Le quedaban días de vida. Hoy está sana.

Los doctores pueden dar su diagnóstico, pero Dios tiene la última palabra.

“Puedes morir en cualquier momento”, fue el mensaje que recibió Rocío Pérez tras revelársele que tenía un tumor en el cerebro.

Laredo, Texas es la tierra que vio nacer a Rocío quien es de ascendencia mexicana. Fue en el 2009 cuando Rocío, con 34 años de edad, comenzó a notar problemas de oído, sentía mareos, náuseas y dolores de cabeza. Una madrugada la llevaron al hospital de emergencia porque perdió control de parte de su cuerpo y del habla.

Una fiesta por su cumpleaños había sido organizada para unos días más tarde, debido a la gravedad del caso, tuvo que ser cancelada por recomendación de los médicos.

Días después, Rocío se encontraba dentro de una sala, con una máscara protectora y anclada a una camilla, mientras se llevaba a cabo un imagen de resonancia magnética. Luego de dejar el hospital ese mismo día, Pérez recibió una llamada que le indicaría la severidad de su caso -un tumor “no común” se albergaba en su cabeza y estaba sobre su cerebro.

Las opciones para tratar el mal eran limitadas, así como sus posibilidades de seguir con vida. Según le explicó el doctor en cualquier momento podría darle un ataque cerebral y morir. “Fue una experiencia muy ‘interesante’… Yo lo vi desde el punto de vista de una persona de negocios aquí está un problema, hay que buscarle una solución. Y fue ahí donde comenzó un camino de descubrir lo que era importante en mi vida”, aseguró la entrevistada.

Sin embargo, para su familia no fue así y Rocío tuvo que brindarles apoyo psicológico. Mientras ellos se lamentaban, ella decía: “Yo voy a celebrar la vida. Voy a vivir todas las experiencias que pueda, y voy a amarme…”, esa era la respuesta de aliento que Rocío compartía con sus amigos y familiares que estaban consternados con la noticia.

No hacer nada al respecto, recibir una sesión de radiación estereostática -que es el máximo que puede recibir una persona con este mal-, o someterse a una operación para extraer el tumor, eran las opciones que le dieron los doctores. La fe de Rocío en que se sanaría era tal que optó por la radiación ya que según dice, la operación tenía más posibilidades de “error humano”.

El día más emocional para esta mujer, fue el 8 de diciembre, una tarde antes del procedimiento de radiación cuando llegaron a su casa su hijo y su nuera a llevarle los regalos de navidad, “Me dijeron: mamá, nos gustaría que abrieras tus regalos de navidad hoy (porque ellos pensaban que no llegaría al 25 de diciembre)”, recuerda con voz entrecortada.

En ese momento, “el camino se tornó más interesante”, aseguró la entrevistada. El proceso de “recuperación” duro un año y medio durante el cual no podía llevar una vida normal. El tumor se expandió -como efecto de la radiación-, esto hizo que a Rocío le incrementaran los dolores de cabeza. “Un día bueno era poder salir al sol. No podía caminar y un día me dije: ‘no puedo más’”, aseguró Pérez.

Decidió tomar un viaje a México por una semana. Durante ese tiempo se percató que su cuerpo reaccionó positivamente debido al cambio de clima y geografía. Entonces, decidió mudarse a San Diego, California.

Los médicos ahora ahí, le informaron que el procedimiento que le habían hecho en Denver había empeorado las cosas, ahora el tumor estaba pegado al cerebro -anteriormente estaba sobre este-.  “No comprendía lo que estaba pasando, salí de la oficina del doctor y me fui a hacer lo que nunca había hecho, ¡Vivir! “Me compré un kayak, me fui a la playa y comencé a hacer todo lo que siempre quise hacer”, acotó.

Rocío siguió viendo especialistas, y también incrementando su fe, comenzó a hacer diferentes cosas para sanarse: comer saludable, alcalinizarse, y a llevar una vida más activa.

