Los efectos negativos que los medios producen en fechas especiales

Mavi Barraza

Desde mediados de enero se puede observar corazones, cupidos y decoraciones de color rosa y rojo, acompañados de mensajes en radio, televisión, y redes sociales dedicados al 14 de febrero: día del amor y la amistad.

¿Pero es realmente la intención demostrarle -ese día- a tus seres queridos cuanto los amas? ¿Es una “necesidad” demostrarle al “mundo entero” tu “felicidad” por tener pareja, o por quedar bien con los demás por los detalles y regalos materiales que seguramente serán compartidos en fotografías en las diferentes redes sociales.  ¿Podría todo esto, solo ser el fruto de las múltiples campañas de marketing y “mensajes” que han sido lanzados antes de la fecha, en diferentes medios de comunicación?

“Creo que la tele tiene mucho que ver con todo. Me acuerdo que cuando era niña, y por lo que veía en las novelas, soñaba con el día en que mi príncipe azul fuera a llegar, que pidiera mi mano, nos casáramos y fuéramos felices”, dice con una gran sonrisa. María Morales, quien añade “y además tenía que ser un hombre rico para que me regalara muchas cosas y me pusiera a vivir bien”, agregó.

Esta mujer, de casi cuarenta años, también recuerda que el sentimiento era mayor cada vez que se acercaba el Día de San Valentín y dice que sus hijas adolescentes pasan por un sentimiento similar pero en el caso de ellas influenciadas por las redes sociales.

“A veces me enseñan fotos de sus amigas en el Facebook y me dicen: ‘mira a tal o cual, le regalaron eso, como quisiera tener novio para que me regale algo o que me traiga flores”, añadió Morales.

Por su parte, Carlos Camarena, cuenta que el hermano mayor de su padre se casó con una chica de “una clase social diferente”, que hasta cierto punto pudo haber sido afectada con el síndrome “Cenicienta” (aquella mujer tiene la necesidad de sentirse aceptada a través del matrimonio y la compañía de un hombre), resultado de la influencia de los medios.

Carmena opina que: “los programas televisivos, radiales e incluso ahora las redes sociales son una ventana que le abre a la gente la posibilidad de pertenecer a “otra realidad” -diferente a la que viven-”.

Amalia Guzmán, una chica de 18 años, publicó un mensaje en su Facebook que decía: “Busco novio para el Día de San Valentín”. Ella comentó para El Pueblo Católico que, aunque fue un tipo de broma: “Es tal vez tonto, pero uno ve tanta cosa en la tele, en las redes sociales, que te sientes solo si no tienes novio para esa fecha. Y sí da algo de envidia ver fotos de parejas en el internet. Sí deprime”, agregó la joven.

Al recurrir al punto de vista profesional referente a que tanto influyen los medios de comunicación en el comportamiento de las personas, Vioneth Villatoro-Ramírez, quien es psicoterapeuta y cuenta con una maestría en salud mental y consejería clínica, dijo que las personas pueden verse afectadas tanto psicológicamente como en su conducta influenciados por la información que reciben de los diferentes medios. Hay que tener en cuenta que “todo lo que entra por nuestros sentidos nutre nuestro ser interior de donde provienen los sentimientos que luego dirigen nuestras conductas para bien o para mal”.

La psicoterapeuta dice que es de vital importancia elegir de qué manera alimentamos el cerebro. Ya que “nuestra mente recibe diferentes tipos de ‘alimentos’, algunos son dañinos y otros son positivos para nuestra salud mental.  Según la terapeuta, cada vez que vemos, escuchamos o hablamos algo cargado de drama, chisme o estrés, nuestro cuerpo no distingue si eso que estamos escuchando o viendo es real o no. Nuestro cerebro simplemente reacciona en consecuencia segregando adrenalina, cortisol y demás hormonas que en exceso dañan nuestro cuerpo y generan ansiedad.

La profesional hace hincapié que esto influye tanto en adultos, como adolescentes y niños, aunque los dos últimos son los más vulnerables ya que su identidad esta en formación.

