Millennials sin Facebook

Carmen Elena Villa

Los millennials son esa generación nacida entre 1981 y 1995 y que crecieron conectados a internet y sus derivados, sea desde su infancia o desde sus primeros años de juventud.

Para la mayoría de ellos el mundo digital tiene un protagonismo que incluso supera muchas veces el mundo real. Sin embargo, algunos prefieren permanecer al margen de herramientas como Facebook, aún a sabiendas de que en muchos aspectos podrían estar más desconectados en cuanto a lo que sucede con los amigos y conocidos que potencialmente agregarían si tuvieran una cuenta en esta red social. Denver Catholic entrevistó a algunos de ellos y conoció sus experiencias.

Desactivó su cuenta

Mary McGeehan tiene 27 años y es la coordinadora de eventos de la oficina de evangelización de la Arquidiócesis de Denver. Ella narra que decidió desactivar su cuenta en Facebook porque cuando accedía a esta red social “me comparaba de manera inconsciente con los demás y me sentía forzada a enfocarme demasiado en mí misma”.  Hoy en cambio, ella prefiere “vivir el momento” y “guardar las experiencias en mi memoria”. McGeehan considera que esto resulta más saludable que “estar preocupados por tomar una foto para presumir mi vida social en Facebook”.

Ahora, ella dice que puede enfocarse más en aquellas personas que son realmente sus amigos, con quienes le agrada pasar el tiempo. Ella prefiere saber de ellos “escuchando la historia completa sobre los acontecimientos de la vida” en lugar de “encontrar información de segunda mano”. Por ejemplo, si alguno de sus amigos se compromete para casarse “quiero escuchar la historia entera sobre la propuesta de matrimonio, ¡no solo ver las fotos del anillo”.  Y aunque admite que mucha gente logra usar de manera balanceada su cuenta en Facebook, “yo descubro que el no estar en esta red me trae el reto de ser más humana”.

 

Pensó que sería una moda pasajera

Por su parte, el padre Ryan O’Neill, de 34 años y director de vocaciones de la Arquidiócesis de Denver decidió desde que se creó esta red social, permanecer al margen de ella. Estando en la universidad, él, junto con un amigo suyo quien tomó la misma decisión, pensaron que esto sería “una moda pasajera”. Sin embargo, él ha visto que Facebook continúa creciendo en popularidad y desarrollando “un poder de permanencia”. Durante sus años en el seminario (2005 – 2012) el padre O’Neill decidió continuar con esta decisión en la cual ha perseverado después de ordenarse sacerdote, con una reflexión más madura sobre lo que implica estar conectado a esta red social. “Pareciera que causa un drama innecesario en la vida de mis amigos y conocidos que tienen una cuenta en Facebook. Los tienta de manera especial a perder una gran cantidad de tiempo”.

“Mucha gente me ha dicho que es muy bueno seguir en contacto con personas que de otra manera no estarían inmediatamente presentes en tu vida”, prosigue el joven sacerdote. “Y creo que este es un aspecto positivo, pero a la vez siento que el Señor Jesús me pide enfocarme más en las verdaderas relaciones humanas que Él ha puesto en mi vida local en lugar de invertir en relaciones virtuales y a larga distancia”.

Le da un uso muy restringido

El caso de Sandra Mallea, de 35 años es diferente. Ella es de nacionalidad peruana y vive en Denver hace 10 años. El hecho de vivir en otro país la motivó a abrir una cuenta en Facebook para mantener el contacto con aquellos familiares que no puede llamar directamente. “No tengo una cuenta muy activa, solo la uso para recibir y mandar mensajes personales de vez en cuando”, admite.

“Pienso que las redes sociales quitan el interés personal y no permiten establecer un lazo fuerte y verdadero de amistad”, indica Mallea. Por ello, Sandra se rehúsa a agregar a simples conocidos a su cuenta. Prefiere tener solo a “aquellos con quienes he establecido una amistad previa”.

“Tengo por lo general cinco mensajes diarios que me invitan a ver lo que la gente ha puesto en Facebook y la verdad ni les hago caso, pues yo sé que si mis amigos en verdad desean comunicar algo que quieren que vea, me enviarán un mensaje personal y me preguntarán mi opinión acerca de ello”, comparte Mallea quien confiesa que “la respuesta que me dan es muy diferente al glamour que las redes sociales muestran”.

Hablan los psicólogos

Denver Catholic consultó también con algunos psicólogos sobre los beneficios que trae la opción por desconectarse de las redes.

El doctor Tim Elmore, presidente de Growing leaders, autor y conferencista, citó un estudio realizado por la Universidad de Michigan que demuestra cómo la empatía entre los estudiantes decayó en un 40 por ciento con respecto hace diez años, cuando las redes sociales comenzaron a hacerse más populares. “Las pantallas nos pueden separar del dolor real ”, aseguró,  mientras que, cuando se evita el uso excesivo de Facebook “la empatía puede crecer, lo cual es crucial para ser capaces de ponernos a nosotros mismos en el lugar de alguien más”.

