La protección de la vida determina nuestro futuro

Arzobispo Aquila

El primer momento en que ves a un niño en una ecografía en el consultorio médico es realmente impresionante. Ves a un bebé que se mueve. Puedes escuchar su corazón latir. Al frente tuyo hay una nueva vida, la primera bendición dada por Dios a un hombre y a una mujer en la creación (Gen, 1, 28). El hombre y la mujer están llamados a ser co-creadores con Dios así como ambos se vuelven una sola carne en su hijo, un regalo de Dios.

Tristemente, nuestro país y muchos otros alrededor del mundo, han silenciado estos pequeños milagros y a los niños vulnerables como Alfie Evans, apelando a derechos falsos o menores. La gravedad de estos ataques a la vida exige que, con valentía y cariño hablemos contra estas mentiras y respaldemos activamente la vida en todas las etapas, incluso cuando algo parece obstaculizarla, porque el futuro de la sociedad pende de un hilo.

Como muchas personas, incluyendo al Papa Francisco, seguí la situación del pequeño Alfie Evans con preocupación y con mis oraciones. Me animó ver que el Santo Padre se reunió con Tom, el padre de Alfie y luego sostuvo un momento de silencio para orar por la familia Evans el miércoles 18 de abril en la Audiencia General. “Quisiera reiterar y confirmar con fuerza que el único dueño de la vida, desde el inicio al final natural, ¡es Dios!”, dijo el Papa. “Y nuestro deber, es hacer de todo para custodiar la vida”, señaló.

Días después, cuando Alfie recibió la ciudadanía italiana, parecía que hubiese una oportunidad para que este niño inocente de casi dos años pudiera recibir un tratamiento como cualquier persona con dignidad humana y con derechos inherentes otorgados por Dios. Pero al final, el gobierno británico puso a un lado estos derechos y determinó que era el dueño de la vida de Alfie, que eliminar el tratamiento médico y evitar que recibiera cuidados alternativos era “lo mejor para él”.

Alfie, así como Charlie Gard, se convirtieron en víctimas de la cultura del descarte de la cual el Papa Francisco ha advertido varias veces.

Esta coerción gubernamental tampoco es exclusiva de Europa. El pasado 3 de mayo algunos miembros de la Casa de Representantes de Colorado introdujeron el proyecto de ley 18-1438, lo que hubiera requerido que todos los empleadores que ofrecen seguro de salud paguen por planes que cubren el aborto, la esterilización y la anticoncepción. Si bien se incluyó una excepción a organizaciones religiosas, no habría cubierto a los propietarios de negocios que se opongan a estos procedimientos u organizaciones como Catholic Charities, las cuales prestan servicios al público. Felizmente el proyecto de ley murió en el comité, pero quizás regrese el año que viene.

En Irlanda se está planeando otra batalla mientras que el país se prepara para votar el 25 de mayo sobre la derogación de la 8va Enmienda de su Constitución. Esta enmienda reconoce, con razón, el mismo derecho a la vida de las madres y sus hijos por nacer, pero está bajo la amenaza de una campaña organizada que incluye el respaldo de celebridades como la agrupación U2 y la cantante Mary Black.

Nuestro país se ha beneficiado espiritual y culturalmente de muchos hombres y mujeres irlandeses quienes inmigraron aquí durante los dos siglos pasados, trayendo con ellos su fe, su cultura y el abrazo generoso a la vida. La existencia en Irlanda de al 8va enmienda es un testamento de una apertura a la vida de larga data.

Te aliento fuertemente a que te unas a mí en la oración por una exitosa defensa de las vidas de los niños no nacidos en Irlanda en las votaciones del 25 de mayo.

La vida humana refleja a Dios y cada vez que el maligno pueda atacarla, lo hará. Él lo hace tratando de convencernos de que la vida ya no es “lo que más nos conviene” y hace esto o “la dignidad de los seres humanos es decidida por cada persona o estado pero no por Dios”, si está acabando la vida de un niño por nacer, cortándole la alimentación y la ventilación a Alfie Evans, alentando a la gente para que se suicide, amenazando a los indigentes o a los inmigrantes con falta de respeto o alentando el tráfico humano, el mensaje es el mismo.

Debemos contrarrestar estas mentiras con el abrazo cariñoso y a veces sacrificial de toda la vida. Debemos humildemente reconocer que Dios conoce todo el potencial en nuestras vidas, mejor que nosotros y que solo Él puede determinar cuándo esta termina.

Pidamos en nuestra oración a Dios, el padre de toda la vida, que nos ayude a amar como Él ama la vida, a tratar toda la vida con dignidad y reverencia, tanto en nuestras vidas como en nuestras leyes. Como Santa Gianna Molla quien de manera perspicaz dijo: “El amor y el sacrificio están íntimamente ligados, como el sol y la luna. No podemos amar sin sufrir y no podemos sufrir sin amar”.

