¿Los pobres son un problema?

Carmen Elena Villa

Los pobres son una “Fuerza salvadora”. Así lo dijo el pasado domingo el Papa Francisco durante la homilía que ofreció con ocasión de la primera Jornada Mundial de los pobres realizada en el Vaticano.

El Pontífice quiso aprovechar esta ocasión para ofrecer en el aula Paulo VI del Vaticano un almuerzo con unas 1.500 personas que viven en situación de dificultad. No se trató solo de compartir el pan material sino y de manera especial, de hacer de esta una ocasión para confraternizar. Simultáneamente se realizaba el mismo acto de caridad en diferentes comedores de Roma y de otras diócesis del mundo que se unieron a esta iniciativa.

Durante el año la Santa Sede organiza diferentes jornadas de reflexión que tocan ciertos aspectos y labores que pueden ser enfocadas a la evangelización. Existe, por ejemplo, la Jornada Mundial de las comunicaciones sociales, de la vida consagrada, de la alimentación, del enfermo, del inmigrante, de las misiones, de la paz, de las vocaciones, de la juventud y ahora de los pobres. Esta última fue establecida hace un año en la carta apostólica Misericordia et Mísera, publicada por el Papa al concluir el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. El Papa invitó a celebrar este día el tercer domingo de noviembre.

Para invitar a la preparación a la Jornada Mundial de los Pobres, Francisco publicó un mensaje el pasado 13 de junio en el que señaló cómo la misericordia puede “llegar a mover nuestras vidas y generar compasión y obras de misericordia a favor de nuestros hermanos y hermanas que se encuentran necesitados”.

Tabmién invitó a todos los católicos a seguir el ejemplo de San Francisco de Asís, quien no se conformó con dar limosna, sino que quiso estar con los pobres y ser uno más. “No pensemos solo en los pobres como los destinatarios de una buena obra de voluntariado para hacer una vez a la semana y, menos aún, de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia”, exhortó en su mensaje. La caridad hacia los pobres debe ser más bien “dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida”.

Por eso, no le bastó con publicar un mensaje y dirigir su homilía y sus palabras del Angelus a este tema, sino que quiso invitar a los pobres a comer con él, un bonito gesto que ocurre justo antes del día de Acción de Gracias y del tiempo de Navidad y que nos puede inspirar a nosotros también para compartir con aquellos que quizás de otra manera no tendrán ni regalo ni cena en estas importantes fiestas.

Aunque suene frase de cajón, cuando se comparte con el pobre es más lo que se recibe que lo que se da, pues el hecho de donarnos nos ayuda a tener “un corazón humilde que sabe aceptar la propia condición de criatura limitada para superar la tentación de la omnipotencia, que nos engaña haciendo que nos creamos inmortales”.

Esta arquidiócesis ofrece la bendición de compartir con los más necesitados por medio de iniciativas como Caridades Catholicas o Christ in the citiy. Muchos de nuestros hermanos de la comunidad hispana también necesitan una mano de parte de aquellos que llevan más tiempo viviendo en este país, que tienen más recursos y están más adelante en su proceso de adaptación.

Por ello los pobres no son un problema sino rostros concretos que nos permiten que salgamos de nuestro egoísmo y nos pongamos en el lugar del otro. Con las palabras y acciones de esta jornada, (la primera, ojalá de muchas), el Papa hace caso a aquel consejo que le dio su amigo, el cardenal brasileño Claudio Humes, justo al concluir el conclave en el cual fue elegido: “No te olvides de los pobres”.

Próximamente: V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

Se realiza en Phoenix el V Encuentro de la pastoral hispana. Región XIII

Carmen Elena Villa

(Foto de The Catholic Sun. Periódico de la diócesis de Phoenix)

Los obispos de las diez diócesis de la región XIII de Estados Unidos brindaron sus consejos pastorales en un panel que presentaron durante el V Encuentro de la pastoral hispana que se realizó en Phoenix del 23 al 25 de febrero y que abarca los estados de Wyoming, Colorado, Utah, Nuevo México y Arizona.

 

Ser testimonio para los jóvenes

Sobre la pastoral juvenil el arzobispo de Santa Fe, Nuevo México, John C. Wester dijo que para lograr un apostolado efectivo es necesario tener una intimidad con Jesús y hablar a los jóvenes “como un padre, no como un profesor”.

