La Historia que “Spotlight” no cuenta

Karna Lozoya

Fue al final de otoño de 2001. La cobertura de noticias sobre los ataques del 11 de septiembre perdía fuerza, y media docena de periodistas de investigación se apiñaban en una sala de prensa de Boston. Estaban reunidos en torno a la siguiente gran historia.

Desde principios del verano, el equipo había rastreado evidencias creíbles de abusos sexuales perpetrados por más de 70 sacerdotes en esa Arquidiócesis. Ninguno de los casos había salido nunca a la luz. La historia era grande, pero todavía  no era suficiente.

Según la película “Spotlight,” que relata cómo el Boston Globe destapó el escándalo de abusos sexuales del clero en 2002, el editor Marty Baron no solo estaba interesado en darle un golpe a la iglesia. Él quería hacer más daño.

En una escena clave, Baron dice a su equipo que “vayan a por la institución,” y que prueben que “los sacerdotes estaban siendo protegidos de ser procesados, y que eran reasignados una y otra vez”

La película termina cuando la primera edición del Globe sobre el escándalo llega a la calle el Domingo 6 de Enero de 2002. La cabecera dice así: “La Iglesia permite abusos de los sacerdotes durante años: Consciente de los antecedentes de Geoghan, la arquidiócesis lo reasigna de parroquia en parroquia.”

Como el título de la película sugiere, el film “destaca” (spotlights) el trabajo de los periodistas para sacar a la luz la mala gestión de las denuncias de abusos sexuales en Boston al más alto nivel. Sin embargo, lo que no hace la película, es contar la historia de lo que pasó después

Después de las revelaciones sobre las investigaciones del Globe, el Obispo de Belleville Wilton Gregory, entonces presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de América, emitió una declaración formal expresando “dolor profundo por la responsabilidad de estos abusos por parte de algunos de nuestros sacerdotes bajo nuestra vigilancia.”

En junio de ese año, los obispos de los Estados Unidos decidieron que era necesaria una política coordinada y una respuesta por parte de la conferencia episcopal, y aprobaron por unanimidad la “Carta para la Protección de los Niños y Jóvenes”

Es importante entender que antes de 2002, la manera en que una diócesis manejaba las acusaciones de abusos sexuales se dejaba a discreción del obispo local (la Arquidiócesis de Denver emitió primero su Código de Conducta en 1991).

Con la nueva Carta, se pusieron en marcha procedimientos uniformes para gestionar las acusaciones de abusos sexuales no sólo del clero, sino también de maestros laicos, empleados de las parroquias, y cualquier otro adulto que tuviese contacto con la juventud en nombre de la Iglesia. En una acción sin precedentes, se comprometieron a proveer un “ambiente seguro” para todos los niños en las actividades patrocinadas por la Iglesia.

Otros componentes importantes incluyeron una política de “tolerancia cero” para abusos sexuales, investigación de antecedentes para todos los empleados de la Iglesia, obligación de informar a las autoridades civiles, retiro inmediato de su ministerio a los acusados, mejoras en la formación en el seminario, y lo más importante, ayuda a las víctimas.

En 2015, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de América ha informado que 2.4 millones de adultos y 4.4 millones de niños han sido formados para detectar y reportar abusos. Casi todas las diócesis han establecido una oficina para coordinar la formación sobre un ambiente seguro y para proporcionar apoyo a las víctimas de abusos. Cada diócesis informa de todas las denuncias a las autoridades civiles, y trabaja con la ley en casos de conducta sexual impropia. De acuerdo con las cifras dadas a conocer por los obispos de Estados Unidos, la Iglesia ha gastado 2.8 mil millones de dólares para hacer frente al escándalo.

Desde 2003, el primer año de aplicación de la carta, la Arquidiócesis de Denver ha formado a más de 65.000 adultos y continúa entrenando 4.000-5.000 cada año. Unos 23.000 niños están capacitados y son re-entrenados cada año, en su nivel de grado correspondiente.

La Arquidiócesis de Denver también colabora con el Estado de Colorado, en su esfuerzo para combatir el abuso de niños en todo el estado. La novedad de este año es un número de teléfono para todo el estado (1-844-CO-4-KIDS) que cualquiera puede utilizar para informar de los casos de negligencia o abuso de niños.

La serie del Boston Globe sobre el escándalo de abusos por parte del clero fue exactamente lo que todo periodista espera que sea su trabajo—el catalizador que provoque el cambio en un sistema que está fallando.

¿Por qué la película “Spotlight” ha ignorado los efectos duraderos que siguieron a la investigación del Globe? No se sabe , pero lo que es evidente es que se ha hecho mucho bien para corregir los errores del pasado, y eso es una victoria para el Globe, para las víctimas, y para todos nosotros.

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.