“La verdadera devoción a la Guadalupe es la conversión”

Sacerdotes y fieles en Denver celebran con fervor a la Morenita

Mayé Agama

Una numerosa cantidad de fieles, la mayoría mexicanos, pero también de otros países así como algunos jóvenes estadounidenses, estuvieron presentes en la parroquia Saint Joseph, en Denver, rindiendo un hermoso homenaje a Nuestra Señora de Guadalupe, en vísperas de su fiesta.

La Santa Misa fue celebrada a lo grande, el 11 de diciembre por el párroco, el padre Mario Ramirez, y estuvo llena de cantos dirigidos a la Morenita, expresando un gran amor a la Madre de Dios en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe.

Durante la homilía, el P. Ramirez recordó a todos los presentes, que la mejor manera de expresar el amor y la gratitud a la Virgen de Guadalupe, es acercarse más al Señor. “La verdadera devoción a María es la conversión, la verdadera devoción a la Virgen de Guadalupe es el amor a Jesús, la verdadera devoción a la Madre se convierte en seguir su ejemplo”, afirmó el sacerdote de origen mexicano.

“Más que nunca, en este tiempo de Adviento en que la Iglesia nos invita a preparar, rectificar y corregir, tenemos un gran estímulo;  ¡Qué mayor estímulo podemos tener nosotros que el Amor y la seguridad que nos da María!” agregó el padre Ramirez.

Finalmente, pidió de manera especial a Dios por el pueblo de México, para que encuentre la paz y la reconciliación. Y que en cualquier circunstancia, por más difícil que sea, “escuchemos las palabras de Dios: Por qué te afliges, de qué te angustias? No estoy yo aquí que soy tu Madre?”

A las 12 am, tras finalizar la Eucaristía, los feligreses le ofrecieron una calurosa serenata acompañada por mariachis. Esta comenzó con las tradicionales “Mañanitas” y estuvo seguida por otros cantos como “Apariciones Guadalupanas” y “Buenos días, paloma blanca”.

Los fieles mostraron así el cariño y el amor filial a la morenita. La misma ceremonia se realizó en otras parroquias de Denver, y seguirán a lo largo del día, pues son muchas las parroquias en el norte de Colorado, que tienen una fuerte presencia de la comunidad hispana y una gran devoción a esta advocación mariana.

 

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.