Mantén a tus hijos lejos de la pornografía

Aaron Lambert

Es una epidemia. Se filtra profundamente en la conciencia y cambia la visión del ser humano.

Los peligrosos efectos de la pornografía han estado muy bien documentados por la Iglesia Católica y por otras denominaciones cristianas durante varios años desde que ha aumentado su popularidad. Pero solo desde hace algún tiempo, organizaciones no confesionales están detectando también los daños psicológicos y sociales que trae esta plaga.

Si bien la pornografía puede parecer al principio inofensiva – una solución instantánea a un deseo muy humano – esta se puede convertir rápidamente en una adicción legítima.

Actualmente el promedio de edad en el que los niños están expuestos a ella son los 11 años y a medida que pasa el tiempo este rango de edad va disminuyendo. Por esta razón las escuelas Bishop Machebeuf y Holy Family han organizado una serie de reuniones que buscan orientar a los padres de familia y educadores sobre el tema de la pornografía.

La Iglesia Católica está reconociendo cada vez más los severos daños de la pornografía y también cómo esta trastoca en la mente humana el propósito para el cual hemos sido creados. En el 2015 la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos publicó una carta pastoral titulada “Crea en mí un corazón puro”, y el año pasado el Papa Francisco publicó la exhortación apostólica post sinodal Amoris Letitia (La alegría del amor). En ella el Pontífice destaca la importancia de una sana educación en la sexualidad y los peligros de la “pornografía descontrolada y la sobrecarga de estímulos que pueden mutilar la sexualidad”. (Amoris Laetitia, 281).

 

Fácil acceso

Con el desarrollo de la tecnología, la llegada de los smartphones y de internet, nunca había sido tan fácil acceder a la pornografía, especialmente para los jóvenes y niños. Los padres deben estar vigilantes para educar a sus hijos sobre los peligros que esta trae y asegurarse de que la exposición que tengan hacia las nuevas tecnologías sea limitada.

El padre Sean Kilcawley, director de la oficina de familia de la diócesis de Lincoln – Nebraska, comenzó a trabajar con un servicio que provee el acceso filtrado a internet llamado Covenant Eyes. Con este ayuda a desarrollar recursos para entrenar a los padres en la protección de sus hijos hacia la pornografía. “Los límites de nuestra sexualidad han sido erosionados. No nos damos cuenta de que con la televisión se han vuelto más gráficos”, dice.Según el sacerdote, este problema se empeora cada vez más y, dado que los niños están siendo expuestos a la pornografía desde muy temprana edad, se están presentando en la actualidad problemas como el abuso sexual entre los mismos compañeros de clase que intentan revivir lo que ven en la pornografía.
“Yo nunca, como sacerdote, había recibido una llamada en la que me reportaran que un niño de primer grado estaba abusando de un compañero suyo, pero esto se está volviendo cada vez más común”, dice el presbítero.

El padre Kilcawley indica que en la adicción a la pornografía hay un proceso gradual. “Algunos empiezan con imágenes, luego se van hacia los videos, después hacia videos aún más perturbadores y el fácil acceso que hay en las redes agiliza este proceso”, asegura el sacerdote entre lamentos.

Otro factor que tampoco ayuda es el hecho de que la sexualidad se haya convertido en un lugar común dentro de los principales medios y que esté presente en los comerciales y en los programas de la noche.

“Esta normalización ha sido también el resultado del hecho de que mucha gente la esté usando”, dice. “Nuestros límites sexuales se han erosionado. No nos hemos dado cuenta de que la televisión se ha convertido en un medio más gráfico”.

Pero ¿qué puede hacer un padre para ayudar a sus hijos a mantenerse alejados de la pornografía?

“Muchos padres se sienten impotentes. Los niños saben más sobre tecnología que ellos. Necesitan recursos para ayudarlos”, dice el sacerdote.

El Padre Kilcawley ha reunido una lista de herramientas en inglés que la ofrece la página web de la diócesis de Lincoln y hay otras como Fight the New Drug (fightthenewdrug.org), Protect Young Minds (protectyoungminds.org) También existen filtros como Covenant Eyes (covenanteyes.com) que facilitan a los padres – sin invadir la privacidad de los hijos – asegurarse de que no estén viendo imágenes inadecuadas.

