Los “Talentos ocultos” para la llegada a la luna

Carmen Elena Villa

Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Es una frase que puede aplicarse a la vida familiar, sentimental y profesional.  Para que los astronautas Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr y Michael Collins llegaran a la luna aquel memorable 20 de julio de 1969 se requirió del talento de, no una, sino tres mujeres. Ellas son Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson. Y las tres tenían algo en común: eran afroamericanas.

Fue la escritora Margot Lee Shetterly, hija de un investigador afroestadounidense del Centro de Investigación Langley de la NASA , quien descubrió la historia, hasta el momento desconocida, y quien aseguró la hazaña de estas tres mujeres era digna de ser contada. Su libro fue llevado al cine y hoy “Hidden Figures” o “Talentos ocultos”, como se le conoce en español, está nominada a varios premios Oscar, entre ellos el de mejor película.

Recordemos la época de racismo en los Estados Unidos entre las décadas de los 40 y los 70. De la segregación que separaba algunos lugares públicos para los blancos y los afrodescendientes. Una medida rechazada por algunos ciudadanos, pero socialmente aceptada por otros. Estas tres mujeres lo vivieron en carne propia en sus años de universidad y en su vida laboral. Tenían que caminar (y a veces correr) una milla para ir al baño, debían sentarse en la parte de atrás de los buses públicos o servirse el café desde una cafetera (que muchas veces estaba vacía) solo para personas de raza negra. Fue la época de los hechos violentos perpetrados por el Ku Klux Klan de las luchas de Martin Luther King por la igualdad entre blancos y afroamericanos y de su posterior asesinato.

Y fue en ese contexto en que se hicieron más evidentes los resultados del trabajo duro de que estas mujeres, valientes y aguerridas, que se dedicaron a realizar ecuaciones y cálculos que luego fueron decisivos para los viajes inter espaciales.

Así, Katherine Johnson calculó la trayectoria de las misiones Apolo y Mercurio, Dorothy Vaughan fue la primera supervisora afroestadounidense de la NASA y Mary Jackson, que se convirtió en en la primera ingeniera afroestadounidense de la NASA.

La película muestra a Johnson de pequeña, como una niña inquieta por los números. Por calcular y contar todo lo que veía a su alrededor un talento que fue cultivando y que la hizo ser la primer mujer afroamericana de graduarse de la Universidad Estatal de Virginia Occidental. Esta mente también fue descubierta y valorada por sus docentes y se fue desarrollando hasta el punto de resolver ecuaciones que antes habían sido imposibles y que ampliaron la conquista del espacio.

“Talentos Ocultos” tiene un excelente reparto, conjuga muy bien los momentos de tensión, drama y humor. Una historia que ensalza el espíritu y destaca la vida de estas mujeres que creyeron en sí mismas y que no se dejan etiquetar por los prejuicios sociales o raciales de los que aún hoy vemos tantas secuelas. Una historia que deja ver cómo sus colegas fueron poco a poco aprendiendo a respetar y aprender de la mente de estas genios de los números y la física.

El libro y la película que llevan el mismo nombre saca del “escondite” el talento, la disciplina y la confianza en sí mismas de Katherine, Dorothy y Mary Jackson, cuyo trabajo silencioso marcó un hito en la historia de la conquista del espacio.

 

Próximamente: Pastores en la calle

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

En los últimos años, el Camino Neocatecumenal, un carisma de la Iglesia Católica que tiene como objetivo dirigir a la gente a madurar en la fe cristiana, ha anunciado, durante la Pascua, la Buena Nueva de Jesucristo en plazas públicas a través de la arquidiócesis. Este año, por primera vez, el proyecto de evangelización “Great Missión” (“La gran misión”) tuvo lugar en 16th Street Mall en el centro de Denver.

Desde el inicio, hace 35 años, el 16th Street Mall ha permanecido como una de las principales atracciones para los visitantes, donde llegan tanto turistas como personas del lugar al corredor de una milla de largo, que ofrece una variedad de restaurantes, tiendas y negocios.

