Mantén a tus hijos lejos de la pornografía

Aaron Lambert

Es una epidemia. Se filtra profundamente en la conciencia y cambia la visión del ser humano.

Los peligrosos efectos de la pornografía han estado muy bien documentados por la Iglesia Católica y por otras denominaciones cristianas durante varios años desde que ha aumentado su popularidad. Pero solo desde hace algún tiempo, organizaciones no confesionales están detectando también los daños psicológicos y sociales que trae esta plaga.

Si bien la pornografía puede parecer al principio inofensiva – una solución instantánea a un deseo muy humano – esta se puede convertir rápidamente en una adicción legítima.

Actualmente el promedio de edad en el que los niños están expuestos a ella son los 11 años y a medida que pasa el tiempo este rango de edad va disminuyendo. Por esta razón las escuelas Bishop Machebeuf y Holy Family han organizado una serie de reuniones que buscan orientar a los padres de familia y educadores sobre el tema de la pornografía.

La Iglesia Católica está reconociendo cada vez más los severos daños de la pornografía y también cómo esta trastoca en la mente humana el propósito para el cual hemos sido creados. En el 2015 la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos publicó una carta pastoral titulada “Crea en mí un corazón puro”, y el año pasado el Papa Francisco publicó la exhortación apostólica post sinodal Amoris Letitia (La alegría del amor). En ella el Pontífice destaca la importancia de una sana educación en la sexualidad y los peligros de la “pornografía descontrolada y la sobrecarga de estímulos que pueden mutilar la sexualidad”. (Amoris Laetitia, 281).

 

Fácil acceso

Con el desarrollo de la tecnología, la llegada de los smartphones y de internet, nunca había sido tan fácil acceder a la pornografía, especialmente para los jóvenes y niños. Los padres deben estar vigilantes para educar a sus hijos sobre los peligros que esta trae y asegurarse de que la exposición que tengan hacia las nuevas tecnologías sea limitada.

El padre Sean Kilcawley, director de la oficina de familia de la diócesis de Lincoln – Nebraska, comenzó a trabajar con un servicio que provee el acceso filtrado a internet llamado Covenant Eyes. Con este ayuda a desarrollar recursos para entrenar a los padres en la protección de sus hijos hacia la pornografía. “Los límites de nuestra sexualidad han sido erosionados. No nos damos cuenta de que con la televisión se han vuelto más gráficos”, dice.Según el sacerdote, este problema se empeora cada vez más y, dado que los niños están siendo expuestos a la pornografía desde muy temprana edad, se están presentando en la actualidad problemas como el abuso sexual entre los mismos compañeros de clase que intentan revivir lo que ven en la pornografía.
“Yo nunca, como sacerdote, había recibido una llamada en la que me reportaran que un niño de primer grado estaba abusando de un compañero suyo, pero esto se está volviendo cada vez más común”, dice el presbítero.

El padre Kilcawley indica que en la adicción a la pornografía hay un proceso gradual. “Algunos empiezan con imágenes, luego se van hacia los videos, después hacia videos aún más perturbadores y el fácil acceso que hay en las redes agiliza este proceso”, asegura el sacerdote entre lamentos.

Otro factor que tampoco ayuda es el hecho de que la sexualidad se haya convertido en un lugar común dentro de los principales medios y que esté presente en los comerciales y en los programas de la noche.

“Esta normalización ha sido también el resultado del hecho de que mucha gente la esté usando”, dice. “Nuestros límites sexuales se han erosionado. No nos hemos dado cuenta de que la televisión se ha convertido en un medio más gráfico”.

Pero ¿qué puede hacer un padre para ayudar a sus hijos a mantenerse alejados de la pornografía?

“Muchos padres se sienten impotentes. Los niños saben más sobre tecnología que ellos. Necesitan recursos para ayudarlos”, dice el sacerdote.

El Padre Kilcawley ha reunido una lista de herramientas en inglés que la ofrece la página web de la diócesis de Lincoln y hay otras como Fight the New Drug (fightthenewdrug.org), Protect Young Minds (protectyoungminds.org) También existen filtros como Covenant Eyes (covenanteyes.com) que facilitan a los padres – sin invadir la privacidad de los hijos – asegurarse de que no estén viendo imágenes inadecuadas.

