Jóvenes adultos reflexionan sobre su vocación de elegidos

Carmen Elena Villa

¿Qué significa ser elegido por Cristo para ser su apóstol? En torno a esta pregunta reflexionaron los jóvenes adultos en el encuentro anual organizado para ellos por el Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Denver el pasado 17 de junio. El evento se realizó en el centro pastoral John Paul II de Denver.

En él participaron 95 jóvenes entre 18 y 35 años, de diferentes parroquias y contaron con tres charlas de la hermana Martha López, religiosa de las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús (conocidas también como las hermanas de la Madre Cabrini), el diácono permanente Rubén Durán de la parroquia Ascension y el padre Ángel Pérez, formador del seminario Saint John Vianney.

Los participantes dedicaron un día entero del verano a escuchar y a hablar sobre Cristo.  Todos estaban vestidos con jeans y camiseta blanca ¿La razón? No importaba la parroquia o el movimiento al que pertenecían. A todos los unía el deseo de vivir una fe auténtica y renovada.

Foto de Carmen Elena Villa. Jóvenes participando del encuentro “Elegidos”.

Los jóvenes participaron también de momentos de animación y alabanza propiciados por el grupo musical “Encuentro”, y de una sencilla representación teatral representada por el grupo EvangelizArte. El mensaje principal de esta obra era el hacer ver que Jesús cuenta con cada uno de sus hijos para que sean sus apóstoles. El encuentro también contó con juegos, con un pastoreo (o diálogos en grupos pequeños) y con una Eucaristía en la que los participantes celebraron anticipadamente la fiesta de Curpus Christi.

 

Testimonio de los santos

Una novedad que presentó el encuentro fue que el Bonfis Hall, salón en el que se llevó a cabo, estuvo decorado con pinturas de retratos de varios santos (algunos de hace siglos y otros de los últimos años) y con algunas frases impactantes dichas por ellos.

“Los santos son una inspiración muy grande para mí”, dijo la joven Analleli Juárez, autora de estas obras y feligrés de la parroquia Saint William en Fort Lupton. “Ellos fueron elegidos por lo que hicieron y porque estaban llenos de Dios, para ser un ejemplo para nosotros.  Para empezar a pintar sus retratos busqué las frases de los santos que me inspiraron. Por ejemplo, Santa Catalina de Siena dijo: ‘Si fueras lo que tiene que tienes que ser pondrás fuego al mundo entero’”.

Para Gabriela Pasillas, encargada de los jóvenes adultos del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Denver, y por lo tanto de este evento, “ha sido una gran bendición poder ver tantas caras de personas conocidas – que vinieron a encuentros pasados y que han regresado – y de caras nuevas”.

Iván, de la parroquia Queen of Peace, dijo que para él “ha sido una muy bonita experiencia porque he conocido más chicos que están alrededor de nuestras parroquias. Uno a veces solo piensa que están los de nuestro grupo, pero veo que hay muchos más.  Me gustó mucho la charla del padre Ángel Pérez sobre el llamado a la caridad. Venir aquí es una experiencia muy bonita para acercarme más a la fe”.

“Este encuentro ha sido algo muy bonito”, afirmó por su parte Jessica, feligrés de la parroquia de Saint Dominic. “He conocido a jóvenes de mi edad y he podido compartir mi opinión. Ahora quiero salir y transmitir lo que he aprendido”, aseguró la joven, quien participó por primera vez de este encuentro.

Myriam, también feligrés de Saint Dominic, dijo que esta fue una oportunidad de “tener un encuentro de nuevo con Jesús, de estar abierta al plan que Dios tiene para cada uno de nosotros y de reconocer nuestro llamado. Es una invitación a llevar esa caridad a esas personas que no conocen nada de Cristo”.

Al finalizar el evento, Gabriela Pasillas expresó su gratitud porque ella pasó de ser participante a ser la organizadora del encuentro. “Es una gran bendición y estoy muy contenta de que Dios me haya elegido, como es el lema de este encuentro. Él me puso aquí por una razón y es una bendición poder convivir con estos jóvenes”, concluyó.

Próximamente: V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

V Encuentro: El ministerio hispano visto por sus pastores

Se realiza en Phoenix el V Encuentro de la pastoral hispana. Región XIII

Carmen Elena Villa

(Foto de The Catholic Sun. Periódico de la diócesis de Phoenix)

Los obispos de las diez diócesis de la región XIII de Estados Unidos brindaron sus consejos pastorales en un panel que presentaron durante el V Encuentro de la pastoral hispana que se realizó en Phoenix del 23 al 25 de febrero y que abarca los estados de Wyoming, Colorado, Utah, Nuevo México y Arizona.