Por su parte el obispo de Salt Lake – Utah, Oscar Solis, aseguró que la participación de los jóvenes es esencial para tener una Iglesia más viva. Para el obispo de Colorado Springs monseñor Michael Sheridan, es importante destacar el “deseo de relaciones auténticas”, que tiene el joven.

El Obispo Gerald Frederick Kicanas, de Tucson – Nuevo México destacó cómo el joven busca relaciones de amistad profundas y que muchas veces no saben encaminar por su excesivo consumo de tecnología y la falta de comunicación persona a persona. Dijo que los agentes pastorales tienen una responsabilidad muy grande porque la fe “no se enseña. La fe es como un virus”, el cual se contagia con el contacto con quienes tienen a Jesús en el centro.

 

Desafíos para las familias hoy

El obispo auxiliar de Phoenix Eduardo Nevares dijo que “como va la familia, así va la sociedad y la Iglesia”. Y se refirió a los desafíos que tiene que enfrentar la familia: “En muchos hogares trabajan los dos padres. Muchas veces los papás no hablan entre ellos porque ambos están trabajando y necesitan dinero”. Y dijo cómo en ocasiones las familias deben hacer ciertas opciones para el bien de las mismas: “Tenemos que escoger y no tener que tener un televisor en cada cuarto, dos o tres carros último modelo y así el papá y la mamá se queden en la casa porque ellos son nuestro tesoro. El dinero es el tesoro en los Estados Unidos pero para los hispanos los hijos son el verdadero tesoro”. Y exhortó a las familias allí presentes: “¡Nada de que solo un hijo es suficiente!” – a lo que el púbico aplaudió de manera apoteósica – Y dijo que la Iglesia necesita matrimonios compuestos por “un hombre, una mujer, donde haya fertilidad por el bien de la sociedad y de nuestra madre Iglesia”.

El obispo de Las Cruces, Oscar Cantú compartió en este panel cómo su diócesis está experimentando una catequesis en familia: “Que aprendan juntos papás, hijos y abuelos. Que se encaminen como familia aprendiendo a su nivel y a veces los niños le enseñan más a los padres”.

 

Más vocaciones

Para el obispo de Colorado Springs Michael Sheridan el lugar donde mejor se cultivan y florecen las vocaciones es el de la familia e invitó a “no subestimar lo que hacen las familias”.

Por su parte el obispo auxiliar de Denver Jorge Rodríguez pidió no tener miedo de decir que en las familias se permita escuchar el llamado vocacional. El prelado compartió que, antes de su nombramiento episcopal, fue vicerrector del seminario Saint John Vianney de Denver donde veía en el proceso de admisión de los candidatos al sacerdocio cómo su vocación florecía en el seno de familias cristianas y cómo ellos se habían atrevido a dar este paso porque alguien una vez les preguntó si habían pensado en ser sacerdotes.

Sobre el tema el obispo de Las Cruces Oscar Cantú compartió su experiencia al ser texano pero de papás mexicanos. “No nos sentimos completamente americanos”, confesó. Y dijo que cuando iba de viaje a México a visitar a su familia extendida “no hablaba perfecto español” entonces se sentía “como la india María. Ni de aquí ni de allá. Como muchos de ustedes, experimenté la discriminación”. Hasta que una religiosa le dijo: “Tú vas a ser un orgullo y un regalo para la Iglesia porque tú tienes dos culturas, hablas dos idiomas, conoces dos mundos”. Sin embargo, era la primera vez que el hoy obispo Cantú escuchó estas palabras. “Tenemos que decirle a nuestros jóvenes, a nuestros niños que son una bendición y que tienen esa capacidad de ser puentes en nuestra sociedad”.

Luego los obispos respondieron algunas preguntas dirigidas de parte del público. Uno de los asistentes preguntó si pensaban que este encuentro daría algún tipo de frutos para la vida de la Iglesia a lo que el obispo de Pueblo – Colorado, Stephen Berg aseguró “firmemente que el V Encuentro va a marcar una diferencia con las metas que estamos hablando y en nuestro caso, el compromiso con una mejor comunicación” y dijo que con este encuentro se espera dar “un paso hacia el liderazgo y para el cambio de la cultura en toda la Iglesia”.

Para ver más fotos y videos del encuentro vaya a nuestro Facebook en Denver Catholic en español.