Hay persecución contra cristianos en Estados Unidos, dice Arzobispo de Los Ángeles

Mayé Agama

LOS ÁNGELES, 16 Abr. 14 / 07:20 am (ACI).- El Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos), Mons. José Gómez, denunció que en el país se está dando un tipo de persecución contra los creyentes –no violenta como en otros países-, pero sí con un estilo “suave” para desterrar el cristianismo de la sociedad.

En su reciente columna publicada en ACI Prensa, Mons. Gómez reflexionó sobre la última Bienaventuranza, “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia”, la que afirmó es la más exigente y realista, pues Cristo es honesto al advertir que seguirlo tendrá el costo de asumir sufrimientos y pérdidas.

“Podemos ver esto en muchas partes del mundo hoy en día. En muchos lugares no se puede llevar un crucifijo, o ir a Misa, o ser vistos leyendo una Biblia en público. Hay hombres, mujeres y niños que son asesinados todos los días, por el ‘delito’ de creer en Jesús”.

Sin embargo, aclaró que “la persecución se manifiesta de muchas maneras. En nuestro país, no nos toca sufrir violencia. En lugar de ello, hemos de lidiar con la persecución ‘suave’ de los que quieren desterrar el cristianismo, impidiendo que tenga cualquier influencia en nuestra sociedad secular”.

“Cada vez se ve con más claridad que en los próximos años, los creyentes y las instituciones de la Iglesia nos enfrentaremos a crecientes presiones para que abandonemos nuestras creencias como ‘el precio’ a pagar para vivir en nuestra sociedad”, expresó.

El Prelado recordó que el Papa Francisco afirmó que “vamos a sufrir… persecuciones porque el mundo no tolera la divinidad de Cristo, no tolera la predicación del Evangelio, no tolera las Bienaventuranzas”.

“Así que debemos esperar la persecución. Pero nunca debemos aceptarla. La Bienaventuranza de los perseguidos nos explica qué implica el amor cristiano en un mundo de pobreza, de sufrimiento y de muerte. Esta Bienaventuranza —así como todas las demás— nos llama a la acción, en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas. Jesús quiere que luchemos contra la intolerancia religiosa y que defendamos el derecho humano fundamental a la libertad de conciencia”, expresó Mons. Gómez.

El Arzobispo de Los Ángeles dijo que si bien “con la gracia de Dios, la mayoría de nosotros en este país nunca sufrirá la violencia por sus creencias”, como discípulos de Jesús “no nos libraremos de la persecución por nuestra fe en Él”.

El Prelado explicó que “la ‘persecución’ incluye también las tensiones diarias y los acosos que enfrentamos, los desafíos a nuestras creencias, las presiones para que guardemos nuestra fe para nosotros mismos o para que hagamos concesiones respecto a nuestros valores”.

Sin embargo, aseguró que los cristianos no enfrentamos las persecuciones solos. “Vamos con Jesús, quien lleva su Cruz delante de nosotros y nos da fuerza y valor en nuestra debilidad. Esta es la verdad de esta Semana Santa”, concluyó.

Próximamente: Arzobispo a los diáconos: “Hagan que sus matrimonios se destaquen”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Es esencial que sus matrimonios se destaquen”, dijo el arzobispo Samuel J. Aquila a los nueve hombres que fueron ordenados diáconos permanentes el pasado 17 de junio en la catedral basílica Immaculate Conception.

En la misma ceremonia fue ordenado también un diácono transitorio. Se trata de Shannon Thurman quien actualmente está estudiando en el seminario St. John XXIII de Massachusetts para ser sacerdote de la Arquidiócesis de Denver.

Los nuevos diáconos permanentes son: David Arling y Hal Goldwire, ambos del estado de Ohio; Ronald F. Beck, Robert Lanciotti, Ernest Martinez, Darell Nepil, y Pat Travis de Colorado; Geoffrey Bennett de Pensilvania y Greg Perzinski de Wyoming.

“Como diáconos ustedes están llamados a servir de diferentes maneras”, dijo el Arzobispo en su homilía antes de la ordenación. “Recuerden que el matrimonio es su primera vocación y que siempre debe ir primero”.

Monseñor Aquila les hizo un llamado a ser testigos en el mundo “del don y de la bendición del matrimonio”.

El Arzobispo, dirigiéndose a los sacerdotes que estarán trabajando con los diáconos en las parroquias, les alentó a recordar también que los diáconos son hombres casados, con esposa, hijos y nietos”.

“Ellos tienen familia. Tienen responsabilidades. Y uno de ellos es todavía joven y tiene seis hijos”, dijo el Arzobispo refiriéndose al diácono Greg Perzinski de 39 años, quien servirá en la parroquia Michael the Archangel en Aurora.

El Arzobispo dijo también que los diáconos son “testigos en el mundo”.

“Que el Señor cuya palabra es verdad, (…) continúe fortaleciéndolos y continúe guiándolos en su ministerio”, dijo. “Que ustedes continúen abriendo sus corazones, como María, a una mayor receptividad a su palabra”.

“Sepan que María intercede por ustedes todos los días como hijos para llevaros al único hijo, su hijo, Jesucristo. Que su amor por Él continúe aumentando cada día y que ustedes sean fieles siervos de Cristo en la Iglesia”.

Los diáconos se postraron en el suelo ante el altar mientras que el coro y los fieles cantaban la letanía de los santos. El Arzobispo puso sus manos en cada uno de los elegidos y pronunció silenciosamente las palabras de la ordenación. Cada uno fue presentado con los libros del Evangelio  como símbolo de que cada uno está llamado a creer, enseñar y practicar la Palabra de Dios.

¿Qué es el diácono permanente?

Es el primer grado del sacramento del orden. Inferior al de los presbíteros y obispos. Los diáconos asisten al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma. Asisten a la celebración del matrimonio, proclaman y predican el Evangelio, pueden administrar el sacramento del Bautismo, presidir exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.  Todo sacerdote debe ser ordenado primero diácono transitorio. En cambio, el diaconado permanente puede ser conferido a hombres casados, lo cual constituye un enriquecimiento importante para la misión de la Iglesia.

Fuente: Catecismo de la Iglesia Católica 1569 – 1571.