 

Ser testimonio para los jóvenes

Sobre la pastoral juvenil el arzobispo de Santa Fe, Nuevo México, John C. Wester dijo que para lograr un apostolado efectivo es necesario tener una intimidad con Jesús y hablar a los jóvenes “como un padre, no como un profesor”.

Por su parte el obispo de Salt Lake – Utah, Oscar Solis, aseguró que la participación de los jóvenes es esencial para tener una Iglesia más viva. Para el obispo de Colorado Springs monseñor Michael Sheridan, es importante destacar el “deseo de relaciones auténticas”, que tiene el joven.

El Obispo Gerald Frederick Kicanas, de Tucson – Nuevo México destacó cómo el joven busca relaciones de amistad profundas y que muchas veces no saben encaminar por su excesivo consumo de tecnología y la falta de comunicación persona a persona. Dijo que los agentes pastorales tienen una responsabilidad muy grande porque la fe “no se enseña. La fe es como un virus”, el cual se contagia con el contacto con quienes tienen a Jesús en el centro.

 

Desafíos para las familias hoy

El obispo auxiliar de Phoenix Eduardo Nevares dijo que “como va la familia, así va la sociedad y la Iglesia”. Y se refirió a los desafíos que tiene que enfrentar la familia: “En muchos hogares trabajan los dos padres. Muchas veces los papás no hablan entre ellos porque ambos están trabajando y necesitan dinero”. Y dijo cómo en ocasiones las familias deben hacer ciertas opciones para el bien de las mismas: “Tenemos que escoger y no tener que tener un televisor en cada cuarto, dos o tres carros último modelo y así el papá y la mamá se queden en la casa porque ellos son nuestro tesoro. El dinero es el tesoro en los Estados Unidos pero para los hispanos los hijos son el verdadero tesoro”. Y exhortó a las familias allí presentes: “¡Nada de que solo un hijo es suficiente!” – a lo que el púbico aplaudió de manera apoteósica – Y dijo que la Iglesia necesita matrimonios compuestos por “un hombre, una mujer, donde haya fertilidad por el bien de la sociedad y de nuestra madre Iglesia”.

El obispo de Las Cruces, Oscar Cantú compartió en este panel cómo su diócesis está experimentando una catequesis en familia: “Que aprendan juntos papás, hijos y abuelos. Que se encaminen como familia aprendiendo a su nivel y a veces los niños le enseñan más a los padres”.

 

Más vocaciones

Para el obispo de Colorado Springs Michael Sheridan el lugar donde mejor se cultivan y florecen las vocaciones es el de la familia e invitó a “no subestimar lo que hacen las familias”.

Por su parte el obispo auxiliar de Denver Jorge Rodríguez pidió no tener miedo de decir que en las familias se permita escuchar el llamado vocacional. El prelado compartió que, antes de su nombramiento episcopal, fue vicerrector del seminario Saint John Vianney de Denver donde veía en el proceso de admisión de los candidatos al sacerdocio cómo su vocación florecía en el seno de familias cristianas y cómo ellos se habían atrevido a dar este paso porque alguien una vez les preguntó si habían pensado en ser sacerdotes.

Sobre el tema el obispo de Las Cruces Oscar Cantú compartió su experiencia al ser texano pero de papás mexicanos. “No nos sentimos completamente americanos”, confesó. Y dijo que cuando iba de viaje a México a visitar a su familia extendida “no hablaba perfecto español” entonces se sentía “como la india María. Ni de aquí ni de allá. Como muchos de ustedes, experimenté la discriminación”. Hasta que una religiosa le dijo: “Tú vas a ser un orgullo y un regalo para la Iglesia porque tú tienes dos culturas, hablas dos idiomas, conoces dos mundos”. Sin embargo, era la primera vez que el hoy obispo Cantú escuchó estas palabras. “Tenemos que decirle a nuestros jóvenes, a nuestros niños que son una bendición y que tienen esa capacidad de ser puentes en nuestra sociedad”.

Luego los obispos respondieron algunas preguntas dirigidas de parte del público. Uno de los asistentes preguntó si pensaban que este encuentro daría algún tipo de frutos para la vida de la Iglesia a lo que el obispo de Pueblo – Colorado, Stephen Berg aseguró “firmemente que el V Encuentro va a marcar una diferencia con las metas que estamos hablando y en nuestro caso, el compromiso con una mejor comunicación” y dijo que con este encuentro se espera dar “un paso hacia el liderazgo y para el cambio de la cultura en toda la Iglesia”.

Para ver más fotos y videos del encuentro vaya a nuestro Facebook en Denver Catholic en español.