También sugiere que los padres sepan cuáles son las aplicaciones a las que los hijos tienen acceso en sus respectivos teléfonos. “La mayoría de estudiantes de preparatoria tienen acceso a la pornografía a través de Twitter, Tumblr y otras redes sociales”, puntualizó el sacerdote.

“Es difícil hablar con los chicos sobre pornografía, pero es necesario”, enfatizó. “Yo siempre aliento a los padres a no tener miedo de hablar de esto”, dice. “La mayoría de los chicos que reciben una orientación adecuada de parte de sus padres sobre la pornografía no quieren ver esto”.

“El Señor ganará esta batalla”, agregó, “y animará a los padres para que ellos les den la fortaleza y la sabiduría que necesitan para tener estas difíciles conversaciones”.

“Sean valientes en proteger y mantener estándares y límites y así no caerán en estas trampas sociales”, concluyó el sacerdote.

 

¿Sabías que?

La pornografía es una droga que puede reprogramar el cerebro, formar adicciones y alterar la manera de ver la sexualidad. Hacer del cuerpo humano un objeto para acrecentar la demanda de la esclavitud sexual y redefinir la sociedad entera. La pornografía llega a ser violenta, abusiva y tan degradante que distorsiona la base fundamental de toda relación saludable y del amor. Esta es la primera generación en la historia que enfrenta este flagelo en una gran dimensión. También es esta la primera generación con una compresión científica acerca del daño que la pornografía puede hacer.

Fuente: Fight the new drug.

Texto traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa. 

Próximamente: Cinco por ciento de luz

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Vi el eclipse total de sol desde Denver, Colorado. Wyoming, estado que limita hacia el norte, fue uno de los lugares donde se vio en un cien por ciento. Muchos viajaron allí para observar este fenómeno natural que no ocurría en este país desde hace 99 años. Por cuestiones de trabajo no pude viajar, pero me contenté con verlo desde aquí, donde la luna tapó al sol en un 95 por ciento.

Confieso que tuve la ilusión de que ese alto porcentaje fuera suficiente para ver el cielo semioscuro, para observar a los pájaros volar precipitadamente a sus nidos y escuchar luego a los gallos cantar en un insólito amanecer de medio día.

En la mañana encendí la radio donde daban las últimas indicaciones para disfrutar del eclipse. Los locutores advirtieron que la oscuridad sería mínima en Colorado, pero pensé que estaban exagerando. El punto máximo fue a las 11:47 a.m. hora local. Salimos con lentes en mano cuando se acercaba el momento. Emocionados pudimos ver cómo el brillo del sol se iba menguando con la interposición de la luna. Pero cuando esta avanzó hacia la hora pico, la luz continuaba aunque más tenue “¿Un mal cálculo de parte de los astrónomos?”, nos preguntamos. Al seguir observando el eclipse con nuestros lentes vimos que un pequeño cachito de sol se asomaba y me maravillé al ver cómo ese cinco por ciento de luz pudo iluminar tanto.

En nuestra vida también hay momentos de oscuridad donde nuestro brillo puede ser eclipsado por muchas adversidades: un fracaso, una decepción, una enfermedad, un accidente o simplemente un bajón en nuestro estado de ánimo. Sin embargo, un cachito de esperanza puede ser suficiente para impedir que caigamos en la oscuridad total ¿Y en qué puede estar representado ese pedacito de luz? En primer lugar, en Dios mismo. Ese “sol de justicia”, como lo llamó el profeta Malaquías. En Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, quien nos dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8, 12).

Recordemos que Jesús también nos llamó para que con su luz iluminemos la vida de los demás: “Vosotros sois la luz del mundo. (…) Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5, 14.16)

Ese cachito de luz lo podemos ver en su amor que se ve reflejado en las personas a quienes amamos y también en quienes están agradecidos con nosotros porque en algún momento les tendimos una mano. Lo podemos ver en nuestros buenos recuerdos, en los talentos cultivados o en las oportunidades que nos han permitido mejorar.

Nadie está libre de adversidades que pueden llegar para dar un giro a nuestra vida. Que pueden hacernos caer en un eclipse y no necesariamente de dos minutos de duración.  Pero depende de nosotros seguir viendo la luz a través de los rayos de sol que continúan asomándose, dándonos ánimo y repitiéndonos que nuestra vida tiene sentido, que el sol continúa presente dándonos luz y calor con los rayos tenues que logran asomarse en ese pequeño espacio que le dejó la luna.