También sugiere que los padres sepan cuáles son las aplicaciones a las que los hijos tienen acceso en sus respectivos teléfonos. “La mayoría de estudiantes de preparatoria tienen acceso a la pornografía a través de Twitter, Tumblr y otras redes sociales”, puntualizó el sacerdote.

“Es difícil hablar con los chicos sobre pornografía, pero es necesario”, enfatizó. “Yo siempre aliento a los padres a no tener miedo de hablar de esto”, dice. “La mayoría de los chicos que reciben una orientación adecuada de parte de sus padres sobre la pornografía no quieren ver esto”.

“El Señor ganará esta batalla”, agregó, “y animará a los padres para que ellos les den la fortaleza y la sabiduría que necesitan para tener estas difíciles conversaciones”.

“Sean valientes en proteger y mantener estándares y límites y así no caerán en estas trampas sociales”, concluyó el sacerdote.

 

¿Sabías que?

La pornografía es una droga que puede reprogramar el cerebro, formar adicciones y alterar la manera de ver la sexualidad. Hacer del cuerpo humano un objeto para acrecentar la demanda de la esclavitud sexual y redefinir la sociedad entera. La pornografía llega a ser violenta, abusiva y tan degradante que distorsiona la base fundamental de toda relación saludable y del amor. Esta es la primera generación en la historia que enfrenta este flagelo en una gran dimensión. También es esta la primera generación con una compresión científica acerca del daño que la pornografía puede hacer.

Fuente: Fight the new drug.

Texto traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa. 

Próximamente: Monseñor Rodríguez habla sobre su primer año como obispo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

En entrevista con Denver Catholic en Español el obispo auxiliar de Denver monseñor Jorge Rodríguez habla sobre su primer año en el episcopado, sobre las nuevas tareas que ha debido asumir y sobre las reflexiones que le surgen en estos primeros doce meses.

 ¿Cuáles han sido los momentos más destacados en este primer año como obispo?

La ceremonia de ordenación el 4 de noviembre del año pasado, mi visita como obispo a mi diócesis de origen y la celebración con mi familia. También el encuentro con el Papa Francisco el pasado 14 de septiembre.

¿Cómo ha sido para usted esta experiencia de transición de ser párroco de Holy Cross a obispo auxiliar de Denver?

No fue fácil. Como sacerdote uno tiene necesidad de su familia parroquial. Tuve que dejarla y con ella dejar los planes y sueños en que veníamos trabajando. Como obispo el ritmo de trabajo es más intenso que el que tenía en la parroquia, pero muy diverso.

Recientemente fue también nombrado Vicario para el Clero ¿cómo es su experiencia de acompañar a los sacerdotes de la arquidiócesis?

Descubrí que la oficina del Vicario para el Clero incluye mucho trabajo de administración. Mi reto es no dejarme absorber por ella, sino estar disponible y en contacto frecuente con mis hermanos sacerdotes. Gracias a Dios, siempre he tenido mucho aprecio por mis hermanos sacerdotes y me da mucho gusto estar en su compañía. Mi nueva posición me da la oportunidad de transformar la amistad con ellos en servicio y apoyo. Ojalá que ellos también sientan que cuentan conmigo, más como hermano que como un burócrata encargado de supervisarlos. Los sacerdotes, junto con nuestro Arzobispo y nuestros hermanos diáconos, formamos una unidad. Quiera Dios que esta unidad que viene y fue querida por nuestro Señor Jesucristo, pase también por el corazón y la fraternidad.

¿Cómo ve la comunidad hispana en esta arquidiócesis? ¿Qué fortalezas y cuáles aspectos por mejorar?

La veo como un regalo providencial de Dios, como una infusión de vida, de fe, de tradiciones y de alegría en nuestra Iglesia Católica. Los católicos hispanos traen una fuerte devoción a la Eucaristía, a la Virgen María, al Santo Padre. Tienen mucho aprecio por sus sacerdotes y llenan de actividad las comunidades, por medio de los grupos de oración y los movimientos apostólicos.

