Frassati: nueva escuela católica en Thornton

Aaron Lambert

Muy entusiasmados llegaron los estudiantes y padres de familia que atravesaron las nuevas puertas para la inauguración del Frassati Catholic Academy el pasado 21 de agosto.

Ubicada en la avenida 133 en Tornton, el zumbido que rodea la nueva escuela ha sido potente desde que se anunció su apertura, hace cerca de un año. 170 estudiantes fueron matriculados desde pre-kinder hasta sexto grado.

El Arzobispo Samuel J. Aquila dedicó y bendijo el edificio del colegio, un local vacante que la arquidiócesis compró el año pasado. Cuando comenzó el primer día de escuela, los estudiantes, padres y profesores se reunieron en el refectorio para la oración de la mañana, liderada por la rectora del colegio Sara Alkayali. “Tras un largo proceso las clases han comenzado”, dijo Alkayali. “No solo eso. Hemos tenido tantos momentos en los que el Espíritu Santo nos ha guiado”, acotó.

Foto de Andrew Wright

El Arzobispo escogió el nombre Beato Pier Giorgio Frassati por el gran ejemplo que este joven italiano es para los jóvenes. Es la primera escuela regional en la arquidiócesis que busca servir a aquellas familias que no tienen una escuela unida a una parroquia. También responde a las necesidades de los suburbios del norte de Denver, un área que está teniendo un crecimiento acelerado y que tiene una fuerte presencia de comunidades católicas.

“Estamos dando esta gran oportunidad para estar rodeados de una fuerte comunidad de familias católicas y de un equipo que valora la fe en la educación”, dice Mica Brougham, quien tiene dos de sus cuatro hijos, Chase y Cecilia, estudiando en Frassati. “Nos sentimos particularmente atraídos por Frassati por el énfasis en la educación clásica que este ofrece y que se focaliza en valores trascendentales de verdad, bondad y belleza”.

Frassati Catholic Academy busca inculcar la excelencia académica a través del modelo clásico de educación, el cual se basa en tres pilares principales: gramática, lógica y retórica. El estudio de latín, arte y música es un pedazo crucial de la tradición clásica. La Arquidiócesis intentó abrir otra escuela clásica luego de que Our Lady of Lourdes implementara el modelo clásico en 2011 y experimentara el drástico aumento de estudiantes matriculados.

Junto con el curriculum clásico, la identidad católica es un factor decisivo que distingue la Frassati Catholic Academy de otras ocho escuelas en el área. Los sacerdotes locales celebrarán misa semanal en la escuela mientras que la formación religiosa sirve como la fundación para el currículum.

Durante la bendición y dedicación del edificio el arzobispo Aquila explicó a los estudiantes qué hace de Frassati un estilo especial y diferente de escuela:

“Somos capaces de hablar de Dios y de ayudar a cada uno de ustedes a venir a conocer y amar a Jesús”, dijo. “Si abrimos nuestros corazones a él, Jesús nos ayuda a ser las mejores personas que podemos ser. Él desea que cada uno de nosotros esté con él en el cielo. Cada uno de ustedes ha sido creado para ir al cielo”.

Frassati en números

Total de estudiantes durante el primer día de escuela 166

Grados en el primer día de escuela: preescolar a sexto grado

Total de personas de lentes que se distribuyeron para que vieran el eclipse total de sol: 200

Familias hispanas o de procedencia hispana con hijos en la escuela Frassati: 26

¿Quién fue Piergiorgio Frassati?

Fue un joven italiano nacido en 1901 y muerto en 1925. Perteneció a varias asociaciones de seglares católicos, era un gran deportista, le encanaba escalar montañas de los Alpes italianos y suizos y tenía una gran caridad por los pobres. A los 24 años contrajo poliomielitis, la cual lo llevó a la muerte en pocos días. Fue beatificado por Juan Pablo II en 1990.

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.