La diferencia entre disculpa y perdonar

Mavi Barraza

Monseñor Jorge de los Santos habla con Luis Soto en Fe Católica Viva acerca de la diferencia entre la disculpa y el perdón.

Próximamente: Ordenados en el centenario de Fátima

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La ordenación de ocho nuevos sacerdotes para la arquidiócesis de Denver el día del centenario de la Virgen de Fátima es un recuerdo de la “ternura y misericordia de María”, dijo hoy el arzobispo Samuel Aquila en la homilía de la Misa celebrada en la Catedral Immaculate Conception de Denver.

“Dos de los niños fueron canonizados hoy (Jacinta y Francisco Marto)”, dijo el arzobispo, quien recordó cómo la Virgen le pidió a los tres pastorcitos que se sacrificaran y soportaran muchos sufrimientos por los pecadores. “Recen el rosario por la conversión de los pecadores, es la invocación que les hizo María en todas sus apariciones”, indicó monseñor Aquila, quien los exhortó a ser muy misericordiosos en el sacramento de la Reconciliación y a su vez, a acudir a este de manera frecuente para vivir en gracia de Dios.

El Arzobispo aprovechó esta ocasión para anunciar que el próximo 13 de octubre, día del centenario del milagro de la danza del sol en Fátima, él consagrará la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María.

DENVER, CO – MAY 13: Los nuevos sacerdotes imparten su bendición al arzobispo Samuel Aquila, luego de su ordenación. Foto de Daniel Petty/ Denver Catholic)

 Vocación a servir

Monseñor Samuel Aquila dijo en su homilía que de la misma manera como Jeremías y María se preguntaron cómo era posible que Dios los llamara a una misión tan grande, así mismo deben los nuevos sacerdotes preguntarse y confiar en que “nada es imposible para Dios (Lc. 1, 37)”. Para ello, dijo, son muy importantes las virtudes de la “humildad, dulzura, paciencia y caridad”.

“Nada con arrogancia ni enojo”, insistió el Arzobispo, quien invitó a los nuevos sacerdotes a ser muy disponibles en su labor pastoral “Si su teléfono suena a las 3 a.m. y les llaman del hospital, no piensen que pueden. Si es una verdadera emergencia, sean alegres. Respondan a esa persona cuando se esté muriendo y llévenlo a Cristo”, indicó.

 

Nuevos sacerdotes

De los ocho nuevos sacerdotes uno es polaco (Boguslaw Rebacz) y otro italiano (Francesco Basso). Los demás son Shaun Galvin, Daniel Ciucci, Nicholas Larkin, John Mrozek, Daniel Eusterman, y Peter Wojda.

En diálogo con Denver Catholic en Español, el padre Basso dijo que para él su ordenación en la fiesta del centenario de Fátima tiene un significado muy grande. “Primero porque la Virgen me ha ayudado en todo este recorrido (de mi vocación). Además hoy es el cumpleaños de mi madre quien está muy enferma y se está acercando a la muerte”, dijo el sacerdote. El arzobispo Aquila al finalizar la Misa saludó en italiano a la familia del nuevo padre Francesco, ofreció sus oraciones por la madre del sacerdote y dijo que su estado de salud “está ahora en las manos de Dios”.

Por su parte el padre Boguslaw Rebacz, original de Polonia indicó que María es para él “el modelo perfecto de confianza en Dios y del cumplimiento del plan de Dios. Ella nos trajo a Cristo el Sumo Sacerdote y ella tiene también tiene un cuidado especial por aquellos que estamos llamados al sacerdocio de Cristo”. El arzobispo Aquila también saludó de manera especial a su familia y pidió, entre bromas, excusas entre bromas por no hablar polaco.

El padre Daniel Eusterman dijo por su parte que María “me ha mostrado quien y qué es la Iglesia, mi esposa lo que me ayuda a estar atento a las acciones y deseos de Dios y lo que significa para mí estar dispuesto a caminar con Cristo en su misión por la salvación de las personas”.

Para el padre John Mrozek ser ordenado el 13 de mayo es “un don de mi Rey y mi Reina y un recuerdo de que debo ser humilde y en mi vida y mi misión hacer lo que Él (Jesús) me diga”

El nuevo sacerdote Nicholas Larkin dice que para él haber sido ordenado en esta fecha es una prueba de que “María me tiene bajo su manto y ella me seguirá cuidando en mi camino hacia la santidad. Mi sacerdocio ha sido consagrado al Inmaculado Corazón de María”.

Hace siete años que el padre Daniel Ciucci se dio cuenta que el día de su ordenación quizás sería el 13 de mayo. “Estaba en un momento muy dificil en el seminario y en ese momento le volví a ofrecer mi ovcación a Nuestra Señora de Fátima y le dije: “Mamá, si y me quieres vas a tener que resolver esto”.

El padre Shaun Galvin dice que espera seguir creciendo en su relación con la Virgen “especialmente como sacerdote. Como sacerdotes tenemos el honor de identificarnos con su hijo (el hijo de María)”.

De otro lado el padre Peter Wojda dijo que él no escogió esta fecha para ser ordenado sacerdote “Pero Dios sí lo hizo. El me está llamando a crecer en amor a María, la madre de Dios y a ser guidado por ella en mi sacerdocio”.