Fieles de Denver recuerdan la pasión de Jesús

Parroquianos de St. Anthony of Padua celebraron Vía Crucis viviente

Mayé Agama

Hoy viernes 18, conocido como viernes Santo, los cristianos en todo el mundo recuerdan especialmente la pasión y muerte de Jesucristo. Para ello realizan diversas oraciones y celebraciones litúrgicas, con el fin de acompañar al Señor en su dolor.

Con ese espíritu, parroquianos de St. Anthony of Padua, en Denver, celebraron un Vía Crucis viviente por las calles aledañas a la iglesia. Fue el domingo 13 de abril, Domingo de Ramos, en el que el crudo clima y la nieve de Denver, no fue impedimento para que los fieles de la zona rezaran en procesión por las calles, las 14 estaciones del camino de Jesús. Uno de ellos, llamado Moisés, tuvo el honor de representar al Señor Jesús.

El evento fue dirigido por  César García, parroquiano de St. Anthony, quien  logró congregar a más de 20 otros miembros de la Iglesia que representaron no sólo a Jesucristo, sino también a su Madre María, al apóstol San Juan, la Verónica, así como al Procurador romano Pilato, los miembros del Sanedrín, los soldados romanos, algunos con caballos, entre otros.  Todos llevaron vestuarios preparados especialmente para la ocasión.

Fue un despliegue de devoción, que desde hace 8 años organiza el Grupo de Evangelización de la parroquia, con el fin de ayudar a las personas de la zona a vivir este tiempo con mayor hondura.

“Al comienzo éramos 15 participantes que organizábamos este Vía Crucis”, recordó Sujey Nuñez a El Pueblo Católico, quien fue la narradora del Vía Crucis. “Ahora somos alrededor de 50 miembros; nos llamamos grupo de evangelización y hemos extendido el Vía Crucis, viendo la participación de la comunidad”. Según explicó la líder hispana, el recorrido se hizo en 10 cuadras de la zona, entre Ohio y Federal. Para ello, contaron con todos los permisos de la ciudad, así como el apoyo de la policía local.

“Al ser la narradora, pude ayudar a introducir a la gente en el misterio del amor de Dios, y ayudar a que todos lo vivan, no como un espectáculo, sino como una realidad que es actual, porque el amor de Cristo es actual y se hace presente y vivo en nuestras vidas, cada día”, compartió Sujey.

Ella no fue la única persona de su familia que participó en el Vía Crucis. “Mi hijo Emanuel, de 10 años, siempre estuvo a mi lado. Y mi esposo, Pedro Núñez, representó al centurión”.

“Fue una experiencia hermosa, en la que el Señor me permitió hablar a voz abierta de Él,  y se lo agradezco”, concluyó Sujey.

El grupo de Evangelización que está a cargo de Mary Araiza –quien representó a la Virgen María en el Vía Crucis del domingo 13- también estará a cargo de la Marcha del Silencio, que se celebrará hoy en la Parroquia St. Anthony of Padua (3801 W. Ohio Ave., Denver) a las 7 de la noche.

Se tratará de una marcha –también viviente- en la que el mismo parroquiano que representó a Jesús en el Vía Crucis del domingo 13, será llevado en una camilla por 6 personas que lo cargarán en procesión, y estará acompañado por una persona que representará a la Virgen Maria, así como muchas otras que llevarán antorchas. Será ocasión para que los fieles puedan rezar y acompañar a la Virgen María, quien con esperanza, aguarda el momento de la Resurrección de su Hijo Jesús.

Todos están invitados a participar.

Galería de fotos de Robert Linn / El Pueblo Católico ©

Próximamente: Familia y jóvenes de cara al V Encuentro

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¿Qué necesidades y desafíos debe atender la Iglesia en la pastoral hispana? Fue la pregunta que respondieron los fieles en el encuentro arquidiocesano que se realizó el pasado 16 de septiembre en la escuela Bishop Machebeuf  de Denver. Estas necesidades serán  presentadas luego en el encuentro regional que se realizará del 23 al 25 de febrero en Phoenix, Arizona y más adelante en el V Encuentro de la pastoral hispana que se llevará a cabo en Grapevine, Texas del 20 al 23 de septiembre de 2018.

El Quinto Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana es un proceso de cuatro años que invita a la Iglesia Católica en los Estados Unidos a discernir cómo puede servir mejor a los hispanos y fortalecer su papel como discípulos misioneros.

El encuentro arquidiocesano se realizó en la escuela Bishop Machebeuf el pasado 16 de septiembre. 

Para conocer las necesidades de los fieles, los mismos laicos, delegados de diferentes parroquias, han salido a las calles a realizar encuestas sobre sus expectativas y propuestas para realizar un apostolado más eficaz. Estas han sido presentadas primero en encuentros que se realizaron en diferentes parroquias y luego han sido llevadas y discutidas en el encuentro arquidiocesano.

Los grupos analizaron las encuestas realizadas en las diferentes parroquias de la arquidiócesis de Denver. 

Los fieles expresaron en las encuestas la necesidad de sentirse bienvenidos y bien atendidos por el equipo de la parroquia. También solicitaron una mayor comunicación con los movimientos eclesiales presentes en la arquidiócesis, “ya que algunos piensan que se trata de sectas”, comentó Alfonso Lara, jefe de servicios pastorales del Centro San Juan Diego. Igualmente, destacaron la generosidad de la comunidad hispana y el valor que le dan a la familia. Algunos integrantes sugirieron que la arquidiócesis debería hacer campañas de prevención del consumo de la marihuana.

Los participantes analizaron cada una de las propuestas para mejorar la pastoral hispana en orden de prioridades con el objetivo de llevarlas luego al encuentro regional, en el que participarán 80 delegados de la arquidiócesis y más adelante al encuentro nacional que contará con la presencia de 40 representantes de esta iglesia local.

 

Tareas más urgentes

Dentro de las prioridades expresadas por los fieles, la más alta ha sido la preocupación por las familias. “Los hispanos buscan instancias de pastoral como una verdadera preparación integral para el matrimonio. También  que se atienda a las parejas jóvenes recién casadas. Es necesario hacer una buena transición de jóvenes adultos a parejas de recién casados en las que se sienten las bases para que no haya separación. Los matrimonios necesitan mayor compañía y mejores recursos para superar las crisis que muchos atraviesan”, comentó Alfonso Lara.

El segundo punto de preocupación fue la pastoral con los jóvenes. Especialmente la pastoral vocacional y el acompañamiento a las parejas de jóvenes adultos que quieren contraer matrimonio. “Muchos padres de familia buscan se atiendan cuestiones de vocación de sus hijos desde edad temprana. Que sus hijos sean conscientes de que pueden optar por la vida religiosa, si Dios los llama o por la vida matrimonial”, indicó Lara.

El encuentro arquidiocesano contó con la presencia del obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, quien les ofreció una breve plática y también presidió la Santa Misa. “El V Encuentro es un camino”, dijo el prelado.  “Si estoy en camino todavía no he llegado. Es un camino que tiene un punto de llegada: el encuentro con el Señor y el encuentro con los hermanos y tiene también un punto cronológico de llegada que es el V Encuentro a nivel nacional. Tu caminar es lo que se llama tu discipulado. Es ir a la escuela de Jesús”. El obispo valoró también durante su intervención “la ola de fe católica que habla español y que inyecta a esta iglesia un espíritu de vitalidad y de expresión de nuestra fe que es muy viva”.