Los padres que admiro

Carmen Elena Villa

A pocos días de la celebración del Día del Padre me puse a pensar en aquellos padres a quienes les tengo una especial admiración y respeto.

Todo aquel que asume su paternidad con amor, responsabilidad y entendiendo lo que significa darle un hijo a este mundo ya es de por sí un héroe. Pero dentro de esos héroes creo que hay súper-héroes. He aquí algunos ejemplos.

Admiro a esos padres a quienes desde que su esposa, novia o compañera sentimental le cuenta la noticia de que están en embarazo (porque son ambos) se llenan de alegría (aún si el bebé no fue planeado) y asumen con responsabilidad, compromiso y con mucho amor su nueva condición (para los primerizos) de padres que de seguro les cambiará la vida y los hará amar más.

Admiro a aquellos que sacan tiempo de calidad para sus hijos. Que salen animados de sus trabajos (aunque cansados) porque los espera una tarde (o aunque sea un pedacito de noche) con sus hijos. Que no tienen vergüenza de pedirle a su jefe ausentarse unas horas para ir a la representación del colegio o a la final de inter colegiados de fútbol donde irá orgullosamente a ver a hijo.

Admiro a esos padres que se quieren tanto a sí mismos que entienden que ni un Smartphone, tableta ni  mascota fina pueden remplazarlos. Que saben dar regalos a sus hijos no para llenar un vacío sino como un sencillo acto de amor en el que además enseñan el valor de compartir.

Y hablando de regalos, admiro a los padres que les dan a sus hijos el mejor regalo: ¡Un hermanito! ¡O varios! Que les enseñen lo hermoso (aunque exigente) que resulta crecer acompañados y tener la oportunidad de compartir y jugar juntos.

Admiro a los padres que han pasado por la cruz de la infertilidad, sea de su esposa o la propia y que deciden por medio de la adopción darle un hogar a un hijo a quien en un primer momento le fue negado.

Admiro a ese papá que ama a la mamá de sus hijos. Que la trata con respeto y le es fiel aunque atraviese momentos de tentación y vulnerabilidad. Y si es que tuviera por ahí algún desliz, se pone prontito de pie con el propósito real de no volver a caer y siga haciendo feliz a esa mujer que por amor le ha dado uno o varios hijos.

Admiro a ese padre que entiende que la responsabilidad es de dos. Que se levanta en la noche si su hijo llora o tiene una pesadilla. Que prepara teteros y cambia pañales porque eso también es cosa de hombres.

También son de admirar padres que dialogan abiertamente con sus hijos adolescentes sobre sus expectativas, su futuro y los peligros a los que están expuestos. Sobre cómo se ama de verdad porque ellos así han amado. Que los acompañan con su cariño y guía en un momento fundamental de sus vidas.

Son de admirar en estos tiempos los padres que enseñan a orar a sus hijos. Que les hablan ese otro padre que está en los cielos: Dios y que les transmiten el don de la fe.

Los admiro porque viven de acuerdo con su vocación de padres. Su amor, sacrificio y compromiso marcará la diferencia en una sociedad herida por el individualismo y el desamor. Por eso vale hoy más que nunca decirles ¡Feliz día del padre!

Publicado originalmente en www.elcolombiano.com

 

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.