Tal como lo compartieron los millennials entrevistados, los estudios demuestran que aquellos que desactivan su cuenta en Facebook dejan  la preocupación desproporcional por las apariencias que trae esta red social. “Uno de los resultados más sutiles y siniestros viene de un mundo lleno de dispositivos portátiles es que las personas ahora son mucho más conscientes de cómo aparece algo de lo que es en realidad”, asegura la doctora Christina Lynch, directora de servicios psicológicos del seminario Saint John Vianney de Denver. “Se abre mucho más la conciencia sobre la imagen ¿Cómo se ve esto en Facebook? ¿Cómo se va a ver mi reputación si posteo esto?”, dice.

Y a pesar de las ventajas que trae Facebook (encontrar rápidamente un contacto, reconectarse con los viejos amigos, recordar las fechas de cumpleaños, compartir artículos y reflexiones) la doctora Lynch asegura que quienes presiden de esta red social o la usan de manera moderada pueden descubrir “los verdaderos talentos y dones que Dios les ha dado. Una creatividad natural puede florecer cuando nos enfocamos en las necesidades de los demás”.

Próximamente: “Las vocaciones no se reclutan ni se retienen. Son un llamado”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La intervención de la hermana Martha López en el V Encuentro regional de la pastoral hispana realizado en Phoenix, Arizona del 23 al 25 de febrero pasados, hizo mella en los casi 500 participantes que le aplaudieron ovacionaron y luego se le acercaron para agradecerle por su testimonio y tomarse fotos y selfies con ella.

“Queremos hacer dos aclaraciones sabiendo que los aportes van a ser tenidos en cuenta en el Encuentro Nacional en septiembre”, dijo la religiosa, quien sirvió como vocera de los grupos de discusión en el tema de la pastoral vocacional.

“Cuando hablamos de vocaciones estamos hablando de que Dios llama a la vida matrimonial, a la vida de soltería, a la vida consagrada en sus diferentes formas: sacerdote, diácono, religioso, persona laica consagrada o instituto secular”, puntualizó.

La hermana Martha pidió también “tener en cuidado al traducir del inglés al español porque este documento (el de trabajo) dice que tenemos que «reclutar» vocaciones ¡Se reclutan soldados! ¡Dios es el que llama! ¡Y que tenemos que «retener» a los seminaristas! Si retenemos un seminarista vamos a tener como resultado un sacerdote amargado, con cara de funeral”, dijo con firmeza la hermana López.

Denver Catholic en Español subió el video de su intervención al Facebook, el cual tuvo casi 2 mil vistas, muchos comentarios y “shares”.

 

Su historia

Nacida en Bogotá, Colombia la hermana Martha creció en un ambiente muy católico. Trece miembros de su familia han seguido el llamado a la vocación religiosa. También hay un beato, primo hermano de su papá. Se trata de Arturo Ayala, quien ingresó a la orden hospitalaria de San Juan de Dios y murió mártir en la guerra civil española. Asimismo, una sierva de Dios hace parte de su árbol genealógico, la hermana María Benavides, fundadora de las hermanas dominicas de Betania.

“Crecí de la mano con mi mamá y mi papá, de misa diaria, rosario diario. Hice el retiro ignaciano mensual con mi papá cuando era adolescente. Desde que me conozco sentí que era «propiedad privada de Dios». Nunca lo dudé. Si volviera a nacer sería de nuevo esposa del Señor”, comparte la hermana.

Desde muy joven comenzó a trabajar como misionera laica con los inmigrantes y así pasó 26 años de su vida. Recorrió 13 países diferentes (incluyendo el suyo) en esta labor: Ecuador, Perú, Panamá, Bolivia, Chile, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Costa Rica, España, Barsil y Estados Unidos. Al sentirse identificada con ellos y gracias al consejo del arzobispo de San Juan Roberto González Nieves, decidió ingresar a la orden de las Hermanas Misioneras del Sagrado corazón, fundada por Santa Francisca Cabrini.

Así fue asignada a la arquidiócesis de Denver donde comenzó su labor pastoral en la parroquia Saint Cayetan. Allí hay más de 3.500 feligreses inmigrantes inscritos. “Para mí ha sido una experiencia muy bonita haber caminado con ellos, sufrido y reído con ellos. He visitado en la cárcel algunos que están en proceso de deportación”, indica.

Recientemente esta religiosa comenzó a servir en la parroquia Ascension donde semanalmente se reúnen más de 70 jóvenes en diferentes grupos para conocer y compartir si fe. “Quiero hacerles ver qué esperamos de ellos, que son líderes, que en manos de ellos está el hacer una Iglesia más viva y entusiasta en los Estados Unidos, integrada con la parte anglo”, puntualiza la hermana.

Al preguntarle el motivo de su alegría ella no dudó en responder que esta radica en “la relación personal con Dios” y en la vida de oración que es “un encuentro con Dios, no con uno mismo. Eso me va a abrir a las necesidades de los hermanos”.

La hermana López tiene así «entre ceja y ceja» el celo por la promoción de las vocaciones entre los hispanos del norte de Colorado. “Si propiciamos una atmósfera y cultura de la vocación podemos hablar de vocaciones en cada grupo parroquial e invitar a todos a clarificar qué quiere Dios de ellos. Pues en el siglo XXI Dios sigue llamando”, concluye la religiosa.

Para ver el video de su intervención vaya https://www.facebook.com/esDenverCatholic/videos/1048768128598038/