Más hispanos capacitados para preparar declaraciones de impuestos

Carmen Elena Villa

Dalia González, una de las tantas inmigrantes hispanas en los Estados Unidos, tenía hasta hace tres años, muchas dudas sobre la declaración y el pago de impuestos en este país, hasta que escuchó un anuncio en la radio diciendo que Centro San Juan Diego ofrecía capacitación gratuita en este tema.

Hace tres años tomó el curso completo de preparación de impuestos y pasó el examen requerido. Pero a ella no le bastó haber estudiado mucho durante varios meses; también vio que podría contribuir en la formación de muchos inmigrantes que tienen la necesidad de capacitarse en este tema y pasó de ser estudiante a ser capacitadora. “Conforme me fui involucrando en el programa, me llamó la atención la familia tan grande que existía, el apoyo y el deseo de misión que sentía de ayudar a personas de bajos recursos, dándoles este servicio gratuito”, comparte Dalia a Denver Catholic en Español.

Dalia admite que para ella es muy motivador ver la buena actitud de las personas que participan en este programa: “Le echan todas las ganas del mundo a pesar de que el curso es muy riguroso y que sea a veces difícil retener tanta información. Como capacitadora tengo la satisfacción que ellos aprenden y que están en regla con las exigencias en este país y que saben cómo se reportan sus ingresos”.

 

Trabajo conjunto

Este programa es fruto de un convenio entre Centro San Juan Diego y AARP Foundation, el cual implementa capacitaciones y servicio gratuito de declaración de impuestos en toda la nación. Esta colaboración comenzó en el año 2011 con voluntarios que no hablaban español y con la ayuda de varios intérpretes. “Se fue trabajando poco a poco en esto hasta que hace tres años se logró ofrecer el curso de preparación como preparador de impuestos en español. Desde entonces hemos podido convocar a más de nuestros propios voluntarios”, dijo a Denver Catholic en Español Juan Carlos Reyes, director de servicios familiares de Centro San Juan Diego y encargado del programa de preparación de impuestos.

 

“Este año hemos certificado a 52 preparadores de impuestos; todos ellos hablan español y la mayoría son bilingües”, comenta Reyes.  “Para poderse certificar tienen que venir a un curso los primeros cinco sábados del año. En el último sábado vienen a tomar el examen. Este año tuvimos la bendición de que todos los que presentaron el examen lo pasaron”.

 

Así este programa logra certificar a los miembros de la comunidad como preparadores de impuestos y también permitir que muchos hispanos declaren sus impuestos, gracias a la asesoría gratuita que reciben en Centro San Juan Diego.

 

“Para la mayoría de los inmigrantes, estudiar no era parte de sus planes al venir a este país, ellos venían a trabajar y salir adelante”, cuenta Reyes. La capacitación en la declaración de impuestos “les da una oportunidad de volver aprender y demostrarse a sí mismos que tienen habilidades para servir a los demás; la satisfacción que ellos obtienen de poner sus talentos al servicio de los demás es transformadora”.

 

Las declaraciones de impuestos se realizan los lunes y jueves, días en que Centro San Juan Diego se llena. Se efectúan así entre 40 y 50 declaraciones por día. Los que ya tienen la certificación hacen el compromiso de venir a preparar impuestos gratuitamente durante la temporada. “Nosotros nos encargamos de hacer la cita, hacer recordatorios y recibirlos”, indica Reyes. El año pasado se atendieron a 748 clientes y se consiguió un total de $603,296.00 dólares en reembolsos. En el 2015 AARP Foundation le otorgó el premio Community Partner Award a Centro San Juan Diego por esta labor. “Lo que hacemos aquí es único en este país”, asegura Reyes.

 

De esta manera Centro San Juan Diego hace vida la obra de misericordia que pide acoger al forastero. “Nuestra labor consiste en atender y servir a la comunidad hispana inmigrante en sus necesidades de fe y también en sus necesidades humanitarias”, indica Juan Carlos. “La declaración de impuestos es una responsabilidad de todo individuo que vive en los Estados Unidos y Centro San Juan Diego, que es la Iglesia, desea ayudar y motivar a que los hispanos tengan una verdadera integración a la vida de este país. Ésta es una de las formas en que estamos llevando esto a cabo”, concluye el director de servicios familiares.

 

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.