Defender a los débiles y a los no nacidos implicará sufrimiento, pero al hacerlo crecerán nuestros corazones para formarse según el corazón de Jesús y determinar el futuro de nuestra sociedad.

 

Próximamente: El Espíritu Santo habla a través de la vida de los santos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

(Foto de dominio público)

Los apóstoles, encogidos de miedo, encerrados en el Cenáculo, esperaban hasta que la amenaza a sus vidas se hubiera calmado. Mientras se escondían, Jesús se les apareció, les dio paz y les explicó las Escrituras. Todos hemos tenido momentos en que nos hemos sentido abrumados y, así como con los Apóstoles, Jesús desea entrar en estos periodos de miedo y dificultad, fortalecernos y darnos una misión.

El domingo pasado recibimos la efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia mientras celebramos la Solemnidad de Pentecostés, recordando su acción a través de la historia. Cuando creó el mundo, Dios Padre sopló su Espíritu sobre las aguas de la tierra y creó la vida. Luego, después de ascender al cielo, nos envió su Espíritu Santo en una forma nueva y poderosa en Pentecostés, dando a la Iglesia “poder desde lo alto” (Lucas 24, 49).

Esa misma promesa, en la forma de los dones de Espíritu Santo, está destinada a cada uno de nosotros hoy. Los Apóstoles recibieron el don de poder hablar en otras lenguas, acompañado de la señal visible de una flama sobre ellos. Sus palabras, como las de profeta Elías “abrasaba como antorcha” (Eclo 48,1) y llevaron a muchos a la fe.

La solemnidad de Pentecostés y el envío de los Apóstoles está estrechamente ligado a el tema del que escribe el Papa Francisco en su reciente exhortación apostólica, Gaudete et Exsultate (Regocijaos y alegraos), el tema de “Tu misión en Cristo”.

En Gaudete et Exsultate, el Papa Francisco dedica la sección “Tu misión en Cristo” a examinar cómo cada persona, al igual que San Pedro, tiene un objetivo en esta vida: ser santos. “La misión”, explica el Papa, “tiene su sentido pleno en Cristo y solo se entiende desde Él. En el fondo, la santidad es vivir en unión con Él los misterios de su vida” (GE, 20).

Después de que los Apóstoles recibieron al Espíritu Santo y glorificaron a Dios en muchas lenguas, Pedro se levantó proclamando valientemente lo que Dios estaba haciendo y llamó a las miles de personas reunidas a arrepentirse y a ser bautizadas. Al hacerlo, Pedro estaba cumpliendo la misión única que Dios le había dado. Como sabemos por las Escrituras, Pedro continúo su camino único a la santidad como el primer Papa, finalmente dando su vida por la fe.

Tu camino a la santidad tendrá diferentes características, así como cada santo es único en su relación con el Señor. Puede ir desde cosas pequeñas como consolar a un niño enfermo, compartir con otros la alegría del Evangelio, o acompañar a alguien que está muriendo. Pero puedes estar seguro de que, sin importar el camino, experimentaras la muerte y la resurrección de Cristo en una manera única y personal. Seguir los pasos del Señor significa permitirle a tu corazón ser más como el de Él. Tú experimentaras “distintos aspectos de la vida terrena de Jesús: su vida oculta, su vida comunitaria, su cercanía a los últimos, su pobreza y otras manifestaciones de su entrega por amor”.

Este itinerario realza que cada una de nuestras vidas transmite una palabra de Dios al mundo.  “Cada santo es un mensaje que el Espíritu Santo toma de la riqueza de Jesucristo y regala a su pueblo” (GE, 21), enseña el Santo Padre. Durante su vida en la tierra, el corazón de Jesús se llenó del Espíritu Santo, quien lo movió y lo inspiró. Después de su Ascensión a los cielos, derramó el mismo Espíritu sobre nosotros. El espíritu hace en nosotros lo que hizo en Jesucristo. Si le permitimos, el Espíritu Santo manifestará las virtudes de Cristo en nuestros corazones y nos convertiremos en imágenes vivientes de Cristo.

Aunque esto pueda parecer imposible, el Papa Francisco nos aconseja enfocarnos en la vida de cada santo en su conjunto, “no conviene entretenerse en los detalles, porque allí también puede haber errores y caídas” (GE, 22). Este es un punto importante para nuestra cuidadosamente diseñada era de redes sociales que promueve fachadas de perfección. La fuerza del Evangelio es la verdad de que Jesús nos ama y nos redime a pesar de conocer nuestros pecados. Uno puede ver esto en la vida de los santos en su camino a seguir a Jesús.

Nuestro mundo perdido y confundido necesita la palabra que Dios desea transmitir a través de cada una de nuestras vidas. Abran sus corazones al Espíritu Santo y recen para alcanzar un corazón receptivo y dócil, escuchen al Señor hablar a su corazón, “…para Dios todo es posible” (Mateo 19.26). Me uno al Papa Francisco en oración, Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu…” (GE, 24).