Leer noticias con el lente de la esperanza

Mensaje del Papa en la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Carmen Elena Villa

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de San Francisco de Sales (1567- 1622), patrono de los periodistas. Este santo francés se destacó por su gran capacidad comunicativa a través de la escritura.

Es por ello que cada 24 de enero el Papa publica un mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebra en mayo. El texto publicado hoy por el Papa Francisco tiene como título “Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos”.

La comunicación avanza cada vez más rápido. Hoy no importa la distancia física del lugar de los hechos. Podemos estar conectados permanentemente en tiempo real sin importar dónde estemos. También hoy es muy fácil centrarnos en las noticias que generan en nosotros ese sentimiento de “disgusto” y “resignación” y que nos pueden llevar a la apatía y a la desesperanza.

Pero ¿cuál es la solución para que no nos dejemos llevar por el desasosiego ante las guerras, el terrorismo, los escándalos y cualquier tipo de noticia que refleja el poder destructor del mal? ¿Apagar la radio? ¿cerrar los periódicos? ¿poner nuestros dispositivos en “modo avión” para dejar de recibir información?

El Papa Francisco recuerda en su mensaje cómo los padres de la fe hablan de la “mente humana como una piedra de molino que, movida por el agua no se puede detener”.  Una manera muy gráfica, y hoy también muy actual, de describir las ideas que se entretejen en nuestra mente. Pero el Papa, citando a Casiano, clarifica que lo que está en nosotros es decidir “qué material ofrecemos” Si trigo o cizaña.

Por ello depende mucho el lente con el que leamos las noticias. Pensemos en el momento de la crucifixión. Una tremenda injusticia está ocurriendo. Pensemos en los discípulos de Emaús que se dejaron nublar por la desesperanza hasta el punto de no reconocer al mismo Cristo resucitado. Les faltó en un momento, leer este acontecimiento con el lente de la esperanza en las promesas que Jesús mismo les había hecho.

El Papa nos invita a leer la realidad con el lente de la buena noticia. Y es buena, no porque “esté exenta de sufrimiento sino porque contempla el sufrimiento en una perspectiva más amplia, como parte integrante de su amor por el Padre y por la humanidad”.

¡Cuántas noticias buenas surgen en lo escondido en medio del dolor! Acciones solidarias, personas que dan la vida, fundaciones que nacen para tender la mano, colectas, mentes y corazones que se atreven a cambiar tras haber sido testigos o de vivir en carne propia injusticias tremendas, almas que están dispuestas a dar y recibir perdón. Muchas veces estas acciones no son noticia, pero en medio de las grandes catástrofes también hay grandes héroes que van tejiendo silenciosamente motivos para mantener la esperanza. Una esperanza que viene de Cristo, quien venció la muerte. Ese es el lente con el que el Papa nos invita a mirar la realidad para no caer en el desasosiego para no pensar que ya todo está perdido.

En el día que la Iglesia celebra al patrono de los comunicadores (un gran santo que, por cierto, nunca perdió la esperanza ante las dificultades que tuvo que enfrentar) el Papa nos invita a encontrar en los acontecimientos actuales un espacio para la buena noticia y recordar que “la debilidad es más fuerte que toda potencia humana” y también que  “el fracaso puede ser el preludio del cumplimiento más grande de todas las cosas en el amor”.

 

 

Próximamente: Familia y jóvenes de cara al V Encuentro

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¿Qué necesidades y desafíos debe atender la Iglesia en la pastoral hispana? Fue la pregunta que respondieron los fieles en el encuentro arquidiocesano que se realizó el pasado 16 de septiembre en la escuela Bishop Machebeuf  de Denver. Estas necesidades serán  presentadas luego en el encuentro regional que se realizará del 23 al 25 de febrero en Phoenix, Arizona y más adelante en el V Encuentro de la pastoral hispana que se llevará a cabo en Grapevine, Texas del 20 al 23 de septiembre de 2018.

El Quinto Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana es un proceso de cuatro años que invita a la Iglesia Católica en los Estados Unidos a discernir cómo puede servir mejor a los hispanos y fortalecer su papel como discípulos misioneros.

Para conocer las necesidades de los fieles, los mismos laicos, delegados de diferentes parroquias, han salido a las calles a realizar encuestas sobre sus expectativas y propuestas para realizar un apostolado más eficaz. Estas han sido presentadas primero en encuentros que se realizaron en diferentes parroquias y luego han sido llevadas y discutidas en el encuentro arquidiocesano.

Los fieles expresaron en las encuestas la necesidad de sentirse bienvenidos y bien atendidos por el equipo de la parroquia. También solicitaron una mayor comunicación con los movimientos eclesiales presentes en la arquidiócesis, “ya que algunos piensan que se trata de sectas”, comentó Alfonso Lara, jefe de servicios pastorales del Centro San Juan Diego. Igualmente, destacaron la generosidad de la comunidad hispana y el valor que le dan a la familia. Algunos integrantes sugirieron que la arquidiócesis debería hacer campañas de prevención del consumo de la marihuana.

Los participantes analizaron cada una de las propuestas para mejorar la pastoral hispana en orden de prioridades con el objetivo de llevarlas luego al encuentro regional, en el que participarán 80 delegados de la arquidiócesis y más adelante al encuentro nacional que contará con la presencia de 40 representantes de esta iglesia local.

 

Tareas más urgentes

Dentro de las prioridades expresadas por los fieles, la más alta ha sido la preocupación por las familias. “Los hispanos buscan instancias de pastoral como una verdadera preparación integral para el matrimonio. También  que se atienda a las parejas jóvenes recién casadas. Es necesario hacer una buena transición de jóvenes adultos a parejas de recién casados en las que se sienten las bases para que no haya separación. Los matrimonios necesitan mayor compañía y mejores recursos para superar las crisis que muchos atraviesan”, comentó Alfonso Lara.

El segundo punto de preocupación fue la pastoral con los jóvenes. Especialmente la pastoral vocacional y el acompañamiento a las parejas de jóvenes adultos que quieren contraer matrimonio. “Muchos padres de familia buscan se atiendan cuestiones de vocación de sus hijos desde edad temprana. Que sus hijos sean conscientes de que pueden optar por la vida religiosa, si Dios los llama o por la vida matrimonial”, indicó Lara.

El encuentro arquidiocesano contó con la presencia del obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, quien les ofreció una breve plática y también presidió la Santa Misa. “El V Encuentro es un camino”, dijo el prelado.  “Si estoy en camino todavía no he llegado. Es un camino que tiene un punto de llegada: el encuentro con el Señor y el encuentro con los hermanos y tiene también un punto cronológico de llegada que es el V Encuentro a nivel nacional. Tu caminar es lo que se llama tu discipulado. Es ir a la escuela de Jesús”. El obispo valoró también durante su intervención “la ola de fe católica que habla español y que inyecta a esta iglesia un espíritu de vitalidad y de expresión de nuestra fe que es muy viva”.