En el 2013 ocurrió un cambio en la salud de Rocío. Los análisis dictaban que se estaba mejorando. “Le dije al doctor: ‘Un día voy a entrar a esta oficina y el tumor se va a haber desaparecido’”.  El doctor le dijo que eso no era posible, que el tumor seguiría creciendo y que no se hiciera falsas esperanzas, a lo que ella contesto con simpatía: “¡Yo me quedo con mi fe y mis creencias, usted quédese con el tumor!”.

Los análisis anuales muestran que el tumor que antes amenazaba su vida ahora está inactivo. Este año Rocío recibió la gran noticia de que por los próximos años no tendrá que revisarse ya que todo indica que está mejor que nunca.

Al pregúntale a Rocío si hubiera tenido la opción de tomar la decisión del suicidio asistido, ¿lo hubiera hecho? Su respuesta fue “¡No! ¡La vida es fenomenal!,¡Goza la vida por lo que es, que, si no lo has hecho, estas muerto en vida!”.

Rocío Pérez vive ahora en Colorado, es profesional, empresaria y dedica parte de su tiempo a dar conferencias motivacionales.

Próximamente: La ballena de la muerte

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La semana pasada se dieron a conocer las infelices declaraciones del supuesto autor del juego “La Ballena Azul”. Philipp Budeikin, ruso, de 22 años, expulsado de la facultad de psicología y detenido desde noviembre pasado, dijo sin mostrar ningún tipo de remordimiento: “Sí, realmente lo hice, murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.

Y según sus declaraciones, Budeikin se cree con el criterio de dividir a los adolescentes en dos grupos: “personas” y “residuos biodegradables”.  De incitar a los jóvenes que pertenecen al segundo grupo (según su tétrica clasificación) a quitarse la vida. “Los residuales son aquellos que no tienen ningún valor para la sociedad, sino que, al contrario, le hacen daño a esta. Yo estaba limpiando la sociedad de esas personas residuales”, comentó a la prensa.

Cincuenta retos en cincuenta días que se aprovechan de jóvenes vulnerables, (¡cuántos de nosotros lo fuimos también!) que viven quizás en alguna situación de soledad o que pasan por un momento de tristeza o confusión y que, al no hallar un sentido en su vida real, buscan refugio en el mundo virtual. Es allí donde estas mentes tan moldeables se encuentran con un juego que los atrapa, con maestros anónimos por quienes se dejan “guiar” y hacia quienes sienten temor por las amenazas que reciben en contra de sus familias si no les hacen caso.

Uno de los retos es ver por un día entero películas de terror enviadas por su “maestro” para alterar sus emociones, hacerlos más vulnerables y predisponerlos para aceptar los retos más peligrosos: cortarse la piel hasta tatuarse una ballena, pararse frente a un piso alto y finalmente lanzarse desde un edificio para morir.

Al ver este fenómeno, que al parecer también ha cobrado víctimas en Colombia, me pregunto por la situación de estos jóvenes. Quizás muchos de ellos adolecían de esa “calidez, comprensión y comunicación”. Quizás sus padres estaban demasiado ocupados y pensaron que la mejor manera de entretenerlos era llenándolos de aparatos. A lo mejor no hubo tiempo para una adecuada supervisión sobre lo que veían en las redes. Ni para un diálogo abierto sobre los peligros de navegar solos en el ciberespacio sin ningún límite.

Es normal que los adolescentes se hagan preguntas sobre el sentido de su propia vida. Que experimenten una fuerte necesidad de ser queridos y orientados. En sus mentes van gestándose los sueños que serán decisivos para el desarrollo de su vida adulta.

Necesitan sentirse valiosos (¡y lo son!) y superar retos en los que descubran sus capacidades. Pero estas inquietudes deben plantearse en el mundo real y no a maestros anónimos. Es en el seno de una buena familia, de profesores comprometidos donde encontrarán la “calidez, comprensión y comunicación” pero no aquella inventada por Budeikin sino la que ofrecen de seres humanos que buscan orientarlos en un momento que es clave, hacia una vida llena de sentido. En la que entiendan están muy lejos de ser “residuos biodegradables”.