No deje de ver “Pablo, el apóstol de Cristo”

Escritor Invitado

Por: Religión en libertad.

El próximo 23 de marzo, Viernes de Dolores, se estrena la gran superproducción religiosa del momento, Pablo, el apóstol de Cristo, que llegará a los cines de cara a la Semana Santa presentando el papel de San Pablo, conocido como el apóstol de los gentiles, en la expansión de la Iglesia debido a su abnegada vida evangelizadora.

Pablo de Tarso decidió entregar su vida para dar a conocer al  mundo a Jesús, al que nunca llegó a encontrar personalmente pero sí a conocer. Lucas, un médico inteligente y amante de las lenguas pudo convivir con Pablo largos años y transcribió palabra a palabra todo aquello que vio y oyó, dando lugar tanto al Evangelio como a los Hechos de los Apóstoles.

Jim Caviezel hace de San Lucas
La cara más conocida para el público católico será la de Jim Caviezel, que interpretará a San Lucas. Anteriormente fue protagonista de La Pasión de Cristo y que volverá a repetir en la secuela  que ya prepara Mel Gibson.
De San Pablo hará James Faulkner, protagonista de varios episodios en Juego de Tronos y que interpretó al Papa Sixto en una serie en la BBC. En el pasado, interpretó pequeños papeles en películas bíblicas como en la Pedro y Pablo (1981), que fue protagonizada por Anthony Hopkins y en Ben Hur (2010).

Otros actores conocidos que participan en el filme son Olivier Martínez, Joanna Whalley y John Lynch.

La película sobre San Pablo viene la garantía de haber sido dirigida por Andrew Hyatt, autor también del guión, que ya rodó la película Full of Grace (Llena de gracia), centrada en la figura de la Virgen María.

Pablo, preso en Roma
La nueva producción de AFFIRM Films, distribuida en España por Sony Pictures International,  muestra la persecución a los primeros creyentes en la Antigua Roma y cómo a pesar de ello la Iglesia de los primeros tiempos siguió adelante.

La película muestra como Pablo sufre en soledad en una prisión romana, a la espera de su ejecución por orden del emperador Nerón. A Mauricio, el ambicioso prefecto de la prisión, le cuesta imaginar qué clase de peligro podría suponer este hombre destrozado.

El  concepto de perdón
En otro tiempo, fue Saulo de Tarso, un brutal asesino de cristianos de alto rango. Ahora, su fe inquieta a Roma. Corriendo un gran riesgo, Lucas, el galeno, visita al anciano Pablo para confortarlo y atenderlo… así como para preguntarle, transcribir y sacar clandestinamente las cartas de Pablo a la creciente comunidad de creyentes. Pese a la inhumana persecución a la que los somete Nerón, estos hombres y mujeres difundirán el Evangelio de Jesucristo y cambiarán el mundo.

Rich Peluso, vicepresidente de Affirm Films, indicó que “junto a Jesús, nadie jugó un papel más central en el crecimiento de la iglesia primitiva que el apóstol Pablo”. Y añadió que este santo “escribió una vasta franja del Nuevo Testamento y viajó más de 10.000 kilómetros a pie para predicar el Evangelio de Jesucristo”.

Los responsables de la producción también han querido resaltar un aspecto importante de la película. “Su vida (la de Pablo) personifica el perdón, concepto que hoy parece casi imposible, pero desesperadamente necesario”, agregan.

Próximamente: Lecciones de Tailandia y Croacia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

(Fotos de Getty Images y Flickr)

Dos países que no necesariamente aparecen en las primeras páginas de nuestros periódicos con frecuencia, hicieron noticia en los últimos días con su buen ejemplo y sus lecciones de humildad y hermandad.

Fue impresionante ver el rescate de los niños del equipo de fútbol “Los jabalíes salvajes”, que se quedaron atrapados en una cueva ubicada en la provincia norteña de Chiang Rai en Tailandia. Daba escalofrío solamente ver el infográfico de ese complejo sistema de cuevas y ver cómo el agua había penetrado los angostos y oscuros túneles por los que pasaron los valientes buzos. Nos conmovimos con la heroicidad de Saman Gunan, el ex buzo de las fuerzas de élite de la Armada, quien a sus 38 años falleció en medio del intento por traer con vida a los niños. También con la generosidad del doctor australiano Richard Harris quien decidió, en medio de sus vacaciones en Tailandia, unirse al requipo de rescate y salir glorioso de esta travesía para luego recibir la noticia de la muerte de su padre.

El entrenador Ake, un ex monje budista nos ha dado una lección de perseverancia y serenidad en momentos de altísima tensión. Él les enseñó a los chicos técnicas de meditación para que mantuvieran la calma y para que pudieran respirar consumiendo la menor cantidad de aire posible. Una actitud que fue fundamental para que todos salieran con vida.

La solidaridad mundial, los cientos de tailandeses que donaron víveres a las familias de los niños atrapados y la vigilia de oración realizada alrededor de la cueva sirvieron como ejemplo de hermandad, de que el refrán “La unión hace la fuerza” es mucho más que un cliché cuando se hace vida.

Y los croatas nos dejaron muchas lecciones en el mundial Rusia 2018 con su juego limpio, su espíritu de equipo, su perseverancia hasta el final del partido, (incluso en medio de las decisiones polémicas del árbitro) y su actitud de humildad y grandeza al obtener el subcampeonato. Fue conmovedor ver a la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, con su camiseta puesta celebrando los dos goles y abrazando al final del partido a cada uno de los integrantes de este equipo que desafió todos los pronósticos.

Los jugadores de esta joven y sufrida nación no se atemorizaron al enfrentar a grandes rivales. Muchos quisimos ver a Croacia llevarse la Copa Mundo porque también nos hemos alegrado cuando un país (Como Francia en 1998 y España en 2010) se lleva por primera vez este trofeo a casa.

Varios de los jugadores, como Luka Modric, Dejan Lovren, Ivan Rakitic y Mario Mandzukic fueron víctimas en su infancia de la guerra de los Balcanes que terminó con la disolución de Yugoslavia en 1991. Algunos se vieron forzados a permanecer en su país. Otros pudieron huir y tuvieron que crecer lejos de su tierra. La casa de Modric fue incendiada por las fuerzas Serbias y su abuelo murió víctima de este conflicto. “La guerra me hizo más fuerte. No quisiera tener eso en mí para siempre, pero tampoco quiero olvidarlo”, comentó en una entrevista que citó la BBC.

En dos hechos y escenarios diferentes hemos aprendido que aún en circunstancias casi imposibles, se puede creer en el heroísmo, en el servicio desinteresado, en la capacidad de superación y en la humildad, una virtud tan olvidada como necesaria y que es el motor silencioso de esos actos que engrandecen la humanidad.