Más allá del arcoiris

Luis Alvarez

En resumen, al conjunto de personas que interactúan en la vida cotidiana se le llama sociedad, y al sabor propio de cada sociedad se le puede resumir como cultura. El hecho de que una cultura sea convertida al cristianismo influye tremendamente sobre el pueblo, y con el paso del tiempo Cristo mismo se hace ver y sentir, entretejido en la tela misma de la cultura. Por ejemplo, las danzas prehispánicas que los Aztecas antes dedicaban a los dioses del sol y la luna, ahora alegran nuestras parroquias alrededor del país, durante nuestras celebraciones del 12 de diciembre, día de Nuestra Señora de Guadalupe.

A propósito de culturas, tenemos todo tipo de fábulas y personajes míticos relacionados a la naturaleza, por ejemplo, con referencia al arcoíris. Cuenta la leyenda que, si logras llegar al final del arcoíris, tu premio será una olla llena de oro, siempre y cuando logres quitárselo al duende mágico que lo protege.

Cuando yo era niño, me contaron esta leyenda y me la creí. Soñaba con algún día llegar a tener mi cazuela de oro. Madurar implica dejar de creerse este tipo de cuentos, pero sería interesante ver qué tanto hemos madurado realmente. Es progreso que ya no crea en duendecitos, pero no me sirve de mucho si descubro, tras un autoexamen honesto, que sigo persiguiendo cazuelas de oro.

Y, ¿por qué se persigue el dinero? A veces porque de pequeños sufrimos mucho, y de alguna manera se nos insinuó que la falta de recursos fue la causa de muchos de los problemas. En algunos casos fue cierto, pero Jesús no vino a salvarnos de los efectos de la pobreza, sino de las consecuencias del pecado. Puedes responder que esto es demasiado obvio, pero no se trata de lo que se cree o sabe, se trata de cómo se vive ¿Realmente vivo buscando primero el Reino de Dios? Ésta es una pregunta a la que se responde en la vida diaria, no con la boca o la mente.

Tengo un amigo que fuma desde hace años, y cuando le pregunté que por qué no había dejado el cigarrillo me contestó “porque no puedo”. Le costó admitir esto, pues por varias décadas se había convencido que el día que se lo propusiera, dejaría el cigarrillo. Llegó al fin el momento en que intentó dejarlo, y ahí se le abrieron los ojos al ver que está realmente adicto.

A veces pasa de manera similar. Yo puedo creer que estoy completamente desprendido del dinero, ni siquiera apegado a perseguir el arcoíris, pero cuando voy por la calle y me encuentro a Cristo disfrazado de un pordiosero, me pesa brindarle ayuda, y apaciguo mi conciencia al justificarlo con la especulación que probablemente lo usará para comprarse alcohol. Veamos otro ejemplo: He estado trabajando demasiadas horas extra y he descuidado mucho a mi familia, por lo que decido que el próximo fin de semana los llevaré a pasear un rato. Si sale el jefe y dice que se presentó un trabajo que le urge, y que nos paga más si lo terminamos para el fin de semana, ¿a quién sacrifico y pido disculpas?

La Iglesia nos invita a ver más allá del arcoíris, a vivir como los primeros cristianos: sencillos y desprendidos y encendidos de amor por anunciar a Cristo. A vivir con los pies en la tierra pero con la mirada puesta en lo eterno.

Al fin y al cabo, lo que quiero no es ni el arcoíris, si no la felicidad que creo que de alguna manera me traerá. Quizá pienses, como mi amigo pensaba, que todo está bajo control. Es posible, pero ponlo a prueba para verificarlo. No sé qué tanta ayuda económica brindas a tu parroquia. En este tiempo de vacaciones y descanso te recomiendo que vivas la alegría de donarte un poco más, tanto a tu parroquia como a las personas que veas con necesidad. Haz la prueba y verás por qué Santa Teresa de Calcuta decía que, si amamos hasta que duela, no puede haber más dolor, solo más amor. Recuerda que la conversión no es cuando cambiamos de pensar, sino cuando elegimos dejar de perseguir un arcoíris y caminamos hacia la vida eterna que Cristo resucitado conquistó para nosotros.

Próximamente: V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

Se realiza en Phoenix el V Encuentro de la pastoral hispana. Región XIII

Carmen Elena Villa

(Foto de The Catholic Sun. Periódico de la diócesis de Phoenix)

Los obispos de las diez diócesis de la región XIII de Estados Unidos brindaron sus consejos pastorales en un panel que presentaron durante el V Encuentro de la pastoral hispana que se realizó en Phoenix del 23 al 25 de febrero y que abarca los estados de Wyoming, Colorado, Utah, Nuevo México y Arizona.

