No te pierdas ‘el descubrimiento arqueológico más importante del siglo XX’

Vladimir Mauricio-Perez

“Bienvenido a Israel, la tierra bíblica que mana leche y miel en la encrucijada de África, Europa y Asia … un paraíso arqueológico”: estas palabras marcan el comienzo de una inmersión única en la vida del antiguo Israel que la exposición, Rollos del Mar Muerto, trae al Denver Museum of Nature and Science del 16 de marzo al 3 de septiembre.

La exposición, patrocinada por la Arquidiócesis de Denver, no solo muestra los auténticos Rollos del Mar Muerto que cautivaron a millones de creyentes y no creyentes de todo el mundo, sino también una cronología de tiempos bíblicos llenos de objetos antiguos que datan de eventos escritos en el Antiguo Testamento hace más de 3.000 años.

“Estamos convencidos de que los Rollos del Mar Muerto descubiertos en el desierto de Judea son el descubrimiento arqueológico más importante del siglo XX”, dijo el Dr. Uzi Dahari, delegado de las Antigüedades de Israel. “Estos pergaminos, escritos en hebreo, son la copia más antigua de la Biblia”.

De hecho, algunos de estos manuscritos son casi mil años más antiguos que las copias más antiguas de la Biblia que se han descubierto, proporcionando una gran riqueza de conocimiento sobre el judaísmo en el tiempo de Jesús.

Exhibición de los Rollos del Mar Muerto en el Denver Art Museum.

“Tantas cosas han cambiado [desde este descubrimiento]”, dijo el Dr. Michael Barber, profesor de Escritura y Teología en el Augustine Institute en Denver. “Ahora entendemos el judaísmo del primer siglo de una manera que no lo hicimos en el pasado y vemos cómo los autores bíblicos están respirando el mismo aire que otros judíos antiguos”.

El aire del Israel del primer siglo estaba lleno de expectativas para la venida del Mesías. Los Rollos del Mar Muerto, que han sido asociados con una comunidad judía religiosa única que vivió una vida estructurada, son testigos de esta realidad, explicó.

“[Estas comunidades] trataban de vivir de una manera que los preparara para la venida del Mesías. Esperaban una nueva alianza y la restauración de la gloria de Adán “, dijo el Dr. Barber. “Vemos tantas superposiciones de cómo el Nuevo Testamento es un cumplimiento de las expectativas judías de la época”.

La exposición sumerge a los visitantes en la historia del pueblo elegido de Dios, desde los artefactos impresos con sellos pertenecientes a reyes bíblicos, como Ezequías, hasta un auténtico bloque de piedra que cayó del Muro de las Lamentaciones de Jerusalén en el año 70 DC.

“Preferimos seleccionar artículos científicamente importantes, algunos muy pequeños, otros muy grandes … pero todos de gran importancia”, dijo el Dr. Dahari.

“Los sitios y artefactos arqueológicos de Israel han producido un extraordinario récord de logros humanos”, agregó la Dra. Risa Levitt Kohn, curadora de la exposición y profesora de la Universidad Estatal de San Diego en California. “Las ollas, monedas, armas, joyas y otros artefactos exhibidos en esta exposición constituyeron una contribución trascendental a nuestro legado cultural. Nos enseñan sobre el pasado, pero también nos enseñan sobre nosotros mismos”, concluyó la experta.

 

Próximamente: No te olvides de llevar a Dios a tu trabajo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Pertenezco a un grupo de oración en Facebook. La gente publica sus intenciones, y los otros miembros rezan. Una de las formas en que se puede dar un buen uso de las redes sociales.

El otro día publiqué, como lo hago en ocasiones, una petición para que los miembros rezaran por una transacción en la que he estado trabajando en mi negocio de bienes raíces. Ha sido estresante, y me ha causado gran ansiedad. Los otros miembros, como siempre, me apoyaron y me aseguraron que rezarían. Pero un miembro creyente me preguntó si creo que es apropiado pedir por el éxito en negociaciones comerciales. No se estaba negando, fíjate. Pero, aparentemente había hecho lo mismo en otro sitio de oración, y se le dijo que este no era un tema apropiado para una petición de oración. Me dijo que ella creía que era bastante apropiado, ya que su negocio es en realidad un apostolado, pues hacen rosarios. Definitivamente dignos de la oración

Y comencé a pensar: ¿son los fabricantes de rosarios el único “negocio” por el que podemos rezar? ¿Tenemos que, de alguna manera, estar involucrados directamente en un ministerio relacionado a la Iglesia antes de que Dios quiera escuchar lo que estamos haciendo?

Pienso que, como cristianos, tendemos a dividir el mundo y nuestras vidas entre lo “sagrado” y lo “secular”. “Sagrado” es la Misa del domingo. El tiempo de oración. Evangelización. El trabajo solo es sagrado si es para la iglesia, o está directamente relacionado a la evangelización. Todo lo demás: nuestros equipos de softbol, nuestras reuniones escolares, nuestra compra de víveres, nuestras vacaciones que no son de peregrinación, y especialmente “el mundo de los negocios” – son puramente “seculares”.  Dios está interesado en el primero, y no le importa tanto lo segundo.

¿Es verdad?

San Juan Pablo II, en su encíclica Laborem Exercens, nos dice que el trabajo es un aspecto fundamental de la vida del hombre en la tierra, y el lugar donde se une con Dios en su obra de creación, y cumple con su primer mandamiento “someter a la tierra”

El mismo San Juan Pablo II, en su hermoso libro “Amor y Responsabilidad”, define lo que él llama la “norma personalista”, que establece que la única respuesta apropiada y adecuada hacia una persona es el amor. En el lado negativo, porque cada uno de nosotros somos creados a imagen y semejanza de Dios, ninguna persona puede ser vista simplemente como un objeto de uso, nunca.

El “mundo de los negocios” es simplemente un lugar donde estos dos conceptos se encuentran. Para mí, eso lo hace un lugar sagrado. Y a Dios le importa mucho lo que pasa ahí.

Cuando entramos a nuestro trabajo el lunes por la mañana, no dejamos nuestra norma personalista en la puerta. Somos personas creadas a imagen y semejanza de Dios, uniéndonos con otras personas creados a su imagen, para realizar algún trabajo aquí en la tierra. Y estamos llamados a eso como cristianos para amarnos unos a otros, haciendo nuestro mejor esfuerzo, y a través de eso, llevando a Cristo a nuestros lugares de trabajos.

Y necesitamos de su ayuda para hacerlo.

Si desechamos el “mundo de los negocios” como simplemente secular, nos arriesgamos a despedir a Dios de nuestras vidas durante las más de 40 horas que pasamos en el trabajo cada semana. Y, en la medida en que apliquemos estas ideas al lado “comercial” del ministerio, también corrompemos eso. Los líderes del ministerio me dijeron el tratar mal a sus empleados estaba justificado porque “tenemos que hacerlo funcionar como un negocio”.

Así no se trata ningún negocio, ni sagrado, ni secular.

C.S. Lewis escribió que “nunca has conocido a un simple mortal”. De la misma manera, creo que no has hecho nada que sea meramente “secular”. Estamos trabajando en nuestra salvación, cada minuto de cada hora de cada día. Eso incluye el tiempo en el trabajo.

En cualquiera que sea el trabajo que haces, el Dios que tiene contadas cada una de las hebras de tu cabello, quiere participar en ello. Quiere que reces -por tus compañeros de trabajo, por su seguridad, por tu misión. Y sí. Por el éxito de todos tus esfuerzos, si esa es su voluntad.

No te olvides de llevar a Dios a tu trabajo.