Mujeres de fe y éxito

Mavi Barraza

Marzo es el mes de la mujer, y en el Denver Catholic en Español, nos dimos a la tarea de buscar a algunas mujeres que en sus diferentes profesiones han alcanzado el éxito, guiadas por su fe.

 

De líder comunitaria a directora educativa

Ángela Cobián es una joven de 28 años nacida en California, descendiente de padres mexicanos, y feligrés de la parroquia Saint Cajetan.
Llegó a Colorado cuando tenía entre cuatro y cinco años y desde entonces se unió junto a su familia a la parroquia. Fue ahí donde esta joven se desarrolló como líder comunitaria, con la guía del padre Tomás Fraile quien, -junto con otros sacerdotes- fueron muy importantes para su desarrollo social y de fe.

Cobián a ocupado varias posiciones de liderazgo durante los últimos siete años, siempre integrando su vida profesional con su fe. “Fui maestra de segundo y tercer grado, con el propósito de introducir a las familias latinas a la ruta que va desde la escuela a la universidad”, dice al recordar que se dio cuenta de que muchas personas, aunque tenían la inteligencia, no terminaban una carrera porque no sabían cómo navegar en el sistema educativo.

Viajó a México donde trabajó con docentes de este país. Al regresar a Colorado, comenzó a trabajar como organizadora de la comunidad en Juntos Colorado. “Llegué a Saint Cajetan para organizar un ministerio de acción social y así se pudieron llevar a cabo varias oportunidades que impactaron a nuestra comunidad. [Entre ellas] un grupo de estudios bíblicos antes de la llegada del Papa Francisco a Estados Unidos, basado en las bienaventuranzas y aplicándolas al diario vivir en temas sociales como la inmigración”.

Cobián cuenta con una licenciatura en ciencias políticas y español, además de una maestría en educación – que obtuvo mientras era profesora en las escuelas públicas de Denver. Actualmente ocupa el cargo en una entidad nacional como gerente de estrategia de organización de la comunidad, para Denver y Tennessee. Ahí, se encarga de capacitar a maestros, padres de familia y alumnos para lograr un cambio en el sistema educativo público, así como reformas educativas y temas sociales como inmigración, en ambas ciudades.

Pero su pasión por hacer un cambio en su comunidad la llevo más allá. Comenzó una carrera política que la llevó a convertirse en directora de la mesa directiva de las escuelas públicas de Denver del área dos del suroeste de la ciudad (la zona alrededor de Saint Cajetan). Tiene 50 escuelas bajo su cargo, y entre sus tares se encuentra manejar – junto al resto de los miembros de la mesa directiva- el presupuesto escolar.

Ángela dice sentirse muy orgullosa de representar el área donde creció y donde aprendió gracias a sus guías espirituales. “Yo vivo una vida en la que mi profesión y mi fe están interconectadas, y eso me ha llevado a tomar decisiones que son de beneficio, no solo para mí sino para las personas a mi alrededor”, concluyó.

 

 

Tener para compartir

Lidia Tena, es una empresaria oriunda de Namiquipa, Chihuahua, madre de dos hijos y residente de Colorado, quien emigró a los Estados Unidos en 1984 con el fin de alcanzar una mejor vida.

Desde pequeña, Tena dejo ver sus dotes de emprendedora ya que en sus primeros años de escuela vendía dulces de jamoncillos que su mamá le ayudaba a preparar. Fue durante esas ventas escolares que se percató del don que había recibido de Dios y como buena emprendedora se dedicó a las ventas.

Lidia “empezó desde abajo”. Según nos cuenta, antes de abrir su primer negocio, se dedicó durante nueve años a las ventas directas para diferentes compañías, “vendí hasta fajas”, dice sonriendo y con el optimismo que la caracteriza.

Su historia como empresaria comenzó con una inversión mínima que la ayudo a comprar el oro suficiente para comenzar su negocio de venta directa. El primer día termino todo su inventario. Al siguiente pedido decidió aumentar su compra de mercancía y así, sucesivamente fue incrementando durante algunos años no solo el inventario, sino además las ventas. Convencida de la oportunidad de crecimiento que esto represento para ella, decidió empoderar a otras mujeres compartiéndoles la oportunidad de negocio y motivándolas a hacer lo mismo. Al poco tiempo el equipo que había formado, alcanzó las 14 personas.