 

Ser testimonio para los jóvenes

Sobre la pastoral juvenil el arzobispo de Santa Fe, Nuevo México, John C. Wester dijo que para lograr un apostolado efectivo es necesario tener una intimidad con Jesús y hablar a los jóvenes “como un padre, no como un profesor”.

Por su parte el obispo de Salt Lake – Utah, Oscar Solis, aseguró que la participación de los jóvenes es esencial para tener una Iglesia más viva. Para el obispo de Colorado Springs monseñor Michael Sheridan, es importante destacar el “deseo de relaciones auténticas”, que tiene el joven.

El Obispo Gerald Frederick Kicanas, de Tucson – Nuevo México destacó cómo el joven busca relaciones de amistad profundas y que muchas veces no saben encaminar por su excesivo consumo de tecnología y la falta de comunicación persona a persona. Dijo que los agentes pastorales tienen una responsabilidad muy grande porque la fe “no se enseña. La fe es como un virus”, el cual se contagia con el contacto con quienes tienen a Jesús en el centro.

 

Desafíos para las familias hoy

El obispo auxiliar de Phoenix Eduardo Nevares dijo que “como va la familia, así va la sociedad y la Iglesia”. Y se refirió a los desafíos que tiene que enfrentar la familia: “En muchos hogares trabajan los dos padres. Muchas veces los papás no hablan entre ellos porque ambos están trabajando y necesitan dinero”. Y dijo cómo en ocasiones las familias deben hacer ciertas opciones para el bien de las mismas: “Tenemos que escoger y no tener que tener un televisor en cada cuarto, dos o tres carros último modelo y así el papá y la mamá se queden en la casa porque ellos son nuestro tesoro. El dinero es el tesoro en los Estados Unidos pero para los hispanos los hijos son el verdadero tesoro”. Y exhortó a las familias allí presentes: “¡Nada de que solo un hijo es suficiente!” – a lo que el púbico aplaudió de manera apoteósica – Y dijo que la Iglesia necesita matrimonios compuestos por “un hombre, una mujer, donde haya fertilidad por el bien de la sociedad y de nuestra madre Iglesia”.

El obispo de Las Cruces, Oscar Cantú compartió en este panel cómo su diócesis está experimentando una catequesis en familia: “Que aprendan juntos papás, hijos y abuelos. Que se encaminen como familia aprendiendo a su nivel y a veces los niños le enseñan más a los padres”.

 

Más vocaciones

Para el obispo de Colorado Springs Michael Sheridan el lugar donde mejor se cultivan y florecen las vocaciones es el de la familia e invitó a “no subestimar lo que hacen las familias”.

Por su parte el obispo auxiliar de Denver Jorge Rodríguez pidió no tener miedo de decir que en las familias se permita escuchar el llamado vocacional. El prelado compartió que, antes de su nombramiento episcopal, fue vicerrector del seminario Saint John Vianney de Denver donde veía en el proceso de admisión de los candidatos al sacerdocio cómo su vocación florecía en el seno de familias cristianas y cómo ellos se habían atrevido a dar este paso porque alguien una vez les preguntó si habían pensado en ser sacerdotes.

Sobre el tema el obispo de Las Cruces Oscar Cantú compartió su experiencia al ser texano pero de papás mexicanos. “No nos sentimos completamente americanos”, confesó. Y dijo que cuando iba de viaje a México a visitar a su familia extendida “no hablaba perfecto español” entonces se sentía “como la india María. Ni de aquí ni de allá. Como muchos de ustedes, experimenté la discriminación”. Hasta que una religiosa le dijo: “Tú vas a ser un orgullo y un regalo para la Iglesia porque tú tienes dos culturas, hablas dos idiomas, conoces dos mundos”. Sin embargo, era la primera vez que el hoy obispo Cantú escuchó estas palabras. “Tenemos que decirle a nuestros jóvenes, a nuestros niños que son una bendición y que tienen esa capacidad de ser puentes en nuestra sociedad”.

Luego los obispos respondieron algunas preguntas dirigidas de parte del público. Uno de los asistentes preguntó si pensaban que este encuentro daría algún tipo de frutos para la vida de la Iglesia a lo que el obispo de Pueblo – Colorado, Stephen Berg aseguró “firmemente que el V Encuentro va a marcar una diferencia con las metas que estamos hablando y en nuestro caso, el compromiso con una mejor comunicación” y dijo que con este encuentro se espera dar “un paso hacia el liderazgo y para el cambio de la cultura en toda la Iglesia”.

Para ver más fotos y videos del encuentro vaya a nuestro Facebook en Denver Catholic en español.