Acción executiva del Presidente Obama demuestra la urgencia de una reforma migratoria integral

Medidas ofrecerán alivio a millones de personas pero no presentan solución definitiva

Lara Montoya

Ante la mirada expectante de millones de personas, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció el día de ayer una acción ejecutiva intentando dar una respuesta al complejo problema migratorio que enfrenta el país. Se estima que las medidas anunciadas por el Presidente, protegerán temporalmente de la deportación a cerca de 5 millones de inmigrantes indocumentados, buscando así reunificar familias; sin embargo,estas medidas no dan una solución definitiva al asunto y ponen en evidencia una vez más la urgencia de un mejor diálogo y trabajo bipartidista para presentar una reforma inmigratoria integral.

“Siento una profunda alegría por las cientos de miles de familias que se verán beneficiadas por la decisión el Presidente. Familias trabajadoras y que sólo buscan el bienestar de los suyos se verán beneficiadas. Las familias no temerán más una deportación y los esfuerzos del gobierno se concentrarán en criminales y no en separación de familias”, señaló Luis Soto, Director del Ministerio Hispano de Denver, sin embargo, añadió Soto “es por otra parte agridulce, porque sabemos que no es una solución a la crisis del sistema migratorio del país. Porque no representa estatus para aquellos que califiquen y porque no se ha seguido el  proceso que lo hubiese convertido en una nueva ley en esta tierra. Es decir, el problema debe resolverse desde el congreso, con una reforma integral y que conceda estatus y camino a la ciudadanía a aquellos que califiquen. Es una ‘curita’ en una herida más grande. Felicidades pues y renovemos nuestro compromiso para seguir exigiendo una solución permanente y desde la ley”.

Por su parte, David Simmons, abogado y especialista en el tema de inmigración, recibió la noticia con un “optimismo cauteloso”- es bueno pero tiene sus riesgos, señaló el abogado, y  considera que toda persona que va a explorar a esta posibilidad debe informarse bien de los riesgos que esto implicará y buscar ayuda pertinente, aconsejando que se usen “servicios de una organización comunitaria establecida como Caridades Católicas o un abogado de inmigración con experiencia y buena reputación. Eviten ser víctimas de “consultores de inmigración”, organizaciones “asistentes de inmigración”, “notarios” o cualquier otro criminal que se haga pasar por un proveedor de servicios legales calificados”, advirtió el abogado.

Urge una reforma integral bipartidista
“Éste es el momento para que hagamos nuevos esfuerzos y renovemos nuestro compromiso de ayudar a que nuestros líderes en Washington dejen de lado sus diferencias y se unan para encontrar soluciones que sean justas, compasivas, duraderas y de amplio alcance”, señaló el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gómez, quien ha estado largamente involucrado en la defensa de un reforma inmigratoria integral.

Mons. Gómez ha recibido las noticias con alegría, pues “se ofrecerá un cierto alivio temporal a las familias de migrantes en riesgo de ser desintegradas, sin embargo señaló que las acciones que el Presidente está realizando hoy ciertamente no reemplazan la reforma integral de inmigración que nuestra nación necesita”.

Por su parte, Mons. Eusebio Elizondo, Obispo Auxiliar de Seattle y presidente de la Comisión de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos,  al saludar las medidas de la Administración de Obama hizo un llamado urgente y enfático al Congreso y al Presidente para que trabajen juntos en promulgar reformas permanentes al sistema inmigratorio de la nación que considere el mejor interés del país y de los inmigrantes que buscan refugio aquí. “Continuaremos trabajando con ambos partidos políticos para que promulguen una legislación que de la bienvenida y proteja a nuestros hermanos inmigrantes y promueva una justa e imparcial política inmigratoria”, prometió el prelado.

¿A quiénes beneficia la medida de Obama?
Las medidas del Presidente amparan de la deportación a entre 4.5 y 5 millones de inmigrantes indocumentados de los más de 11 millones que se estima viven en el país.

Entre estos 5 millones, están los padres de ciudadanos y de residentes legales permanentes que demuestren que llevan en el país desde antes del 1 de enero de 2010 de forma ininterrumpida y carecen de antecedentes criminales.

Estas personas evitarán la amenaza de la deportación por tres años y obtendrán un permiso de trabajo, según el plan.

Para acogerse al nuevo programa para padres con niños estadounidenses o residentes permanentes, los potenciales beneficiarios deberán demostrar que su hijo nació antes del anuncio del Presidente.

En cuanto al DACA (por sus siglas en inglés), que ha evitado la deportación de más de 580.000 jóvenes indocumentados desde agosto de 2012, hasta ahora dos de los requisitos básicos eran ser menor de 31 años y haber entrado en el país antes del 15 de junio de 2007.
De acuerdo con las medidas ejecutivas de Obama, ese programa beneficiará ahora a todos los jóvenes que llegaron a EE.UU. antes de cumplir 16 años y con anterioridad al 1 de enero de 2010, sin importar la edad que tengan actualmente.

Los inmigrantes que reúnan los requisitos deberán ser sometidos a una verificación de antecedentes biométricos por parte del Departamento de Seguridad Nacional, tendrán que cumplir con las leyes de Estados Unidos tal como pagar impuestos y cancelar una cuota o multa que será anunciada.

La acción ejecutiva también incluye una reducción del tiempo de espera para las familias que están separadas aguardando recibir su tarjeta de residencia. Personas indocumentadas que sean familiares inmediatos de residentes o los hijos o hijas de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales permanentes, pueden aplicar para obtener una exención si el cupo de visa está disponible.

La acción ejecutiva señala que las solicitudes para pedir la protección de la deportación de padres de ciudadanos y residentes permanentes, no podrán ser enviadas hasta por lo menos la primavera de 2015.


Contraparte
En su mensaje, el Presidente insistió en que se intensificará los procesos de deportación para las personas que hayan llegado recientemente de manera indocumentada y las que lo hagan a partir de ahora, pero sobre todo, dijo, el enfoque de deportaciones es hacia personas que hayan cometido algún acto criminal

Por otro lado, con esta medida, quedan afuera y sin respuesta los otros 6 millones de indocumentados que no cumplen con estos requisitos, entre ellos, los padres de los Dreamers.

Una vez que se conozcan más detalles al respecto, Centro San Juan Diego estará ofreciendo sesiones informativas, que ayudarán a comprender además las diferentes maneras en como ayudarán a la comunidad a aprovechar la oportunidad presentada por esta decisión del presidente. Por lo pronto, para obtener información oficial directamente de la oficina de inmigración, puede visitar http://www.uscis.gov/es/accionmigratoria.

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.