Inmigrantes guatemaltecos ¿Qué hacer?

No dejarse llevar por el pánico, aprovechar los recursos que ofrecen los consulados de Guatemala en los Estados Unidos son algunos de los consejos que da, en diálogo con El Pueblo Católico, el cónsul de Guatemala en Denver, Juan Fernando Valey.

Ante el cambio de gobierno ¿qué recomendaciones puede dar desde el consulado a los inmigrantes provenientes de Guatemala de acuerdo con su estatus legal?

“En primer lugar, un llamado a la calma a las personas guatemaltecas que viven en el estado de Colorado, pero también a todos los que viven en los otros cinco estados que tenemos bajo la circunscripción del consulado de Guatemala en Denver: Utah, Wyoming, Dakota del Sur, Dakota del norte y Nebraska. Tenemos que evitar actuar “a lo loco”, tenemos que pensar bien qué vamos a hacer y planificar bien. No porque la comadre o el compadre lo dijo, necesariamente es verdad. Los estamos llamando para que se acerquen a las autoridades de los consulados no solo los de Guatemala sino los de México, Perú y Salvador, este último pronto estará presente en el estado de Colorado. Primero pensar bien qué vamos a hacer, asesorarnos por personas idóneas en el caso de temas migratorios. El consulado general de Guatemala ofrece a partir del 1 de diciembre una ventanilla de orientación legal migratoria que trabaja de lunes a viernes de 9 a.m. a 1 p.m. atendido por abogados especializados en materia legal migratoria. Los guatemaltecos han tenido una extraordinaria recepción de este servicio pues si ellos quisieran asesorarse de manera individual sería muy costoso.  Los abogados cobran por minuto y en la ventanilla obtienen información gratuita. No llevamos casos particulares, ya de eso se encargan los abogados que tenemos contratados, pero el guatemalteco puede llegar y consultar las veces que quiera a los abogados para estar orientados de la mejor forma”.

Hay muchos estafadores que ofrecen asesoría legal a muy bajo precio…

“Así es. Son personas inescrupulosas que se hacen llamar abogados y que ofrecen a la comunidad arreglarle la situación migratoria en dos semanas por cinco mil dólares. Queremos hacer un llamado a toda la comunidad hispana para que tengan mucho cuidado porque nos han llegado varios casos, no solo de Guatemala sino de mexicanos que han sido engañados. Es gente que se aprovecha de la necesidad y la buena voluntad de la gente. Todos los inmigrantes, antes de pagarle a un abogado, tienen el derecho de pedirle su identificación y los abogados deben estar debidamente registrados en el estado de Colorado”.

¿Y qué pasa si un inmigrante viola las leyes de este país por pequeña e insignificante que parezca?

“Violar cualquier ley es causa de deportación. La prioridad no es solo la gente que está con antecedentes penales, sino que las autoridades están buscando a todo inmigrante que no tenga documentos. Es gravísimo manejar un vehículo bajo la influencia del alcohol y más aún si se hace acompañar de menores.  Las leyes de Guatemala se modifican y cambian y no podemos olvidarnos de que estas están para que sean aplicadas. Si el inmigrante guatemalteco tiene una duda también le estamos haciendo un llamado especial para que se comunique con nosotros. En este momento tan coyuntural vemos cómo cada inmigrante tiene que poner su granito de arena. Por ello los invitamos a que se acerquen a los consulados pues estamos para servirles y para trabajar por ellos y para ellos”.

¿Han aumentado las peticiones de doble nacionalidad para hijos de guatemaltecos como medida de prevención en caso de que sus padres sean deportados?

“Fue muy sensible el cambio a partir del 8 de noviembre, día en que se dieron a conocer los resultados de las elecciones. El único requisito para que un americano obtenga la nacionalidad guatemalteca es que cualquiera de los padres sea guatemalteco”.

¿Entonces podemos decir a los inmigrantes que es mejor que se acerquen a el consulado de su país que hacer caso a lo que dicen en las noticias?

“Si. Hay mucha desinformación. A veces los medios son muy amarillistas. Por eso hacemos un llamado a que llamen y se acerquen para que sepan cuáles son sus derechos y qué mejor que le contestemos en guatemalteco a los guatemaltecos pues a veces la información distorsionada viene de otra nacionalidad”.

