donde los jóvenes sientan la alegría del dar y que se ensanchen sus corazones para la donación total. El plan también debería incluir una participación más directa de los párrocos, que son los primeros en descubrir signos de vocación en los jóvenes.

En la vida de hoy se hace más difícil escuchar la llamada de Dios. El ruido del mundo impide que nuestros jóvenes oigan ese susurro en su corazón. Creo que parte del plan sería también encontrar medios para proteger a los jóvenes de la superficialidad y  el egoísmo del mundo, y abrirlos a la vida de oración, a la vida interior y a la apertura al llamado de Dios.

Los inmigrantes afrontan hoy muchos desafíos con el nuevo gobierno y el anuncio de la cancelación del DACA. ¿Qué mensaje podemos darles?

El mensaje de la esperanza. No está dicha la última palabra. Los gobiernos pasan, cambian, rechazan leyes, hacen leyes nuevas, las modifican. Dios es el Señor de la historia y del mundo. Su Palabra nos invita a poner toda la confianza en Él. ¿No nos dijo Jesús que valemos mucho más que los pajarillos y los lirios, que Dios cuida con tanto afecto y atención? ¿Y que no cae la hoja del árbol sin que Dios lo sepa? La vida sigue adelante y nunca hay que renunciar a los sueños. Siempre hay que ser un dreamer en la vida.

¿Qué frutos puede traer el V Encuentro a la pastoral hispana de Estados Unidos?

Creo que el V Encuentro tendrá un primer gran fruto en los que lo están caminando porque cada uno de ellos descubrirá al final del camino, que ahora posee un alma misionera, que está encendida por el amor de Dios. Estos líderes misioneros llevarán el fuego del V Encuentro a sus comunidades. Esto podría convertirse en un gran incendio del fuego del Espíritu, capaz de transformar la Iglesia Católica en los Estados Unidos, pasando de ser una Iglesia encerrada en sí misma a ser una Iglesia misionera.

Otro fruto creo que será darnos cuenta de la fuerza transformante que los jóvenes hispanos poseen en nuestra Iglesia. Ellos tomarán conciencia de su grande protagonismo, y los adultos nos daremos cuenta de la vida y futuro que los jóvenes representan para todos.

Usted estuvo recientemente en Roma en una reunión de nuevos obispos con el Santo Padre ¿Cómo fue esta experiencia? ¿Cuál fue el mensaje del Papa a quienes comienzan en el ministerio episcopal?

Siempre estar en la presencia del Santo Padre te da una emoción especial. Sabemos que es un hombre, pero al mismo tiempo como que nos hace sentir a Jesús, y nos hacer sentir Iglesia. Es un hombre sencillo en sí mismo, sin pretensiones y cercano. Cuando te saluda te mira a los ojos y hace ese momento fugaz muy personal. Cuando lo tuve enfrente aproveché para agradecerle su apoyo a los inmigrantes en los Estados Unidos.

Su mensaje a los nuevos Obispos fue de apertura al Espíritu Santo, que es quien guía a la Iglesia; apertura a nuevos modos, nuevas ideas, nuevas estrategias, evitando la rigidez y cerrazón en esquemas pasados que ya no corresponden a la realidad.