Maestros de escuelas católicas, más que un trabajo es una vocación

Escritor Invitado

Por: Roxanne King

El documento de visión de la Arquidiócesis de Denver, Worthy of the Name, (Dignos del nombre n.d.t) describe la vocación de enseñar en una escuela católica como “un llamado que Dios da a aquellos a quienes Él quiere que desempeñen un papel vital ayudando a los padres, que son los primeros educadores de sus hijos, a formar a sus hijos para que puedan llegar a ser santos”.

Reconociendo la excelencia académica por la cual las escuelas católicas son conocidas, Worthy of the Name insta a los educadores a comunicar la verdadera sabiduría cristiana y la virtud en la enseñanza ayudando a los estudiantes a comprender el lugar apropiado en sus vidas y cómo este apunta a las verdades universales de la creación, fomentando así un amor por aprender y llevándolos hacia una unión más cercana con Dios, “la fuente y el fin de toda virtud y conocimiento”.

Cuatro educadores católicos compartieron con Denver Catholic cómo su labor, más que un trabajo es una vocación.

 

Fomentando el discipulado

David Good, ha enseñado durante 24 años Escrituras y la Moral Católica- en Holy Family High School en Broomfield. Antes de llegar a Holy Family, enseñó un año en una escuela católica americana en Roma.

“Siempre sentí que aquí es donde Dios quiere que esté”, dijo Good. “Es un llamado que tengo. Me encanta compartir mi pasión por las Escrituras con las nuevas generaciones”. Ver cómo la Palabra de Dios resuena con los corazones y las mentes de sus alumnos, le da una gran satisfacción.

“Los maestros de las escuelas católicas estamos unidos con los niños como discípulos”, acotó. “En este entorno, eres libre de hablar sobre tu discipulado, sobre tu persona, no solo sobre tu área de especialización, ya sea que enseñes matemáticas, ciencia o religión. Esa es una parte importante de la conexión con los niños”.

Durante 23 años, Good también se desempeñó como entrenador principal del equipo de cross-country de la escuela, desde construir el programa hasta un ser competidor perene del campeonato estatal. Ahí, nutrió también la vida espiritual de sus atletas.

“Siempre pensé que era un vehículo extra para llegar a los niños y ayudarlos a convertirse en la persona que Dios los llama a ser”, dijo.

Good también ha participado en retiros, peregrinaciones, proyectos de servicio y viajes de misiones para que los alumnos nutran y profundicen su relación con Cristo.

“Tengo el mejor trabajo del mundo”, dijo Good. “Es un privilegio hacer esto. No puedo pensar en hacer otra cosa”.

 

Haciendo el trabajo de Dios

Kathy Byrnes, educadora desde hace cuarenta años, ha pasado 30 en dos escuelas de la Arquidiócesis de Denver: las últimas cinco como directora en St. Louis en Louisville y los 25 anteriores en Sts. Peter y Paul en Wheat Ridge. Ella también ha enseñado en Carolina del Norte y Nueva York.

“Enseñar en una escuela católica realmente es una vocación”, dijo Byrnes. “El valor de estar en una escuela católica siempre ha estado en el centro de mi ser. Siempre he creído en su importancia y he querido ser parte de eso”.

“La capacidad de compartir las enseñanzas de la Iglesia Católica, los sacramentos y la liturgia con los estudiantes es una bendición”, dijo Byrnes.

“Especialmente en el mundo de hoy, las cosas pueden parecer desesperanzadas para los estudiantes y pueden sentir que no hay solución”, dijo. “Con Dios, hay esperanza en cada situación. Cristo es la luz que nos lleva a través de los tiempos oscuros “.

“Trabajar en conjunto con los padres para ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial, espiritual, emocional, académico y social, es una gran responsabilidad”, dijo.

“Debemos ser dignos del nombre ‘escuela católica'”, aseguró Byrnes. “Tenemos que predicar con el ejemplo. Nuestra misión es ser hermanos, estar allí el uno para el otro y vivir nuestra fe todos los días. … Es cierto que los niños aprenden lo que viven y viven lo que aprenden “.

 

Formando embajadores para Cristo

La maestra de jardín infantil, Alexis Grose ha enseñado 56 años en escuelas católicas en varios estados y también en Tierra Santa. Los últimos 31 años ha estado en la Arquidiócesis de Denver. Después de 20 años en la escuela Our Lady of Lourdes, en 2007 se mudó a All Souls, donde continúa hasta el día de hoy.

“Amo mucho al Señor y quiero infundir eso en los más pequeños”, dijo Grose

La vocación de ser maestra de escuela católica dijo, “es algo que se mantiene en lo más profundo de tu corazón”.

“Me emociona todos los días ir a la escuela”, dijo Grose. “Llego temprano para prepararme, especialmente para centrar a los niños en torno a la presencia de Jesús. Lo académico es muy importante, pero también tratamos de desarrollar el asombro sobre lo divino “.

Grose enseñó primer grado durante 46 años, e inicialmente lo hizo en All Souls, pero en 2010 hizo el cambio al jardín de niños.