Si eres de las personas que en “fechas especiales” suele sentir emociones negativas (celo, soledad, envidia, depresión, etc.), el sentimiento puede minimizarse o revertirse si eres selectivo y cuidadoso en cuanto al material que se ves, lees o escuchas. “Escojamos lo que nos haga reír. Recordemos que de lo que estamos alimentando nuestra mente hoy, así será el contenido de lo que pensemos y sintamos el día de mañana”, finalizó la psicoterapetua.

Próximamente: Familia y jóvenes de cara al V Encuentro

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¿Qué necesidades y desafíos debe atender la Iglesia en la pastoral hispana? Fue la pregunta que respondieron los fieles en el encuentro arquidiocesano que se realizó el pasado 16 de septiembre en la escuela Bishop Machebeuf  de Denver. Estas necesidades serán  presentadas luego en el encuentro regional que se realizará del 23 al 25 de febrero en Phoenix, Arizona y más adelante en el V Encuentro de la pastoral hispana que se llevará a cabo en Grapevine, Texas del 20 al 23 de septiembre de 2018.

El Quinto Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana es un proceso de cuatro años que invita a la Iglesia Católica en los Estados Unidos a discernir cómo puede servir mejor a los hispanos y fortalecer su papel como discípulos misioneros.

Para conocer las necesidades de los fieles, los mismos laicos, delegados de diferentes parroquias, han salido a las calles a realizar encuestas sobre sus expectativas y propuestas para realizar un apostolado más eficaz. Estas han sido presentadas primero en encuentros que se realizaron en diferentes parroquias y luego han sido llevadas y discutidas en el encuentro arquidiocesano.

Los fieles expresaron en las encuestas la necesidad de sentirse bienvenidos y bien atendidos por el equipo de la parroquia. También solicitaron una mayor comunicación con los movimientos eclesiales presentes en la arquidiócesis, “ya que algunos piensan que se trata de sectas”, comentó Alfonso Lara, jefe de servicios pastorales del Centro San Juan Diego. Igualmente, destacaron la generosidad de la comunidad hispana y el valor que le dan a la familia. Algunos integrantes sugirieron que la arquidiócesis debería hacer campañas de prevención del consumo de la marihuana.

Los participantes analizaron cada una de las propuestas para mejorar la pastoral hispana en orden de prioridades con el objetivo de llevarlas luego al encuentro regional, en el que participarán 80 delegados de la arquidiócesis y más adelante al encuentro nacional que contará con la presencia de 40 representantes de esta iglesia local.

 

Tareas más urgentes

Dentro de las prioridades expresadas por los fieles, la más alta ha sido la preocupación por las familias. “Los hispanos buscan instancias de pastoral como una verdadera preparación integral para el matrimonio. También  que se atienda a las parejas jóvenes recién casadas. Es necesario hacer una buena transición de jóvenes adultos a parejas de recién casados en las que se sienten las bases para que no haya separación. Los matrimonios necesitan mayor compañía y mejores recursos para superar las crisis que muchos atraviesan”, comentó Alfonso Lara.

El segundo punto de preocupación fue la pastoral con los jóvenes. Especialmente la pastoral vocacional y el acompañamiento a las parejas de jóvenes adultos que quieren contraer matrimonio. “Muchos padres de familia buscan se atiendan cuestiones de vocación de sus hijos desde edad temprana. Que sus hijos sean conscientes de que pueden optar por la vida religiosa, si Dios los llama o por la vida matrimonial”, indicó Lara.

El encuentro arquidiocesano contó con la presencia del obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, quien les ofreció una breve plática y también presidió la Santa Misa. “El V Encuentro es un camino”, dijo el prelado.  “Si estoy en camino todavía no he llegado. Es un camino que tiene un punto de llegada: el encuentro con el Señor y el encuentro con los hermanos y tiene también un punto cronológico de llegada que es el V Encuentro a nivel nacional. Tu caminar es lo que se llama tu discipulado. Es ir a la escuela de Jesús”. El obispo valoró también durante su intervención “la ola de fe católica que habla español y que inyecta a esta iglesia un espíritu de vitalidad y de expresión de nuestra fe que es muy viva”.