Al cabo de algunos años de ventas exitosas, en el año 2002 abrió sus puertas la primera localidad de Joyería El Rubí. Cuando le preguntamos su receta para el éxito que ha alcanzado hasta el momento contestó diciendo: “La perseverancia, ser positivo, invertir, pero sobre todo la fe”. Cada mañana al comenzar el día Lidia fortalece su fe y bendice su jornada con un siempre pero importante acto que recomienda a toda persona: “Lo primero que hago al levantarme es agradecerle a Dios con mis oraciones”.

Lidia es una mujer con una fe de oro y la manifiesta no solo en sus actos diarios, sino además con su generosidad, compartiendo con los menos afortunados. En su parroquia Holy Rosary, ella se mantiene activa como parte del ministerio de Adoración Nocturna. Así mismo esta incansable mujer forma parte del movimiento de la Renovación Carismática y es fiel asistente al congreso anual.

“No cabe duda de que Dios me bendice”, dice, al recordar que hace algunos años sufrió un asalto en su negocio donde no solo perdió todo lo material, sino que la vida de su hijo estuvo en peligro. Aun así, con optimismo, valentía y Dios por delante, comenzó de nuevo y ahora se ha convertido en la propietaria de uno de los negocios de joyería más exitosos de la ciudad. Esto le ha permitido contribuir a su comunidad. “Una parte de lo que hoy gano es para dar. De lo que uno recibe, dar a los que no tienen”.

Cabe mencionar que sus donativos han alcanzan a la parroquia a la que pertenece y a algunas comunidades religiosas.

 

Éxito inspirado en una tradición familiar

Hablar de Santiago’s Burritos, es hablar de una tradición familiar que comienza hace décadas cuando Carmen Morales, propietaria de dicha cadena de restaurantes, era una niña. “Los burritos de desayuno están inspirados en mi madre, el Green chili es una receta de ella”.

Luego recuerda: “durante la Cuaresma mi mamá hacía burritos de almuerzo cada mañana, antes de ir a la escuela íbamos a Misa, y después nos daba de comer los burritos que había preparado. Uno de mis hermanos amaba los burritos de desayuno, era propietario de una compañía de construcción y después de un ataque cardiaco que sufrió, entre mi hermana y yo decidimos ayudarlo a abrir un restaurante usando la receta de mi mamá”, recuerda Carmen.

El primer restaurante se inauguró en Greeley con el nombre de Alberto’s. Ahí trabajaron Carmen, su hermana y su hermano por un tiempo hasta que ella, al ver la necesidad de trabajo de otros familiares, decidió abrir el primer Santiago’s en Brighton.
El segundo restaurante fue inaugurado por la hija mayor de Carmen, y los demás pertenecen a familiares o a empleados que trabajaron con ella en el pasado, “agradezco todo lo que ellos hicieron por mí ayudándome a crecer mi negocio”, asegura.

“Dios es maravilloso, los milagros llegan de Él”, dice. Ella misma ha vivido los milagros de Dios no solo por el éxito de su negocio sino además a nivel personal ya que tanto ella como una de sus nietas están viva por milagro.
La fe de esta mujer no solo se refleja en su trabajo con su gran devoción por Santiago Apóstol, por quien llevan el nombre sus restaurantes, sino además en su diario vivir con su amor a la Virgen. “[En unas vacaciones] fuimos a Turquía con mi familia, y visitamos el lugar donde la Virgen paso sus últimos tiempos ¡Nuestra fe nos hace ser quienes somos!”, dice con una sonrisa.

El éxito de esta empresaria tiene como base su fe, su familia, su trabajo y su caridad. Actualmente la cadena de restaurantes cuenta con 26 localidades en todo el estado. Y para asegurarse que la calidad del menú sea la misma, Carmen se reúne con los propietarios de cada restaurante y siempre comienza con una oración. “Yo les digo: tenemos que ser humildes, ayudar a todo el que podamos y dar gracias a Dios, Él es nuestro CEO”.

Carmen, quien solo terminó la secundaria, es una mujer de fe, íntegra y con valores, nacida en Brighton y con raíces de Nuevo México, que cree que los jóvenes pueden lograr lo que se propongan “creyendo en Dios y en ellos mismos, sabiendo que no hay obstáculos que no podamos vencer. Como decía mi madre: ‘Dios siempre nos está mirando, vive tu vida como quieres que Dios vea que la estás viviendo’”, finalizó.

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.