Pero la comunidad hispana viene a insertarse en la Iglesia Católica que vive en los Estados Unidos y que tiene también su propia belleza y dones. Esto significa que hay que aprender a adaptarse a sus modos organizativos y a su empeño personal y económico con la parroquia. Al venir a los Estados Unidos, los hermanos hispanos se encuentran en un medio diverso, donde la mayoría pertenece a una grande variedad de iglesias protestantes. Por ello es importante que se eduquen en la fe, que conozcan su fe católica para que puedan responder a sus cuestiones y retos. Nuestra comunidad hispana tiene un corazón católico grande, pero necesita crecer en su conocimiento de la fe.

Las estadísticas dicen que solo el 3% de los seminaristas de Estados Unidos son hispanos ¿Cómo incentivar la pastoral vocacional en esta comunidad?

Nos conviene hacer un plan. El plan debe partir de las familias porque está comprobado que las vocaciones sacerdotales suelen venir de familias católicas sólidas y practicantes. Las vocaciones nacen más naturalmente de familias que rezan unidas, que asisten juntos a la Santa Misa los domingos; familias honestas donde se vive la fe y el amor.

Pero también hace falta una pastoral vocacional hecha de oración por las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada; de un programa de retiros, charlas y actividades en las que se presente a los jovencitos y chicas la belleza de consagrar la vida a Dios y al servicio de los hermanos; actividades de servicio a los más necesitados y a los que sufren, donde los jóvenes sientan la alegría del dar y que se ensanchen sus corazones para la donación total. El plan también debería incluir una participación más directa de los párrocos, que son los primeros en descubrir signos de vocación en los jóvenes.

En la vida de hoy se hace más difícil escuchar la llamada de Dios. El ruido del mundo impide que nuestros jóvenes oigan ese susurro en su corazón. Creo que parte del plan sería también encontrar medios para proteger a los jóvenes de la superficialidad y  el egoísmo del mundo, y abrirlos a la vida de oración, a la vida interior y a la apertura al llamado de Dios.

Los inmigrantes afrontan hoy muchos desafíos con el nuevo gobierno y el anuncio de la cancelación del DACA. ¿Qué mensaje podemos darles?

El mensaje de la esperanza. No está dicha la última palabra. Los gobiernos pasan, cambian, rechazan leyes, hacen leyes nuevas, las modifican. Dios es el Señor de la historia y del mundo. Su Palabra nos invita a poner toda la confianza en Él. ¿No nos dijo Jesús que valemos mucho más que los pajarillos y los lirios, que Dios cuida con tanto afecto y atención? ¿Y que no cae la hoja del árbol sin que Dios lo sepa? La vida sigue adelante y nunca hay que renunciar a los sueños. Siempre hay que ser un dreamer en la vida.

¿Qué frutos puede traer el V Encuentro a la pastoral hispana de Estados Unidos?

Creo que el V Encuentro tendrá un primer gran fruto en los que lo están caminando porque cada uno de ellos descubrirá al final del camino, que ahora posee un alma misionera, que está encendida por el amor de Dios. Estos líderes misioneros llevarán el fuego del V Encuentro a sus comunidades. Esto podría convertirse en un gran incendio del fuego del Espíritu, capaz de transformar la Iglesia Católica en los Estados Unidos, pasando de ser una Iglesia encerrada en sí misma a ser una Iglesia misionera.

Otro fruto creo que será darnos cuenta de la fuerza transformante que los jóvenes hispanos poseen en nuestra Iglesia. Ellos tomarán conciencia de su grande protagonismo, y los adultos nos daremos cuenta de la vida y futuro que los jóvenes representan para todos.

Usted estuvo recientemente en Roma en una reunión de nuevos obispos con el Santo Padre ¿Cómo fue esta experiencia? ¿Cuál fue el mensaje del Papa a quienes comienzan en el ministerio episcopal?

Siempre estar en la presencia del Santo Padre te da una emoción especial. Sabemos que es un hombre, pero al mismo tiempo como que nos hace sentir a Jesús, y nos hacer sentir Iglesia. Es un hombre sencillo en sí mismo, sin pretensiones y cercano. Cuando te saluda te mira a los ojos y hace ese momento fugaz muy personal. Cuando lo tuve enfrente aproveché para agradecerle su apoyo a los inmigrantes en los Estados Unidos.

Su mensaje a los nuevos Obispos fue de apertura al Espíritu Santo, que es quien guía a la Iglesia; apertura a nuevos modos, nuevas ideas, nuevas estrategias, evitando la rigidez y cerrazón en esquemas pasados que ya no corresponden a la realidad.