“Era el lugar perfecto para la Gran Misión, dijo el sacerdote de Denver Grzegorz Wojcik, original de Polonia, quien fue parte del equipo del camino en la parroquia St. Louis en Englewood, y que anunció la Buena Nueva en el centro comercial. “¡Fue estupendo…enseñar [a la gente] que la Iglesia los está buscando”! dijo el Padre Wojcik, quien hoy es el párroco de St. William en Fort Lupton. “Esto demostró que aún en Denver, una ciudad moderna, Jesucristo va hacia ellos.

El 14 de mayo, el quinto domingo de Pascua, el equipo de Great Mission llevó a cinco sacerdotes católicos, quienes ofrecieron confesiones en el centro comercial.

“Nunca he visto eso antes, que el sacramento [de Reconciliación] venga a las calles”, dijo Flora Potter, miembro del equipo de Great Mission a quien se le asignó sostener una pancarta que decía: “Confesión disponible con un sacerdote católico, HOY”.

“Fue el momento de evangelización más increíble que he experimentado”, dijo Potter. “Llevar el amor de Cristo a la gente en la calle ¡Pastores, que huelen a oveja!”.

“Mientras la gente leía las palabras en la pancarta, sus caras expresaban sorpresa, incredulidad, tristeza, sufrimiento, alegría, ira, dolor, deleite, disgusto y gratitud ¡Me di cuenta de que esto era verdadera evangelización!”, dijo Potter.

“Fue llevar a Dios a las calles”, añadió, “donde la gente pudiera verlo”. El padre Wojcik dijo que la experiencia le recordó escenas de las Escrituras donde la gente pasa por su vida cotidiana y de repente, Cristo aparece.

“Jesús estaba presente ahí,” dijo el padre Wojcik. “Él los estaba buscando. Estaba dando felicidad, la oportunidad de ser libres”.

A pesar de la disponibilidad abundante de los sacerdotes, el padre Wojcik dijo que solo unas 20 personas aprovecharon la confesión.

“Las pocas personas que vinieron, a pesar de las distracciones del 16th Street Mall, fueron increíbles”, dijo.

“Fue un privilegio llevar a cabo este anuncio que cambia vidas”, afirmó. “¿Cómo puedes vivir de la misma manera después de saber que Jesús está aquí en 16th Street Mall, entre las calles 16th y Champa?”.

La mayoría de los transeúntes, dijo el sacerdote, consideraron curioso y entretenido el esfuerzo de evangelización.

“Algunos se pararon por un minuto o dos”, dijo. “Muchos tomaron fotos, pero muy pocos se quedaron a escuchar. Fue un gran descubrimiento: de que Jesús es como un espectáculo, como si no lo necesitaran. No hay tiempo para Jesús, tengo que vivir mi vida”.

Lo que pudo parecer tonto para muchas personas, no lo fue para el equipo de evangelización. “Pudimos hablar con estudiantes, indigentes, veteranos viviendo en casas de refugio, gente que vive en el centro que son afluentes”.

“Gente de toda clase social pasa por ahí”, dijo Sue Van Doren, coordinadora del equipo de 13 miembros de Great Mission de 16th Street Mall, que cuenta con el apoyo de una comunidad de unas 40 personas.

“Estamos anunciando la Buena Nueva de que Dios te ama y te conoce por tu nombre”, dijo. “Hubo oración, cantos y bailes -la gente de nuestra comunidad hablaba conaquellos que estaban en la calle ¡Fue maravilloso!”.

El esfuerzo no fue para hacer proselitismo o para o hacer nuevos miembros del Camino o católicos conversos , dijo el padre Wojcik.

“Fue para mostrar el rostro de Jesucristo”, dijo. “Para anunciar el Evangelio. Fue la Iglesia presente, recordándole a la gente el amor de Dios”.

“Como un faro que ilumina a los barcos que están en el mar”, añadió, “la gente no tiene que venir [a la Iglesia], si no que necesitan ver a Cristo [para que] puedan ser salvos”.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.