¿Qué otras noticias tiene el consulado de Guatemala para sus compatriotas?

“Quiero aprovechar para contar que se van a abrir cuatro consulados más de Guatemala en Estados Unidos en las ciudades de, Seattle Washington; Raleigh en Carolina del Norte, Lakeworth en Florida y Oklahoma City.

Y una buena noticia es que estamos trabajando muy fuerte para que muy pronto, en este año, todos los consulados de Guatemala en Estados Unidos impriman los pasaportes en las sedes consulares para que sean entregadas el mismo día, en un plazo máximo de dos horas. Actualmente llega el interesado y luego le enviamos el pasaporte a su dirección y le llega en un promedio de 2 a 3 semanas. También cuando salgamos a atender en un equipo móvil a los guatemaltecos en los otros estados donde no hay sedes consulares nos llevaremos el equipo para imprimir el pasaporte en una o dos horas y que el ciudadano pueda tener su pasaporte en dos horas.

Guatemala2Guatemala1

Próximamente: La ballena de la muerte

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La semana pasada se dieron a conocer las infelices declaraciones del supuesto autor del juego “La Ballena Azul”. Philipp Budeikin, ruso, de 22 años, expulsado de la facultad de psicología y detenido desde noviembre pasado, dijo sin mostrar ningún tipo de remordimiento: “Sí, realmente lo hice, murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.

Y según sus declaraciones, Budeikin se cree con el criterio de dividir a los adolescentes en dos grupos: “personas” y “residuos biodegradables”.  De incitar a los jóvenes que pertenecen al segundo grupo (según su tétrica clasificación) a quitarse la vida. “Los residuales son aquellos que no tienen ningún valor para la sociedad, sino que, al contrario, le hacen daño a esta. Yo estaba limpiando la sociedad de esas personas residuales”, comentó a la prensa.

Cincuenta retos en cincuenta días que se aprovechan de jóvenes vulnerables, (¡cuántos de nosotros lo fuimos también!) que viven quizás en alguna situación de soledad o que pasan por un momento de tristeza o confusión y que, al no hallar un sentido en su vida real, buscan refugio en el mundo virtual. Es allí donde estas mentes tan moldeables se encuentran con un juego que los atrapa, con maestros anónimos por quienes se dejan “guiar” y hacia quienes sienten temor por las amenazas que reciben en contra de sus familias si no les hacen caso.

Uno de los retos es ver por un día entero películas de terror enviadas por su “maestro” para alterar sus emociones, hacerlos más vulnerables y predisponerlos para aceptar los retos más peligrosos: cortarse la piel hasta tatuarse una ballena, pararse frente a un piso alto y finalmente lanzarse desde un edificio para morir.

Al ver este fenómeno, que al parecer también ha cobrado víctimas en Colombia, me pregunto por la situación de estos jóvenes. Quizás muchos de ellos adolecían de esa “calidez, comprensión y comunicación”. Quizás sus padres estaban demasiado ocupados y pensaron que la mejor manera de entretenerlos era llenándolos de aparatos. A lo mejor no hubo tiempo para una adecuada supervisión sobre lo que veían en las redes. Ni para un diálogo abierto sobre los peligros de navegar solos en el ciberespacio sin ningún límite.

Es normal que los adolescentes se hagan preguntas sobre el sentido de su propia vida. Que experimenten una fuerte necesidad de ser queridos y orientados. En sus mentes van gestándose los sueños que serán decisivos para el desarrollo de su vida adulta.

Necesitan sentirse valiosos (¡y lo son!) y superar retos en los que descubran sus capacidades. Pero estas inquietudes deben plantearse en el mundo real y no a maestros anónimos. Es en el seno de una buena familia, de profesores comprometidos donde encontrarán la “calidez, comprensión y comunicación” pero no aquella inventada por Budeikin sino la que ofrecen de seres humanos que buscan orientarlos en un momento que es clave, hacia una vida llena de sentido. En la que entiendan están muy lejos de ser “residuos biodegradables”.