La Sábana Santa narra la pasión, muerte y resurrección de Cristo

Contemplándola podemos profundizar en los misterios centrales de la Semana Santa

Mayé Agama

Ahora que se aproxima la celebración del Triduo pascual en toda la Iglesia Universal,  la Sábana Santa aparece como ese testigo silencioso de los sufrimientos que sufrió el Señor. Según el Doctor en física John Jackson y su esposa Rebecca, fundadores del Centro de la Sábana Santa, ubicado en Colorado Springs, este conocido manto que se custodia en Turín, muestra de manera impresionante, y en su total crudeza, lo que experimentó Jesucristo durante su pasión, muerte e incluso resurrección. 

La Sábana Santa – también conocida como el Manto de Turín, el Santo Sudario, o la Síndone-  es un manto de lino de 436 cm × 113 cm, que muestra la imagen de un hombre que habría sufrido la muerte de la misma manera como los Evangelios narran la pasión y muerte de Cristo:

Foto de Art History Images (Holly Hayes)flagelado, coronado de espinas, con heridas que revelan que cayó varias veces, y crucificado. Diversos estudios científicos apoyan la tesis de que esta Sábana es la misma que envolvió el cuerpo de Jesús, cuando fue bajado de la Cruz y puesto por José de Arimatea y Nicodemo en el sepulcro (Mateo 27, 57-58). Por esta razón, el manto es objeto de veneración y está custodiado en la ciudad de Turín, en Italia, desde 1578. Cada cierta cantidad de años se expone al público, las últimas exhibiciones fueron en el 2000 y 2010. La próxima será en el año 2015, en el que acudirán a venerarla millones de peregrinos de todas partes del mundo.

Si bien no es materia de fe, diversos santos, reyes y todo tipo de creyentes, la han venerado, incluidos diversos papas, como el próximo santo Juan Pablo II y el papa emérito, Benedicto XVI. El papa polaco dijo de ella que era “la reliquia más espléndida de la Pasión y de la Resurrección” (durante el rezo del Regina Caeli, 20 de abril de 1980).

A simple vista, el manto revela una imagen humana. Pero en el año 1898, el fotógrafo italiano Secondo Pía realizó la primera fotografía de la historia de la Sábana Santa. A la hora de revelar el negativo, el fotógrafo quedó sorprendido: se veía en él la imagen perfecta de un hombre, igual a Jesucristo.

Desde ese momento, miles de estudios científicos se han realizado para comprobar la autenticidad de la imagen. Entre ellos, el Dr. Jackson, junto a un grupo de hombres de ciencia, el equipo S.T.U.R.P. (Shroud of Turin Research Project), realizó el mayor estudio efectuado  en la tela hasta la fecha. Sin embargo, no se pudo determinar cómo se produjo la imagen. Pero se comprobó que no era una falsificación: la imagen se encontraba estampada en la superficie de la tela. No podía haber sido hecha por un artista. En su teoría el Dr. Jackson expone que el cuerpo que dio origen a la imagen  pareciera haberse vuelto radiante y mecánicamente transparente. Esto significaba que en un momento, el cuerpo no ofreció resistencia a la tela, lo que permitió que la sábana cayera a través del cuerpo, bajo la influencia de la gravedad. Entonces, la radiación que se desprendió en este fenómeno produjo que la imagen se estampara en la tela. Algunos científicos piensan que esa energía se desprendió del momento de la resurrección de Jesús.

Los misterios de la Semana Santa

Reliquia de los clavos que traspasaron las manos y los pies de Cristo. Uno de los momentos más conmovedores de la presentación fue el rezo del Vía Crucis, ayudados por la evidencia científica del manto de Turín, los participantes fueron introducidos en el misterio de la Pasión del Señor. Con ello se pudo revivir el recorrido que realizó Cristo desde el Jueves Santo hasta la Resurrección.

La Semana Santa se inicia con la celebración del Domingo de Ramos, que recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Por ello en este día se realiza un procesional de entrada en el que se agitan las palmas como lo hicieron en ese momento los habitantes de Jerusalén al ver entrar a Jesús sentado en un burro.

El la Vigilia del Jueves Santo celebramos la institución de la Eucaristía, y recordamos la Última Cena en que Jesús lavó los pies de sus apóstoles. Según la teoría del Dr. Jackson, la tela que sirvió para envolver el cuerpo de Jesús fue la misma que cubrió la mesa sobre la que se celebró la Última Cena. La Iglesia primitiva habría sabido esto. Por ello el corporal de lino utilizado en la misa representaría la unidad del momento en que Cristo se da en la Eucaristía el Jueves Santo, y el momento de la realización de ese sacrificio en su misma carne, el Viernes Santo.

Durante la noche del Jueves Santo acompañamos a Jesús en su noche de agonía en Getsemaní, ya sea rezando ante los monumentos que se realizan en las Iglesias, o con la tradición de la Visita a las Siete Iglesias, iniciada por el santo italiano, Felipe Neri.

La imagen de la Sábana Santa constituye una narración de los eventos del Viernes Santo. En ese día, nuestro Señor fue torturado, coronado con espinas, condenado a muerte, y obligado a llevar su cruz hasta el lugar de su muerte. Su sangre habría quedado estampada en la Síndone. Ese día es el único del año en que no se celebra la Misa – ya que Jesús ha muerto – pero podemos acompañarlo en la Celebración de la Veneración de la Cruz, en el que besamos el madero que nos trajo la salvación. Asimismo, durante la noche, podemos recorrer en el Via Crucis cada una de las estaciones por las que pasó Jesús ese día.

El Sábado Santo es un día de espera y silencio, en el que acompañamos a María en su dolor, rezando el rosario, y compartiendo su esperanza en la Resurrección de su Hijo.

Ese silencio se rompe con la alegría de la Resurrección, que celebramos ya entrada la noche en la Vigilia Pascual, que es la Misa más importante del año. Mediante diversos símbolos y lecturas conmemoramos y volvemos a vivir la Pascua del Señor, su paso de la muerte a la vida, el mismo que – según muchos – quedó estampado en la Sábana Santa para fortalecer nuestra fe. Nosotros, al ser bautizados, hemos ingresado en ese misterio pascual,  y hemos pasado de la muerte del pecado a una vida nueva en Cristo.

El Dr. Jackson dio una explicación del manto de Turín, en una conferencia dictada en la Parroquia Holy Name, en Englewood, Colorado,  el 22 de marzo. Fue una gran motivación para entrar en la Semana Santa con mayor consciencia del amor inmenso que Dios nos tiene.

Como dijo el papa emérito Benedicto XVI en su visita a Turín, en mayo del 2010, “La imagen impresa en la Sábana Santa es la de un muerto, pero la sangre habla de su vida. Cada traza de sangre habla de amor y de vida. Especialmente esa gran mancha cercana al costado, hechas de la sangre y del agua manados copiosamente de una gran herida provocada por una lanza romana, esa sangre y agua hablan de vida. Es como un manantial que murmura en el silencio y nosotros podemos oírlo podemos escucharlo, en el silencio del Sábado Santo. Queridos amigos, alabemos siempre al Señor por su amor fiel y misericordioso. Al salir de este lugar santo, nos llevamos en los ojos la imagen de la Sábana Santa, llevamos en el corazón esta palabra de amor, y alabamos a Dios con una vida llena de fe, esperanza y de caridad.” 

 

 

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.