“Me sentí como Abraham consiguiendo una carpa y avanzando”, dijo. “¡Me encanta!”

Alexis reza con íconos, una devoción que comparte con sus alumnos, y es una maestra de la tradición bizantina rusa de la iconografía.

“Todos estamos llamados a evangelizar”, dijo, y agregó que tiene una imagen en su salón de clases que dice: “Yo puedo ser la presencia de Jesús”, para recordarles a los niños que ellos también son “embajadores” de Cristo.

Algunos exalumnos han regresado para agradecerle no solo por enseñarles los conceptos básicos de la educación, sino también por ayudarlos a conocer a Cristo.

“Mi familia dice: ‘¿Cuándo vas a renunciar?'”, compartió Grose riendo. “Acabo de obtener mi contrato para enseñar y dije: ¡Un año más!”

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

 

Próximamente: “Las vocaciones no se reclutan ni se retienen. Son un llamado”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La intervención de la hermana Martha López en el V Encuentro regional de la pastoral hispana realizado en Phoenix, Arizona del 23 al 25 de febrero pasados, hizo mella en los casi 500 participantes que le aplaudieron ovacionaron y luego se le acercaron para agradecerle por su testimonio y tomarse fotos y selfies con ella.

“Queremos hacer dos aclaraciones sabiendo que los aportes van a ser tenidos en cuenta en el Encuentro Nacional en septiembre”, dijo la religiosa, quien sirvió como vocera de los grupos de discusión en el tema de la pastoral vocacional.

“Cuando hablamos de vocaciones estamos hablando de que Dios llama a la vida matrimonial, a la vida de soltería, a la vida consagrada en sus diferentes formas: sacerdote, diácono, religioso, persona laica consagrada o instituto secular”, puntualizó.

La hermana Martha pidió también “tener en cuidado al traducir del inglés al español porque este documento (el de trabajo) dice que tenemos que «reclutar» vocaciones ¡Se reclutan soldados! ¡Dios es el que llama! ¡Y que tenemos que «retener» a los seminaristas! Si retenemos un seminarista vamos a tener como resultado un sacerdote amargado, con cara de funeral”, dijo con firmeza la hermana López.

Denver Catholic en Español subió el video de su intervención al Facebook, el cual tuvo casi 2 mil vistas, muchos comentarios y “shares”.

 

Su historia

Nacida en Bogotá, Colombia la hermana Martha creció en un ambiente muy católico. Trece miembros de su familia han seguido el llamado a la vocación religiosa. También hay un beato, primo hermano de su papá. Se trata de Arturo Ayala, quien ingresó a la orden hospitalaria de San Juan de Dios y murió mártir en la guerra civil española. Asimismo, una sierva de Dios hace parte de su árbol genealógico, la hermana María Benavides, fundadora de las hermanas dominicas de Betania.

“Crecí de la mano con mi mamá y mi papá, de misa diaria, rosario diario. Hice el retiro ignaciano mensual con mi papá cuando era adolescente. Desde que me conozco sentí que era «propiedad privada de Dios». Nunca lo dudé. Si volviera a nacer sería de nuevo esposa del Señor”, comparte la hermana.

Desde muy joven comenzó a trabajar como misionera laica con los inmigrantes y así pasó 26 años de su vida. Recorrió 13 países diferentes (incluyendo el suyo) en esta labor: Ecuador, Perú, Panamá, Bolivia, Chile, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Costa Rica, España, Barsil y Estados Unidos. Al sentirse identificada con ellos y gracias al consejo del arzobispo de San Juan Roberto González Nieves, decidió ingresar a la orden de las Hermanas Misioneras del Sagrado corazón, fundada por Santa Francisca Cabrini.

Así fue asignada a la arquidiócesis de Denver donde comenzó su labor pastoral en la parroquia Saint Cayetan. Allí hay más de 3.500 feligreses inmigrantes inscritos. “Para mí ha sido una experiencia muy bonita haber caminado con ellos, sufrido y reído con ellos. He visitado en la cárcel algunos que están en proceso de deportación”, indica.

Recientemente esta religiosa comenzó a servir en la parroquia Ascension donde semanalmente se reúnen más de 70 jóvenes en diferentes grupos para conocer y compartir si fe. “Quiero hacerles ver qué esperamos de ellos, que son líderes, que en manos de ellos está el hacer una Iglesia más viva y entusiasta en los Estados Unidos, integrada con la parte anglo”, puntualiza la hermana.

Al preguntarle el motivo de su alegría ella no dudó en responder que esta radica en “la relación personal con Dios” y en la vida de oración que es “un encuentro con Dios, no con uno mismo. Eso me va a abrir a las necesidades de los hermanos”.

La hermana López tiene así «entre ceja y ceja» el celo por la promoción de las vocaciones entre los hispanos del norte de Colorado. “Si propiciamos una atmósfera y cultura de la vocación podemos hablar de vocaciones en cada grupo parroquial e invitar a todos a clarificar qué quiere Dios de ellos. Pues en el siglo XXI Dios sigue llamando”, concluye la religiosa.

Para ver el video de su intervención vaya https://www.facebook.com/esDenverCatholic/videos/1048768128598038/